Agua, codicia y despojo

21 de abril de 2014


LA VERDAD Y NADA MÁS…

El Sábado de Gloria 221 personas fueron detenidas en el Distrito Federal por desperdiciar agua, es decir, por seguir la antigua costumbre antes tan festinada de lanzarse, incluso a cubetazos, el vital líquido unos a otros, en una manera de “celebrar” esa fecha religiosa.

Los detenidos, habitantes de una zona donde el líquido escasea con frecuencia, serían sancionados con 25 a 36 horas de arresto, o el pago de multas de entre 1,365 y 2,600 pesos.

Cuatro días antes la ominosa Conagua, un monstruo –por su red nacional y atribuciones muy poco o nada conocidas– dentro del aparato burocrático federal, circuló feliz comunicado para informar que el 30 de este mes vence el plazo “para que los contribuyentes en materia de aguas nacionales y sus bienes públicos inherentes presenten la declaración del primer trimestre de 2014”, antes de lo cual –refácil que es– “deberán registrar sus datos en el Padrón Único de Usuarios y Contribuyentes (PUUC)”.

En un comunicado que se supone está también dirigido a miles de campesinos y pequeños y micros productores agropecuarios, la Conagua incluye, desde las alturas de su soberbia y sus oficinas en la capital del país, el siguiente párrafo críptico: “El sistema Declar@gua incluye el uso de la estructura de información del Sistema de Clasificación Industrial de América del Norte (SCIAN), que consta de cinco niveles de desagregación: sector, subsector, rama, subrama y clase de actividad económica; asimismo, incluye la implementación de la norma técnica de Domiciliación Geográfica (Inegi) a efecto de contribuir con registros de domicilios geográficos homogéneos para su integración al Sistema Nacional de Información Estadística y Geográfica”. ¡Arrrrooozzz!

Ahora a terricemos a nuestro medio estas dos noticias:

1. La escasez de agua para consumo humano y actividades productivas agropecuarias, industriales y comerciales es una realidad innegable en vastas zonas del país, especialmente el Centro, Norte y Poniente de nuestro país. Abundan ya en internet las noticias sobre racionamiento y enfrentamientos, incluso entre estados, por la posesión, uso, distribución y aprovechamiento de los diversos recursos hídricos.

2. Yucatán y toda la Península cuentan con mantos acuíferos subterráneos que representan un tesoro de valor incalculable. ¿Ha oído usted la advertencia de que la próxima guerra mundial será por la posesión del agua? ¿Se ha preguntado cuánto tiempo pasará antes de que otras zonas del país –el depredador Sistema Cuzamala que sirve al Centro ha llegado a su límite– empiecen a maniobrar codiciosamente para llevarse nuestra agua de la Península?

 3. Las zonas del país donde ahora escasea el agua generaron grandes fortunas agropecuarias e industriales con el uso desmedido del líquido, aparejado con grandes inversiones federales en infraestructura. La Península de Yucatán nunca ha sido potencia en esos rubros –salvo quizá dos o tres cultivos en Campeche–, y en medio de ese atraso podría, además, perder su riqueza hídrica sin recibir nada, o casi nada, a cambio.

4. Conagua se perfila, me parece, como la punta de lanza de una expoliación inminente facilitada por el regreso de un agresivo centralismo que tiene su primer paradigma en el INE, por una tibieza de los gobiernos locales que acatan sin cuestionamiento ni aportación las políticas federales, y por un pueblo que parece imbuido de la creencia de que México es un país autocrático, no democrático.

http://www.laverdadyucatan.com/agua-codicia-y-despojo/295932/

Leave a reply