1.000 millones de personas sin servicios sanitarios en el mundo

 

15 oct, 2014

El contagio por ébola de una auxiliar de enfermería en España ha suscitado mayor interés y conciencia sobre la gravedad de esta enfermedad que las más de 3.500 personas fallecidas en África. Una vez más, la realidad nos muestra su cara más cruda: que en el mundo actual no a todas las vidas se les da el mismo valor y que cuando más preocupación mostramos por lo ajeno es cuando puede tocarnos de cerca.

Sin embargo, esa misma realidad es la que nos demuestra que lo que pasa allí debe importarnos porque vivimos en una sociedad interconectada, no en un mundo de compartimentos estancos y que todas las personas formamos parte de la mima cadena. El desmantelamiento de los ya mermados sistemas de salud de los países más afectados por esta enfermedad pasará factura. No solo económica y no solo para su población. Porque morirán más personas de malaria, más niños, niñas y mujeres por causas relacionadas con el parto… Cuestiones prioritarias hasta hace unos días y que ahora no lo son.

Hay que abordar el Derecho a la salud en todos sus frentes, esto es, se deben priorizar políticas e invertir en desarrollo, desde lo más básico, desde el acceso al agua potable, a la luz eléctrica o a los centros sanitarios de calidad.

Para concienciar sobre la salud como Derecho Humano de todas las personas y poner el foco en que el acceso al agua, la luz o a un centro social cercano son determinantes para gozar de buena salud, Anesvad lanza su nueva campaña: #SALUDESVIDA. Mostramos la realidad que viven en Camboya, Guatemala y Costa de Marfil, contextos alejados que comparten muchas cosas.

En España hay 37 médicos por cada 10.000 habitantes. En Camboya 2, en Costa de Marfil 1 y en Guatemala 9. Unas cifras que muestran la desigualdad y esconden la falta de desarrollo y progreso. Las sociedades en las que la inversión en salud no es la que debería, quedarán estancadas. No es solo una cuestión de salud, sino de derechos. En Costa de Marfil, el Gobierno destina un 8% de su inversión a salud, en Camboya desciende a un 6% y en Guatemala ronda el 15%. Y sin embargo, las consecuencias de esa falta de desarrollo, de esos pocos fondos dirigidos a mejorar la salud de las poblaciones, tendrán consecuencias a nivel mundial.

 El agua, esencial para la vida

En Camboya, el 32% de la población no tiene acceso a agua potable y el 70% no dispone de saneamiento adecuado. Tener agua potable marca la diferencia entre la vida o la muerte. Por eso, con el proyecto que desarrollamos en la provincia de Kandal facilitamos fuentes de agua potable y fomentamos cambios de comportamiento en la población que aquí nos resultan muy sencillos como el lavado de manos o beber agua potable. Sin embargo, allí, la carencia en infraestructuras, otros usos y costumbres, junto con la higiene deficiente son causa de muchas enfermedades. La condición rural y la pobreza de esta población perpetúan esta situación que ahora tratamos de revertir.

Conoce más de este proyecto en: http://www.youtube.com/watch?v=-rzG7nt0CHA

Sin luz, sin asistencia médica adecuada

Solo la mitad de la población de Costa de Marfil tiene acceso a red eléctrica. La guerra que durante 10 años ha arrasado el país ha dejado una desoladora situación sanitaria con infraestructuras deficientes y con la mortalidad materna e infantil alcanzando niveles dramáticos. Es en este contexto en el que mejoramos la atención que se presta a la población más vulnerable, mujeres, niños y niñas. Rehabilitamos y mejoramos las infraestructuras, formando a médicos y personal sanitario y sensibilizando a las comunidades. Entre las labores de mejora de las infraestructuras está la dotación de red eléctrica a las maternidades para mejorar la atención prestada.

Conoce más de este proyecto en: http://www.youtube.com/watch?v=O9CQo-llMDM

 Abandono sanitario de la población rural e indígena

1 médico por cada 10.000 habitantes. Es la media de Guatemala. 8 de cada 10 niños y niñas desnutridos. Son los datos del altiplano de Guatemala, donde intervenimos para mejorar el acceso de la población indígena a los servicios de salud más básicos. Lo hacemos a través de brigadas móviles, acercando la salud a las comunidades más alejadas y mejorando los Centros de Salud trabajando la interculturalidad para que sientan que los servicios de salud atienden sus necesidades sin violentar sus tradiciones.

Conoce más de este proyecto en: http://www.youtube.com/watch?v=TTmeklWdPhY

http://informaria.com/15102014/1-000-millones-de-personas-sin-servicios-sanitarios-en-el-mundo/

 

Leave a reply