Agua nos costará sangre

Agua nos costará sangre

 

Mauricio Belloc

20/07/2014

Sí, ya se sabe, no en balde, todo ciudadano lo está sufriendo cada vez más seguido, ahora sí que en carne propia, muy seca, pero propia.

La pregunta de la gente es: ¿Qué se va a hacer con todo lo que se refiere al agua potable, al drenaje y al alcantarillado?

De cualquier punto cardinal de la ciudad, el residente sabe que hay un grave problema de abastecimiento del agua (por el momento, dejemos al drenaje y al alcantarillado de lado, aunque no son menos importantes, ni enfrentan menos problemática).

A los nuevolaredenses con más de tres décadas de vivir en esta tierra, sabemos de sobra, el origen y la causa de tales recortes recurrentes del servicio de agua potable.

Tenemos más claro que el agua, que todo se debe al abandono que por décadas sufrió la red de tomas domiciliarias, el enramado bajo el subsuelo, los troncales, sus derivaciones, las instalaciones en sí, el equipo desde la captación del agua río arriba y así siguiendo toda la maquinaria del proceso hasta la llave de nuestros hogares (no entremos en detalles que si cárcamos, válvulas, bombas distribuidoras, rebombeo, tanques de almacenamiento y demás tecnicismos).

POR ESO, ¿Y?

La Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado está exprimida, hemos dicho muchas veces, que sus instalaciones datan de más de 70 años de uso.

Todo, absolutamente todo lo existente debajo de la tierra de Nuevo Laredo, ya dio su vida útil, cualquier material termina de servir, aun los metales (corrosión, cavitación, taponamiento, etcétera).

Entendido lo anterior y ya que todos estamos conscientes de eso, ahora lo que viene es: ¿Qué se va a hacer?

¿Cuánto nos va a costar?, sabemos que alguien hizo mal uso, o de plano, se robó los presupuestos anuales de Comapa, tal vez desde hace 30 años, eso no es para olvidarlo, ni para dejarlo pasar, pero, ¿qué se va a hacer con el mayúsculo problema, ese que todos los días crece exponencialmente?

¿Si comprendemos gente de Nuevo Laredo, que a la red de agua potable, esa que va por las entrañas del pueblo e incluso a las instalaciones que están sobre la tierra, (o sea, todo lo que está a la vista y más lo que no lo está), se le tiene que hacer algo?

Y ese algo, son mejoras, es decir, sustituciones casi por completo.

Comparándolo con el cuerpo humano, es cambiarle todo el aparato o sistema circulatorio, así que ustedes ya saben que -como decimos por acá- “eso nos saldrá un ojo de la cara”.

PILLOS, S.A.

Triste panorama para Tamaulipas, con un gobernador entregado a los que mandan en la Federación –cuidando así su propia cabeza, pues no lo vayan a encerrar por posibles nexos con algún grupo, clan que no es del agrado del gobierno central, tal y como ya se lo dijeron el 13 de mayo.

El hombre éste, trabajando para tenderle la mesa con cuchillería de plata al gobierno federal dejándole listo el territorio (de la Cuenca de Burgos) a merced de los prestanombres de los gobernantes y de las empresas nacionales y extranjeras que vendrán a servirse con la cuchara grande del caldo de carburantes.

Sirviendo de gorila y de asusta dejados, el Ejecutivo estatal, para todos ésos que vendrán a succionar de nuestro subsuelo, hasta la última gota de petróleo, aceite, combustóleo, gas LP, propano y natural, dejando como limón de cantina barata, todo el vasto territorio cuerudo, todas las tierras de nuestros campesinos, ejidatarios, ganaderos, granjeros y rancheros, peor que un limón de piquera de barrio.

Un gobierno estatal imitando al federal, en lo de maquillar cifras rojas (de un rojo muy sangriento), así, unos y otros raboneando los números de las muertes, de los secuestros y las desapariciones.

Insultando la inteligencia de nuestra sufrida población, queriendo hacer creer que ha sido efectivo un “Operativo Tamaulipas”, que nada más es pura pantomima, sólo ficción, histrionismo puro.

Así vemos a Tamaulipas ¿y cómo vemos a Nuevo Laredo? Pues igual de mal que a Tamaulipas, con gente non grata, que ya nos jodieron tanto en el pasado, que ya deberían haberse largado, bien pandos, con las alforjas llenas, pero, que increíble y desvergonzadamente, quieren seguir “Evenflando”.

Tales como Lachoman, Pepe Suaves, Ramoncho, Ñañel y otros, quienes se chuparon los presupuestos municipales, año tras año, trienio a trienio, sexenio sobre sexenio (tenían que darle la parte del león al goberladrón en turno), cada vez más voraces, cada uno de ellos con más filo, que su respectivo antecesor.

Amenazan con querer volver ésos que al principio de esta colaboración denunciamos que dejaron en la seca a una Comapa, que parecía que no se la acabarían, pero ¿qué les iba a durar “la caja chica del Goberer”, si sin mancharse las comisuras de sus labios, se deglutían dos mil millones de pesos por año, pues tal es el presupuesto municipal?

El dinero que no lo robaron directamente así nada más, manoteándolo groseramente de la caja de las galletas, se lo llevaron con sus constructoras.

Las pocas grandes obras se asignaron a empresas fantasma, de prestanombres, de canchanchanes o de gente del pueblo (¿no es cierto Jesús y Ramiro?) enanos, a los que les dieron migajas y que con esos mendrugos, estos ratoncitos ya crecieron, convirtiéndose en unas ratotas.

Así vemos a Nuevo Laredo y a Tamaulipas. Feliz domingo, con agua o sin agua.

Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline
Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

http://elmanana.com.mx/opinion/39067

Leave a reply