Agua: Guerra al derroche

 

Agua: Guerra al derroche

              Portada – Noticias de Cuba   

2013.09.07 – 08:03:52 / web@radiorebelde.icrt.cu / Urbino Amaya

La política para el desarrollo coherente de los recursos hídricos en Cuba tiene como base un amplio diagnóstico en los que se contempla la disponibilidad, la calidad y la eficiencia con que llega el agua a los hogares y a los diversos sectores económicos, así como la responsabilidad individual y colectiva para el aprovechamiento de un recursos natural indispensable para la vida y el desarrollo.

Pero la demanda del líquido enfrenta el derroche con sus causas y secuelas, dos caras de un problema que inciden en la satisfacción de las necesidades de la población y la economía del país, como demostraron los especialistas participantes en la Mesa Redonda de este viernes, en el que además de las informaciones y criterios de profesionales fueron esclarecidas varias interrogantes de la población.

El vicepresidente del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, Abel Salas, aseguró que unido al problema del despilfarro, los salideros constituyen otro lastre a resolver para garantizar la estabilidad del líquido en los sectores residencial y estatal. Cuba posee una capacidad máxima de recursos hidráulicos disponibles de hasta 13 mil 600 millones de metros cúbicos, considerando las aguas superficiales y las subterráneas, y el 57 por ciento de esa cifra es aprovechable, buena parte de ellas mediante el acopio en 232 embalses, que unidos a los pozos de aguas subterráneas, los canales y otras fuentes forman parte de la infraestructura hidráulica.

Pero en la actualidad, el 58 por ciento del agua bombeada se fuga por conductoras antiguas en mal estado, y agregó que se trabaja en la supresión de alrededor de 250 mil salideros, a lo que se suma la inestabilidad y los altos precios en los repuestos y agregados grifos en la red comercial.

La dependencia del régimen de lluvias convierte al suministro hídrico en una extensión de las precipitaciones anuales, cuyo comportamiento medio de mil 335 milímetros es considerado relativamente poco, y el 60 por ciento del agua del país se consume en la agricultura.

Cuba posee más de 22 mil 500 kilómetros de redes, la cobertura de agua abarca el 94,5 por ciento de la población de 11,2 millones de habitantes y los sistemas de acueducto abastecen a más de 8,2 millones de personas. Otro vicepresidente del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, Antonio Rodríguez, destacó que en el presente año Cuba desarrolla un plan de inversiones que sobrepasa los 320 millones de pesos, para ejecutar obras encaminadas al abasto y saneamiento del recurso. Dentro de este proceso inversionista se trabaja en la rehabilitación de conductoras y redes hidráulicas, la implantación de un sistema de metraje, la reparación o sustitución de estaciones de bombeo, y en un plan de mantenimiento de toda esa infraestructura para alargar su vida útil.

En respuestas a las llamadas y correos electrónicos de la población, el directivo aclaró que en la actualidad se ejecutan varios programas en ciudades de La Habana, Sancti Spíritus, Camagüey, Las Tunas, Holguín, Granma, Santiago de Cuba, Guantánamo y el municipio especial de Isla de la Juventud. Otro programa en ejecución es el metraje del consumo hidráulico, ya que solo el 57 por ciento de los centros estatales y una ínfima parte del sector residencial cuenta con metros contadores en funcionamiento y se trabaja en la reparación o sustitución de estaciones de bombeo, el sistema de saneamiento y en un programa destinado a la producción de herrajes hidrosanitarios, con énfasis en la calidad y el estudio de precios asequibles para su comercialización.

El director del Órgano del Consejo Nacional de Cuencas Hidrográficas del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, Jorge Mario García, dijo que existen normas destinadas a fijar las fuentes subterráneas o superficiales destinadas al consumo humano, las que se evalúan sistemáticamente las condiciones químicas, físicas y bacteriológicas para determinar la calidad del líquido y agregó que de los 242 embalses existentes en el país, 77 constituyen fuentes de abastecimiento para la población, en los cuales se prohíbe la actividad pesquera como una de las medidas para evitar la contaminación de esas fuentes.

http://www.radiorebelde.cu/noticia/agua-guerra-derroche-cuba-20130907/

 

Leave a reply