Agua, la sequía de los pagos

 


Es contrastante  el monto de la tarifa del agua potable que se paga en Villahermosa de 1.2 pesos el metro cúbico y respecto otras capitales del país, hasta llegar a la más cara de 22 pesos, en Fresnillo Zacatecas. En el estudio realizado por El Universal y publicado ayer por Diario de Tabasco se explica el motivo de la disparidad del precio del vital líquido que paga la población:

En México cada municipio fija sus tarifas de agua. En algunos casos éstas son aprobadas por el Congreso local y en otros son determinadas por los organismos operadores de agua, que dependen directamente de los alcaldes.

Las tarifas se determinan, en teoría, considerando lo que cuesta llevar el agua hasta el usuario final; esto es, la infraestructura y recursos humanos necesarios para trasladarla y proveerla, así como los costos de inversión, mantenimiento, potabilización, etc.

Sin embargo, es frecuente que la determinación de las tarifas también esté sujeta a otros factores, que distan mucho de ser técnicos, como las presiones para beneficiar a ciertos grupos o a criterios político-electorales.

De acuerdo con lo anterior podemos concluir que en caso de Tabasco el agua se ha manejado con criterios populistas, alejados del precio real del servicio, lo que arrojó después de años la mala calidad del líquido que se debe decir “entubada”, pero no “potable”.

Durante la reciente crisis en el suministro por la ruptura de las líneas de abastecimiento de la Planta Villahermosa, se explicó que la tubería tiene en promedio un antigüedad de 35 años.

El gua barata propicia que los consumidores desperdicien el líquido al “barrer” sus banquetas y lavar sus vehículos con manguera, además de ser negligentes en la reparación de las fugas en domicilios particulares y establecimientos comerciales e industriales.

No suficiente con lo anterior, es alta la cantidad de deudores. El ayuntamiento de Centro ha informado que la morosidad de los usuarios alcanza el  50 por ciento.

El Sistema de Agua y Saneamiento (SAS)  tiene un padrón de 180 mil usuarios, cuya  mitad, -90 mil- son deudores, por un monto de más de 50 millones de pesos, que limita la sustitución de la red.

De acuerdo con el del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA), los organismos operadores de agua pierden en promedio 415 litros del líquido en fugas por cada mil que captan.

En Fresnillo, la ciudad con el agua más cara de un grupo de 100 urbes seleccionadas por EL UNIVERSAL, la pérdida de agua es de 38%. En contraste en Campeche, la segunda ciudad con el agua más barata, se desperdicia 45%. El IMTA no tiene datos sobre Villahermosa, la ciudad con el agua menos costosa.

Lo que finalmente llega a los hogares tampoco se utiliza de manera óptima. El consumo de agua rebasa por mucho los estándares internacionales fijados entre 25 y 50 litros diarios. De acuerdo con el Centro Virtual de Información del Agua, una persona desperdicia en un solo día 150 litros al bañarse, 6.5 al lavarse los dientes, 20 al jalar el escusado y 5 al lavarse las manos o rasurarse.

A ello hay que agregar lo que se pierde en lavar el auto (hasta 100 litros por lavado), los trastes (25 litros por minuto) o al dejar goteando el grifo (hasta 30 litros al día).

TIEMPO FUERA.- El agua sucia que se consume en muchas de las colonias de la capital y el estado la hemos enlodado a través de los años de la mano entre los políticos populistas y los ciudadanos sin responsabilidad civil.

 http://ddt.mx/agua-la-sequia-de-los-pagos/

 

Leave a reply