Agua contaminada. Salud en peligro

Martes, 13 de septiembre de 2011    

La Jornada de Oriente – Puebla –

 

SALUD

Agua contaminada. Salud en peligro

 ANTONIO CRUZ LÓPEZ

Fundamentalmente los humanos de esta ciudad y potencialmente de todo México vivimos rodeados de agua contaminada; así lo explicó con riguroso detalle científico Armando Domínguez Márquez en La Jornada de Oriente del día viernes 2 de septiembre, refiriéndose a las bacterias que contaminan los ríos del valle poblano, retomo el tema por que las autoridades sanitarias seguramente no se enteraron, en especial me refiero al Secretario Estatal de Salud que da Conferencias Sanitarias ignorando el tema que no es su profesión y aunque no lo crea todos nos preguntamos ¿Qué hace ahí?

Para su conocimiento, el hombre, desde que apareció en la Tierra, con sus actividades altera la calidad del agua que debe usar e ingerir; al hacerlo genera problemas de salud causando daños permanentes en los ecosistemas acuáticos que lo rodean, desde la proliferación de algas, debido a que el agua de arroyos y ríos son el depósito común de excretas de todos los seres vivos, que el tiempo de lluvias hace ver severamente en urbes de concentración, donde la población se rodea de sus desechos sin que la Salud Pública haga nada. Baste decir que los mariscos que saboreamos con todo placer, son obtenidos de esteros o sitios de desahogo de los ríos, donde bivalvos, cangrejos, camarones, se alimentan de nuestras excretas, reproduciéndose tranquilamente. Mundialmente el número de aguas contaminadas aumenta sin discriminación; tal es el caso de las mareas rojas entre 1976 y 1986 en Hong Kong refirió que son ocho veces más frecuentes; igualmente lo señaló Anderson en el año 1994, y lo reporta en Japón: la contaminación proporciona nutrientes a las algas, que aumentan desproporcionalmente.

Este es apenas un ejemplo de muchos problemas que la industria de alimentos deriva de los desechos humanos e industriales que contaminan las aguas. En comunidades alejadas del mar como Puebla los desechos humanos e industriales contaminan cloacalmente a sus habitantes, los drenajes que van a los ríos drenan los contenidos intestinales producidos en grandes cantidades, pero se revierten sobre los mismos habitantes de manera directa o indirecta cuando llueve, mucho más, si como es el caso, los drenajes son insuficientes o no los hay. No dejando de advertir que bien manejados los desperdicios humanos son fertilizantes de la tierra, contienen complementos equilibrados para el desarrollo vegetal, pero que no vigilados, como ocurre entre nosotros, son causantes de eutrofia, es decir un enriquecimiento excesivo de nutrientes que promueve tierras muertas, fenómeno que se advierte cuando que colorean las masas de agua tomando tonos verdosos, azulados o rojos, tornándolas inadecuadas para consumo doméstico llegando a ser tóxicas para cualquier animal incluyendo al hombre, matan peces en sus colecciones como ocurre en la presa Valsequillo.

Desde 1982 las aguas de Massachusetts hasta Carolina del Norte se ven afectadas por efloresencias importantes, que normalmente se ven en el Golfo de México, causando pérdidas a la industria de pesca y turismo.

En todo el mundo surgen epidemias de enfermedades transmitidas por agua y alimentos que requieren de estudios de epidemiológos y su control subsecuente, no de subregistros o desvíos de causalidad, como se hace en nuestro medio, diciendo que son enfermedades importadas, término tan común en la Sesa a lo que agrega el subregistro casi de todo. Los virus, por ejemplo, son una causa cada vez más importante de enfermedades diarreicas, algunos desconocidos potencialmente por nosotros como los Norovirus Norkwalk o Astro Adeno, Picorna, Corona, otros tan comunes como los Virus Hepatitis A y E, que causan brotes epidémicos entre los escolares y nunca sabemos que se tomen medidas precautorias en la escuelas, por el contrario los abastos de agua a ellas nunca se revisan siendo altamente peligrosos.

Quizá el más conocido de los virus entéricos lo sea el virus Rota, muy común en épocas de frío, llenando las salas de pediatría con niños diarreicos y que al mencionar los virus lo hacemos por que son agentes comunes de brotes que no se reportan, por que no tenemos tecnología diagnóstica de primer mundo, un ejemplo grave más, son los virus zoonóticos que transmiten aves, cerdos, caballos, como los Influenza o las fiebres hemorrágicas transmitidas por excretas de roedores, por picadura de garrapatas, por ingesta de frutas, leche, carnes, patologías todas en las que el agua funciona como reservorio y transmisor de esos patógenos.

Vista superficialmente, el agua es alarma que debe considerarse siempre al modificar los cursos naturales de los ríos o los asentamientos humanos, un ejemplo dramático es el rió Nilo el más largo del mundo que se represa en casi todos países africanos por donde pasa dispersando alegremente la esquistosomiasis. En México las autoridades callan porque el hueso dejará de roerse, no importa la ocurrencia de la autoridad central se le debe aplaudir. Si la Sesa fuera autoridad sanitaria tomaría su papel, debe discutir la instalación de ciudades rurales, la modificación o renvalse del cauce de los ríos del valle poblano, son inviables para la salud, debe prever las consecuencias patógenas innegables que conllevan, hacer efectivo el concepto de que el agua contaminadas es salud en peligro.

http://www.lajornadadeoriente.com.mx/2011/09/13/puebla/sal11.php

Leave a reply