Agua: derecho humano

Agua: derecho humano

  • Opinión / Colaboradores Domingo, 24 de Marzo de 2013 18:36 hrs, por Juan Manuel López García

“Si entre todos ayudamos, podremos dar libertad, a la hermosura del agua, de esa suciedad, que a nosotros nos afecta, ya que gracias a ella vivimos, y si la cuidamos, daremos más vida, al mundo azul que siempre quisimos” Manolo

“Quiero volver a tierras niñas, llévenme a un blando país de aguas/ en grandes pastos envejezca y haga al río fábula y fábula/ tenga una fuente por mi madre y en la siesta salga a buscarla/ y en jarras baje de una peña un agua dulce, aguda y áspera”.

Así va la rima de un poema de Gabriela Mistral. Que imbuido en su soneto, paralelamente viví hace unos días su apacible remanso al escuchar el correr de un río que me invitó a reflexionar sobre la neurótica necesidad de figuración y triunfo, que hagas lo que hagas tienes que ser el mejor, jamás te conformes, en cuanto aprendas hacer algo, deja de hacerlo; hay que ir siempre para adelante, cada día es una oportunidad de mejorar. Y el mito que nos guía aquí en Occidente es el de Prometeo: si es necesario robar el fuego a los dioses, esto tiene que hacerse aún a costa de nuestras entrañas. Quizá ya olvidamos que en el mito original se nos habla de unos gemelos: Prometeo y Epimeteo; el que avanza y mira siempre hacia el futuro y el que retrocede y abarca con su mirada el frágil presente y el pasado que es de hierro y que está siempre presente.

  Entre el camino a recorrer y el paso transitado, opté a la comodidad contemplativa, ante un futuro que como decía Louis Aragón: “Luché toda mi vida por conseguir un futuro; el futuro ya llegó y el futuro apesta”. Porque es perceptible la falta de conciencia de nosotros, para cuidar nuestra casa, y lo más doloroso es ver y saber que las mujeres son las que más sufren ante la carencia del agua potable en comunidades rurales, que acarrean desde niñas cubetas en distancias largas para abastecer su morada del vital líquido.

 Su acceso y la ausencia de un saneamiento básico suponen un problema para más de 1 000 millones de personas. Según los datos de las Naciones Unidas, el 64% del recolección total de agua lo llevan a cabo las mujeres, el 25% los hombres, y los niños se encargan el 11% del agua para uso doméstico; el 28% son niñas, increíble que los niños y los hombre por su corpulencia son más fuertes, es una tarea que recae sobre todo en las féminas y en las niñas. Sabemos que muchas las niñas dejan de asistir a las escuelas en todas las zonas rurales del mundo, dado que son horas las que se dedican para recoger agua. Además que las mujeres y niñas se convierten así en presas fáciles de violaciones y acosos cuando están desprotegidas al recorrer caminos inhóspitos. Siempre que las mujeres tienen voz en las decisiones de un poblado, el agua es una prioridad fundamental.

 En nuestra entidad oaxaqueña para variar hay voces disidentes que dicen, oye no hagas esto porque vas afectar mis predios, mis límites territoriales, o más directo aún, las autoridades ejidales se oponen a la construcción de la Presa “Paso Ancho” solicitando dinero en demasía para que se les compren sus parcelas, de tal suerte que medran con un bien común, o sea que no hay claridad en el asunto.

 Es cada vez más eminente aplicar medidas eficaces para administrar y estar en condiciones de cuidar lo que nos da vida y tenerla en el futuro, como es el de cobrar tarifas adecuadas a las zonas donde se abastezca, hay que entender lo que suceda en el ejemplo de la ciudad de México afecta a otras regiones. O lo que impide que gocemos en la Ciudad de Oaxaca del disfrute real y erradicar en definitiva su escasez. Queda clara la impresión para este observador de que se sabe mucho del qué hacer, tal pareciera que no hay decisión o voluntad coordinada para sumar acciones en serio y nos seguirnos lamentando de esta destrucción que hacemos de nuestros recursos, incluyendo por supuesto la tala de bosques.

 Hay que transmitir que el cambio es posible, que podemos pedir cuentas y para eso tenemos que aprender a hablar y México lo está aprendiendo, debemos dejar insisto de lado el “ya merito” y aplicarnos a darnos y exigir a las autoridades que se sumen y salgan de su marasmo, dejar los discursos para los homenajes, y entrar en acción con soluciones reales, no de papel, porque en la ruta que vamos, estamos sobreviviendo como las águilas desplomadas. Una de las razones fundamentales de la Revolución mexicana fue, como alguna vez lo dijo Octavio Paz: “el momento en que nos atrevimos a ser, y creo que eso se puede renovar ahora”.

 El artículo 4º. Constitucional aprobada su reforma el 8 de febrero del 2012, establece el consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible, casi 1 de 4 mexicanos no tiene acceso a la infraestructura de agua potable, pues el 60% colectada no tiene tratamiento y otra parte se pierde por la mala infraestructura. Ahora bien, el pasado 6 de febrero de este año una amplia y muy diversa coalición de organismos sociales, de académicos, de comunidades y de pueblos presentó su propuesta para la Ley General de Aguas. En efecto, esta propuesta de ley ofrece una forma de resistir al uso salvaje, contaminante y con fines de lucro del agua que lleva a la exclusión de grandes segmentos de la sociedad y de las generaciones venideras del acceso a ella. Propone formas concretas de responsabilizar a los diversos actores, como son las autoridades y a la propia ciudadanía en el cumplimiento efectivo del derecho humano al agua suficiente y de calidad. Y al establecer mecanismos que garanticen el carácter público, la sustentabilidad y el control social sobre el recurso hídrico, se anticipa a futuras depredaciones, privatizaciones o apropiaciones excluyentes del agua de todos. Ergo, el Agua es un derecho humano.

 Jugadas de la vida.

 Un gramo de mantequilla de maní puede contener hasta 150 partes de insectos y 150 pelos de ratón, según un estudio.

 Agradezco su comentario a este artículo “acuoso” al correo: ldojuanmnauel@hotmail.com

 Twitter:@manolorev

http://www.nssoaxaca.com/opinion/35-colaboradores/42066-agua-derecho-humano

 

Leave a reply