Agua, cada vez más escasa

Agua, cada vez más escasa

+Sólo 3 por ciento del agua en el planeta es apta para el consumo humano

Por: Carlos Lara
Fecha:2011-07-03

http://laverdad.com.mx/imagenes/imprimir.jpgImprimir

http://laverdad.com.mx/imagenes/enviar.jpgEnviar

http://laverdad.com.mx/imagenes/tamano-txt.jpg

http://laverdad.com.mx/fotosnoticias/0de_2carlos1-1.JPG

 

No todos cuentan con el beneficio de abrir una llave y disfrutar del agua

 

Pareciera que es mucha y más por estos días que las calles son como ríos, pero en realidad el agua cada vez es menor, sobre todo si se estima con relación a la proporción que requiere cada persona.

Y es que aunque el 70 por ciento de la superficie terrestre está compuesta por agua, de ella el 96.5 corresponde a agua salada, localizada principalmente en los océanos y mares; el 3 por ciento restante es dulce, pero sólo un uno por ciento se encuentra en estado líquido.

En los últimos años el crecimiento de la población, el crecimiento de la industria y otras actividades como la agricultura ha llevado a una situación crítica, de que cada vez haya menos disponibilidad de agua.

Y es que la disponibilidad del líquido depende de la dinámica del ciclo hidrológico, el hombre ha alterado dicho ciclo para satisfacer diversas necesidades, principalmente para uso agrícola, industrial y doméstico. Tan sólo en nuestro país las actividades agropecuarias consumen aproximadamente el 76 por ciento del agua dulce.

Además en las últimas décadas el agua se ha convertido en un recurso estratégico para el desarrollo económico y la supervivencia de los países debido a la escasez del agua para consumo humano y a la pérdida de la calidad original.

Según expertos de Naciones Unidas, 2 de cada 10 personas en el mundo –más de mil millones de personas– carecen de fuentes de agua potable, lo que ocasiona que por día 3 mil 900 niños mueran por este problema, mientras que más de 2.6 mil millones no cuentan con saneamiento básico.

Cada vez llueve menos.

Este año la sequía se extendió más de lo normal afectando a los diversos sectores económicos que principalmente sobreviven de las lluvias, no dejando de lado que para la población en general también afecta la falta de lluvias ya que incrementa las temperaturas y además la posibilidad de escasez de agua en la llave.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en el 2009, la precipitación media anual en México, es decir el promedio de lluvia, descendió a 723.6 mm, considerando que en el año 2008 fue de 900.7 milímetros.

La importancia de la precipitación no es tan sólo para el uso agrícola e industrial, sino que también depende para el abastecimiento en los hogares, ya que hoy en día en nuestro país el 90.7 por ciento de la población total, se ve beneficiada con agua potable.

¿Cuánto llueve?

De acuerdo al INEGI y con información de los organismos relacionados a la temática ambiental, anualmente México recibe alrededor de 489 mil millones de metros cúbicos de agua en forma de precipitación.

De estos el 73.2 por ciento se evapotranspira y regresa a la atmósfera, mientras que sólo un 22.1 escurre por los ríos y arroyos, y 4.7 por ciento se infiltra al subsuelo y recarga los mantos acuíferos.

En 2008, el país tenía una disponibilidad natural media de 459 mil millones de metros cúbicos de agua dulce renovable, también denominada disponibilidad natural media; se contaba con 49 mil 744 millones de metros cúbicos de agua que se importaba de otros países y se exportaban 432 millones de metros cúbicos.

El crecimiento de la población y la falta del uso racional del agua han derivado en que la disponibilidad natural media per cápita, que resulta de dividir el valor nacional anual entre el número de habitantes disminuya, al pasar de los 4 mil 685 metros cúbicos por habitante del 2001 a los 4 mil 288 en el 2008.

Infraestructura hidráulica.

Entre la infraestructura hidráulica del país para proporcionar el agua a los diferentes usuarios nacionales, destaca la siguiente: presas de almacenamiento, acueductos, bordos, plantas potabilizadoras y plantas de tratamiento de aguas residuales.

Los distritos y unidades de riego, colocan a México en el sexto lugar a nivel mundial por su superficie bajo riego con 6.5 millones de hectáreas, de las cuales, 3.5 millones corresponden a 85 distritos de riego y 3 millones a más de 39 mil unidades de riego.

Los distritos de riego son proyectos desarrollados desde 1926, incluyen vasos de almacenamiento, derivaciones directas, plantas de bombeo, pozos, canales y caminos, la productividad de estos depende de las condiciones meteorológicas.

Para el 2009 se tenían 604 plantas potabilizadoras en operación; mil 833 plantas de tratamiento de aguas residuales municipales; 2 mil 82 plantas de tratamiento de aguas residuales industriales en operación; mil 85 bordos, así como 3 mil kilómetros de acueductos.

Agua y salud.

El agua aparte de ser benéfica, también puede ser causante de enfermedades, sobre todo cuando se contamina, y es que de acuerdo con la Secretaría de Salud, las enfermedades infecciosas intestinales en 2009 fueron de casi 5 y medio millones de casos.
Aplicando la proyección de CONAPO para ese año, se obtiene una tasa de 5 mil 108 casos de personas enfermas, por cada 100 mil habitantes. Las principales causas de estas enfermedades en el último año son: virus y otros organismos (4.6 millones de casos), paratifoidea y salmonelosis (137.2 mil casos), la fiebre tifoidea (46.7 mil casos) y la intoxicación alimentaria bacteriana y la shigelosis, con 38.9 mil y 12.4 mil casos, respectivamente.

El problema de la falta de recolección y tratamiento de una parte de las aguas residuales ha derivado en problemas de insalubridad, de alteración del equilibrio ecológico de los cuerpos receptores y de la posible contaminación de las fuentes de abastecimiento superficiales y mantos acuíferos.

En México, en el caso de las enfermedades diarreicas, la mortalidad infantil se ha reducido como resultado de diversas acciones e intervenciones en salud pública, entre ellas: la distribución de suero oral (a partir de 1984), las campañas de vacunación (a partir de 1986), el Programa Agua Limpia (a partir de 1991), y el incremento de las coberturas de agua potable, alcantarillado y saneamiento que reducen la exposición a los agentes patógenos.

A estos factores se añaden los de higiene, educación, acceso a los servicios de salud y condiciones socioeconómicas y ambientales.

No todos tienen agua.

En Tamaulipas cerca de 90 mil viviendas no cuentan con agua potable, si de acuerdo a los datos del INEGI que señalan que en promedio hay tres habitantes por vivienda estaríamos hablando de alrededor de 250 mil personas que no cuentan con el recurso en su casa.

Otros datos que arrojó el censo del 2010 en la entidad indican que sólo 753 mil 760 viviendas disponen de drenaje, 14 millones 50 metros cúbicos es la capacidad total de almacenamiento de las presas y que la capacidad instalada de las plantas potabilizadoras en operación es de 14 mil 890 litros por segundo.

A nivel nacional se destaca que en 2009 se logró una cobertura de alcantarillado del 86.8 por ciento, disminuyendo a 13.7 millones el número de mexicanos que no cuentan con este servicio. Sin embargo, en 2009 las diferencias regionales son significativas, en las zonas rurales 36.8 de la población no cuenta con drenaje, mientras que en las áreas urbanas 6.1 por ciento de la población no tiene acceso al drenaje.

En Oaxaca, Yucatán y Guerrero, tres cuartas partes de su población no disponen del servicio.

De acuerdo a los resultados del XIII Censo General de Población y Vivienda 2010, uno de los servicios básicos para mantener las condiciones sanitarias adecuadas en la vivienda y el entorno en que se desarrolla la vida cotidiana de la población, es la disponibilidad de drenaje.

La cobertura de este servicio se ha ampliado en los últimos 20 años, ya que la proporción de viviendas particulares que disponen de este servicio creció de 63.6 en 1990 a 90.3 por ciento en 2010.

Por otra parte en 2009 se alcanzó el 90 por ciento de cobertura en agua potable y el 86 por ciento de alcantarillado, mientras que en 1990 se cubría solamente el 77 por ciento de agua potable y el 60 por ciento de alcantarillado.

Este beneficio es de gran importancia, ya que el abastecimiento de agua de la red pública disminuye de modo considerable los riesgos de contraer enfermedades asociadas a la ingestión de agua que no es adecuada para el consumo humano.

http://laverdad.com.mx/desplegar_noticia.php?seccion=LOCAL&nota=76929

Leave a reply