Agua: hasta que el desabasto nos alcance

Agua: hasta que el desabasto nos alcance

Editorial |

Las manifestaciones de protesta que realizaron el pasado lunes habitantes de las colonias el Mármol Viejo y Barrio de Londres para exigir a la JMAS que les restituya el suministro, ya que desde hace más de cuatro días no cuentan con él, no son casos aislados, sino las primeras muestras de un malestar que puede generalizarse de manera preocupante, si no hay soluciones a la escasez que empieza a vivir la ciudad.
Maurilio Ochoa, presidente de la JMAS reconoce plenamente en problema. Ayer mismo declaró que la ciudad de Chihuahua está dividida en seis sectores en lo que corresponde al abastecimiento de agua y que actualmente existen problemas para abastecer al sector cinco, el cual abarca a colonias como las Mármol, Villa Juárez, Nueva España, San Jorge y San Lázaro, así como zonas aledañas al Periférico R. Almada.
El problema radica en que la ciudad depende en un 70 por ciento del agua que es extraída de El Sauz, la cual tiene que ser bombeada hasta el Sur de la mancha urbana, una distancia superior a los 40 kilómetro; además de que se trata del sector con más problemas de tomas clandestinas y reconexiones ilegales, explicó el propio Maurilio Ochoa.
La situación es sumamente seria, pues lo más probable es que la sequía que ha sufrido el estado, afecte no solamente a esas cinco colonias, sino el abasto general de la ciudad. Ya se ha constatado que en zonas aledañas el agua a escaseado: el presón de El Charco está seco; la presa San Isidro de la Noria, no tiene ni gota de agua. Y si no llueve la crisis se agudizará. Porque de hecho la ciudad ya está en una situación de crisis, que se debe al racionamiento de agua en las colonias, pues en sectores donde antes había hasta ocho horas de suministro, ahora ya solamente son cuatro o menos.
En este contexto hay que advertir que se ha llegado a esta situación, por una parte por la sequía; pero también por la sobreexplotación de los mantos acuíferos, así como la falta de previsión  de inversión y mala administración de parte de las autoridades relacionadas con el tratamiento del agua, tanto estatales como federales.
De los 101 acuíferos sobreexplotados a nivel nacional, 15 están ubicados en Chihuahua; la mayor parte por el sector agrícola, según datos difundidos por el Diario Oficial de la Federación (DOF) y la Comisión Nacional del Agua (CNA).
Lo hemos señalado en este espacio: entre los principales problemas que afectan la de por sí, escasez figuran la ineficiencia en pozos y bombeo; fugas de gran porcentaje del caudal, asimismo el derroche de agua por el uso de tecnologías inapropiadas en industria, jardines, edificios públicos,  así como la agricultura.
Por lo que toca a la falta de recursos para la inversión, hay que advertir la ineficacia de la Junta para cobrar a los morosos; todavía a finales del año pasado existía una cartera vencida de 400 millones de pesos.
Se han manejado algunos proyectos como el que recientemente recomendó Kamel Athié, expresidente de la JCAS y presidente de la Comisión de Agua Potable y Saneamiento en la Cámara de Diputados, de impulsar la construcción del acuífero de 98 kilómetros de extensión, que permitiría traer agua potable a la ciudad de Chihuahua desde la presa El Granero.
Sin embargo todo ha quedado en planes y las autoridades han dado prioridad a otros proyectos mucho menos importantes, como la construcción de nuevas instalaciones de las ferias ExpoGan y Santa Rita, o el ViveBús, o los puentes y los túneles para modernizar la ciudad; pero de qué servirá eso si nos falta el agua.
Se requieren soluciones urgentes, como evitar a toda costa la sobreexplotación de los mantos; modernizar los sistemas de riego agrícola; en la zona urbana cobrar a los morosos y sancionar a quienes se roban el agua; e implementar programas a corto plazo, que aunque sean paliativos se hacen necesarios en estos momentos, como la distribución económica de tinacos para las familias que no tienen.
Lamentablemente los problemas por la escasez de agua se agudizan y no se ven soluciones ni a corto ni a largo plazo y así seguiremos hasta que el desabasto nos alcance.

El Diario de Chihuahua
http://eldiariodechihuahua.mx/notas.php?f=2013/06/19&id=a628854f7a943188402a6697fc97134e

Leave a reply