Actuales políticas hidráulicas no evitarán inundaciones

Actuales políticas hidráulicas no evitarán inundaciones

19 Julio, 2010 – 23:50

 

La inundaciones en la ciudad de México no cesarán si se continúa con las políticas hidráulicas actuales; si el camino de entubar ríos y construir túneles para sacar toda el agua del Valle de México persiste, en menos de 15 años la capital volverá a anegarse, y no serán resueltos los problemas de abastecimiento, contaminación y hundimientos del DF, expresó el arquitecto Jorge Legorreta.

La carrera para desalojar el agua existente en la cuenca del Valle de México desde la época colonial ha sido la madre de casi todos los problemas, sugirió el también urbanista y extitular de la delegación Cuauhtémoc. De ello se derivan las inundaciones y el hundimiento de la zona capitalina, explicó.

A pesar de que la capital cuenta con un gran flujo de agua, la topografía y la tecnología empleada para el abastecimiento del vital líquido no se han sincronizado de manera eficiente, ya que delegaciones como Iztapalapa sufren por su carencia.

A esto debe agregársele que los ríos que recorren nuestra ciudad han sido contaminados con aguas negras y posteriormente entubados, lo que resulta un desperdicio y un golpe al ecosistema que es posible de revertir si se cuenta con las estrategias adecuadas.

Por desgracia, el director general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), José Luis Luege Tamargo, expresó que los otrora ríos que hoy corren bajo las calles de la capital, se han convertido en drenajes y “son un tema perdido debido a los hundimientos”.

El titular de Conagua sostiene que sobre la mesa existen muchos proyectos para solventar la problemática del agua en la ciudad, no obstante, se carece de los recursos necesarios para echarlos en marcha.

El único camino que el funcionario vislumbra como viable para solventar los problemas hídricos es la sustentabilidad mediante el manejo integral de las cuencas del Valle de México. Sostuvo que el Cutzamala es fundamental para abastecer el agua potable en la zona metropolitana, ya que llega a más de 5 millones de personas.


Fuentes de agua

Para entender la paradoja entre la escasez de agua y las inundaciones, vale recordar que la ciudad de México y el área metropolitana tienen 22 millones de habitantes y 2,000 kilómetros cuadrados.

La ciudad está asentada en la parte baja de la cuenca, por lo que el agua desciende de manera permanente y constante a través del hielo de los volcanes, así como de 14 ríos permanentes que nacen en manantiales en las partes altas y medias de las montañas. Detalló que existen otras fuentes de agua como los 31 ríos de temporal que aparecen en la época de lluvias.

Además, la capital de la República Mexicana está construida sobre un antiguo lago cuyo subsuelo es una de las más grandes reservas de agua subterránea y agregó que la cuenca de México está rodeada por siete más: Tula, Lerma, Cutzamala, Temascaltepec, Amacuzac, Tecolutla y Atoyac.
Así pues, la ciudad no enfrenta problemas de escasez, sostuvo el también autor del libro Ríos, lagos y manantiales del Valle de México, sino una crisis de limitaciones y desconocimiento histórico, científico y tecnológico para controlar y aprovechar este recurso.

Inundaciones

A lo largo de la historia, se han edificado túneles cada vez más largos para tratar de mitigar el problema de las inundaciones; no obstante, de acuerdo con Legorreta, “han sido incapaces de cumplir cabalmente su propósito”.

Vale remembrar que desde 1609 se han construido conductos con este fin, comenzando por el de Nochistongo en 1608, hasta los que están actualmente en obras y como nombre Emisor Oriente y Emisor Poniente II.

A pesar de estos esfuerzos, el arquitecto urbanista sostuvo que la causa fundamental de las inundaciones se debe a la saturación del agua pluvial en los grandes túneles y drenajes secundarios.

Por tanto, el experto urgió nuevas tecnologías hidráulicas, las cuales separen el agua pluvial de la negra. Con ello se aminoraría el riesgo de más inundaciones y se aprovecharía 80% del agua que se conduce para mitigar la escasez de agua en los sectores de población que así lo requieran.

Ríos entubados

De acuerdo con el libro El agua y la ciudad de México la capital transformó sus canales en túneles; sus canales en drenajes, sus ríos en avenidas, y sus viaductos en dobles pisos en menos de 500 años.

Luego de la Conquista, se dio paso a la conversión de canales a calles de tierra y hacia 1524 algunos canales prehispánicos fueron sustituidos por calles trazadas por Alonso García Bravo, maestro de obras de Hernán Cortés.

El texto indica que el proceso de tapar antiguos canales precolombinos para convertirlos en calles continuó durante el Virreinato, siglo IX y XX. Para finales de la década de los años 30, el arquitecto Carlos Contreras fue el primero en plantear la construcción de un viaducto para resolver los problemas de insalubridad de los ríos convertidos en desagües. Y fue en 1952 cuando se inauguró el Viaducto Miguel Alemán sobre el Río de la Piedad; 20 años más tarde el Presidente Luis Echeverría dio paso al Circuito Interior construido en algunas partes del Río Churubusco.

El urbanista Jorge Legorreta expresa que para resolver este problema se requiere bajar unos metros el ducto de aguas negras para dejar intacto el cauce natural del río y rehabilitarlo con agua tratada o con agua limpia proveniente de las partes altas. Refiere que el costo de esta infraestructura representaría 10% del presupuesto que actualmente se destina a las obras y resultaría mucho más redituable en cuanto a abastecimiento y ecología.

Abastecimiento

A pesar de habitar una ciudad con tanta agua, el recurso está inequitativamente distribuido, comenta Legorreta. Explica que la ciudad se ha edificado con pozos, tuberías y almacenamientos generales que dotan a muy pocos con 800 litros por habitante al día y a muchos con sólo 14, cuando la norma es que sean 150 litros por habitante al día.

Sostuvo que 50% de los tanques de almacenamiento se concentra en el poniente de la ciudad, donde se ubican las colonias más ricas y la otra mitad se distribuye en los demás territorios. Tan sólo basta revisar que en la delegación Iztapalapa existen dos depósitos generales y operan 16 pozos, de los 3,000 que hay en la ciudad. Esto, a decir del experto, es en gran parte el motivo de la escasez de agua.

Asegura el director de OCAVM

Sin acciones nuevas, el riesgo es la vulnerabilidad hídrica

El director de la Conagua, José Luis Luege Tamargo, explicó que se planea recuperar toda la cuenca del sur-oriente de la ciudad para combatir los problemas de abastecimiento. Explica que esta área alimentaba el ya inexistente lago de Chalco, y sostiene que es agua proveniente de los volcanes Iztaccíhuatl y el Popocatépetl.

Para solucionar los problemas de provisión de las zonas de San Rafael, San Francisco y Amecameca, la Secretaría supone rescatar y obtener el líquido por medio de la captación de lluvia. Dentro de los planes también se contempla el rescate de la cuenca Nororiental del Lago de Texcoco, a través de la colección del agua que llega a esta región.

Por su parte, Ángel Vázquez Saavedra, director general del Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México (OCAVM) resalta que este año se invierten 162 millones de pesos en siete proyectos del Sistema Cutzamala, entre los que destaca la recuperación de la capacidad de almacenamiento de las presas Tuxpan, El Bosque y Valle de Bravo que se destinará para utilizar al máximo el Tanque Pericos, al cual podría almacenar hasta 250,000 metros cúbicos.

De igual manera, se otorgarán recursos en la recuperación de almacenamiento en los vasos de la presa Chilesdo, Tilostoc, Colorines y Tuxpan, además de dar mantenimiento preventivo y correctivo a plantas de bombeo y obras de mantenimiento sistemático.

Por su parte, Legorreta concluye que de no contar con nuevas políticas del agua, la ciudad se encamina hacia una riesgosa vulnerabilidad hídrica, donde con el actual escenario de cambio climático se esperan desastres mayores por los fenómenos naturales y disputas violentas por el recurso.

alangner@eleconomista.com.mx

CREDITO: 

Ana Langner / UIEE

 

http://eleconomista.com.mx/distrito-federal/2010/07/19/actuales-politicas-hidraulicas-no-evitaran-inundaciones

Leave a reply