Académicos no confían en las conclusiones del SIAPA

Académicos no confían en las conclusiones del SIAPA

  • Destacan también que los técnicos ‘se han convertido en juez y parte’

Resaltan que no tienen validación mientras no sean estudios independientes y tengan verificación internacional

GUADALAJARA, JALISCO (11/NOV/2011).- Los estudios de impacto ambiental que solicitó el Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA) en la zona de El Bajío, y los cuales indican que los pozos de absorción próximos a la Villa Panamericana no sufrieron contaminación por los desechos orgánicos que se vertieron a cielo abierto, no tienen validación mientras no sean estudios independientes y tengan verificación internacional, indicó Salvador Peniche, integrante de la Red Interdisciplinaria del Agua del Centro Universitario de Ciencias Exactas y Administrativas.

En los estudios del SIAPA no se puede confiar porque los técnicos se han convertido en juez y parte, y operan en un sistema público que no respeta al medio ambiente. La descarga de aguas negras registra un precedente y confirma la constante violación a los derechos ambientales, indicó el académico, porque de forma cotidiana las autoridades simulan sobre los grados de contaminación que existen en el Río Santiago, la zona del Salto, en San Cristóbal de la Barranca, en el Río Sula, zonas contaminadas por la ineptitud  de las autoridades.

"No podemos estar en manos, ni confiar en las autoridades que aprobaron y construyeron plantas de tratamiento en las Villas Panamericanas para dar abasto a tres mil personas, cuando sabían que iba a ver seis mil personas en las villas, eso quiere decir, que las autoridades no saben o que no pueden", detalló Peniche.

El experto indicó que las mismas autoridades que pidieron los estudios, son las culpables de que se haya desfogado el agua con desechos orgánicos. "Esto demuestra la ineptitud de las autoridades, porque los derrames de aguas negras afectan a la comunidad rural, a la urbana y a la industrial".

La construcción de las Villas Panamericanas en la zona del Bajío, en un área natural protegida, pone en riesgo a la población con consecuencias muy graves, debido a que las aguas negras fueron detectadas a 30 metros de distancia de los pozos de absorción del sistema de abastecimiento de agua para la población, puntualizó Peniche.

Si las autoridades dicen que están luchando contra la impunidad, por lo menos a los ciudadanos nos toca exigir que se cumpla la ley de protección del medio ambiente, donde establecen las sanciones si no cumplen con el respeto a las áreas protegidas. "Las sanciones contemplan arresto administrativo hasta por 36 horas, el decomiso de los bienes que están construidos, la suspensión y la revocación de las concesiones y licencias".

Las Villas Panamericana fueron instaladas en 16.4 hectáreas e impiden los causes de arroyo. Además ocuparon 3.4 hectáreas de la zona natural protegida del Bajío.

Lo grave es que en esa zona se edificarán más desarrollos inmobiliarios, y se están vendiendo los departamentos de las villas en un millón 400 mil a cuatro millones 600 mil pesos, mismos que fueron pagados por nuestros impuestos, mientras que con buena ganancia se la llevará la empresa constructora destruyendo la recarga natural acuífera de nuestra ciudad, concluyó el académico.

EL INFORMADOR/ ADRIANA NAVARRO

CRÉDITOS:

Informador Redacción / EHOG

http://www.informador.com.mx/jalisco/2011/337008/6/academicos-no-confian-en-las-conclusiones-del-siapa.htm

 

 

 

Leave a reply