Agua es vida… y mucho más

Agua es vida… y mucho más

Por David Smith / Para Clarín Buena Vida

Más de 800 millones de personas carecen de agua potable y más de 2.500 millones, de saneamiento adecuado. La situación de América latina y la batalla a librar en las próximas décadas.

Un bien escaso, que necesita soluciones hoy y a futuro.

19/06/13 – 17:53

Esta semana, en el señorial Palacio de Aguas en Buenos Aires, representantes de doce países de Latinoamérica se reunieron para discutir algo tan básico como vital.

Cómo podemos trabajar en nuestra región para conseguir el mejor uso de un recurso invaluable: el agua.

Tuve el placer de ser el primer orador y, para mí, los hechos hablan por sí mismos. Más de 800 millones de personas en nuestro planeta viven sin agua potable. Más de 2.500 millones, un tercio de la humanidad, carecen de saneamiento adecuado. Al menos seis millones mueren cada año a causa de catástrofes y enfermedades ligadas al agua.

Y no olvidemos el mañana. ¿Cómo será la batalla por el agua cuando nuestra población global alcance los nueve mil millones a mediados de este siglo?

Simplemente, calculemos. El mundo deberá haber incrementado un 70 por ciento la producción de alimentos en 2050, cuando hayamos alcanzado ese número de habitantes. Y nadie se preocupa más por el agua que el agricultor.

Tales hechos pueden abrumar el espíritu y el cerebro. Pero esta semana hemos asistido, en todos los niveles, a la determinación de hacer frente al desafío, a no huir.

En palabras del presidente de la ALOAS (Asociación Latinoamericana de Operadores de Agua y Saneamiento): "Tenemos que invertir, invertir y seguir invirtiendo; y debemos hacerlo hoy por la paz y la seguridad del mañana."

En todos los niveles observamos el mismo llamado a la acción. Países que se sienten, con razón, orgullosos de sus logros en años recientes admiten, sin embargo, cuánto falta aún por recorrer.

Un delegado de México brindó la cifra oficial de 90 por ciento de la población con agua potable. E inmediatamente admitió que, en áreas rurales, millones de personas carecen de ella.

Un representante de Perú diagnosticó la tensión que surge cuando las compañías mineras quieren invertir y crear trabajo, pero buscan agua durante 24 horas al día en países en los cuales el 30 por ciento de la población carece de ella.

El CEO de una compañía colombiana de agua lanzó la idea de que una cobertura del 100 por ciento en su país sería siempre imposible debido a las características extraordinarias de su topografía. "Pero, al menos, hoy estamos dejando de lado las fronteras para preguntarnos cómo lidiar contra esto".

De hecho, Latinoamérica ofrece algunos buenos ejemplos para nosotros en las Naciones Unidas, en este Año Internacional de la Cooperación del Agua.

Por ejemplo, el Acuífero Guaraní, que brinda agua a Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, y busca garantizar el uso racional de este recurso. O Bolivia y Perú, que han creado la Autoridad Autónoma Binacional sobre el Lago Titicaca.

En las Naciones Unidas, nuestro Secretario-General Ban Ki-moon ha señalado casi hasta la evidencia el modo en que el mundo debe avanzar. Y las apuestas son altas. La cooperación en la esfera del agua es crucial para la seguridad, la lucha contra la pobreza, la justicia social, la igualdad de género y la protección del medioambiente.

He ahí la razón por la cual una cifra estadística, proveniente de nuestro colega de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), nos interpeló esta semana.

Por cada dólar que invirtamos en agua e infraestructura y en compartir este frágil recurso más allá de las fronteras, ahorraremos los 34 dólares que se gastan hoy en día como consecuencia de la inacción.

Y transformaremos las vidas de aquellos que sufren cada día, sea una madre que camina kilómetros para conseguir agua sucia, un niño que termina en un hospital por tomar esa agua, o un anciano acosado por la deshidratación.

David Smith es director del Centro de las Naciones Unidas para Argentina y Uruguay

http://www.clarin.com/buena-vida/vida-eco/Agua-vida_0_940706238.html

Leave a reply