Agua potable, cada vez más escasa en el mundo

CADA VEZ MENOS PERSONAS CUENTAN CON ESTE SERVICIO FUNDAMENTAL PARA LA VIDA

Agua potable, cada vez más escasa en el mundo

Diez años después de los compromisos adoptados por la ONU para mejorar la vida de los más pobres, 884 millones de seres viven sin acceso al agua potable y 2,600 millones no cuentan con los servicios de saneamiento.

Se calcula que!< el volumen de agua en el planeta es de 1,300 millones de km cúbicos, lo que significa 1,360 trillones de litros. Dividida esta cifra por cada ser humano, a cada uno le correspondería 250,000 millones de litros. Con estas cifras, da la impresión de que el agua es un recurso ilimitado. Pero nada más lejos de la realidad, porque de esta masa solo el 3 por ciento es agua dulce, la mitad de ella es potable.

Su distribución en el mundo es desigual y son muy pocas las poblaciones que la poseen en cantidad suficiente. Es en las zonas templadas y en los trópicos húmedos donde se hallan la mayor parte de las aguas pluviales.

El agua potable es aquella que es apta para beber y se utiliza para usos domésticos. El último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) sostiene que diez años después de los compromisos adoptados por la ONU para mejorar la vida de los más pobres, 884 millones de personas viven sin acceso al agua potable y 2,600 millones no cuentan con los servicios mínimos de saneamiento.

AGUA POTABLE Y CALIDAD DEL AGUA

A pesar de que las legislaciones de cada país desarrollado han intentado aumentar las medidas de seguridad para el mantenimiento de los acuíferos, informes científicos muestran que tampoco en estas zonas del planeta están limpias las aguas. La proliferación de las industrias y su efecto contaminante son los perjuicios de mayor relevancia.

En palabras de Julio Barea, doctor en Ciencias Geológicas y responsable de la campaña de contaminación de Greenpeace, ‘recientemente, un estudio sobre los ríos de Europa y de Estados Unidos determinaba que sorprendentemente no estaban en tan buenas condiciones como se esperaba en los países desarrollados, donde las leyes son muy exigentes y se ha invertido mucho dinero en la depuración de las aguas. Estos países no tienen problemas de agua potable, pero sí de calidad del agua. Con el cambio climático, cada vez va a haber menos disponibilidad de agua, porque la estamos estropeando’.

El cambio climático está provocando graves daños en la naturaleza y desastres meteorológicos que no son iguales en todas las zonas del planeta. Según los pronósticos científicos, se producirá una disminución de las precipitaciones. Cuando éstas se produzcan, van a ser seguidas y concentradas de forma mucho más violenta, y las sequías serán más intensas.

Sin embargo, estas lluvias no ayudan a aumentar los caudales de agua ni sus depósitos.

‘No, porque lo que aumentan son las corrientes superficiales. Ayuda a aumentar los niveles cuando son lluvias continuadas, persistentes. Cuando son lluvias torrenciales o muy fuertes, son evacuadas rápidamente por los cauces y no hay suficiente tiempo de almacenarlas, porque no se produce una infiltración tranquila’, explica Barea.

Con el cambio climático, también se están deshaciendo los glaciares, con lo que estamos perdiendo una posibilidad de tener agua potable porque ésta se va al mar, se contamina y se vuelve salada. Las desaladoras son un gran aporte tecnológico para transformar el agua de mar en agua potable, pero no todos los países tienen esta posibilidad porque es un proceso muy caro y tecnológicamente complicado, así que no resulta una medida que se pueda implantar de forma masiva.

TECNOLOGÍA PARA HACER POTABLE EL AGUA

‘España es el quinto país del mundo en tener mayores números de plantas desaladoras. Se utiliza agua desalada para beber, para regar, para otros usos como campos de golf. Los españoles somos pioneros en esta tecnología, y de los primeros países del mundo en exportar máquinas desaladoras’, según Barea.

A nivel individual, la gente puede mejorar la calidad de las aguas. Hay muchos métodos domésticos, por ósmosis, filtros electrolíticos, carbón activo…, depende de cuál sea la contaminación.

A pesar de que existen sistemas para purificar el agua; sin embargo, es muy complicado instalarlos y mantenerlos en países subdesarrollados. Para Barea, ‘cada día se producen gran cantidad de fallecimientos por enfermedades que en Occidente son triviales y que se podrían erradicar fácilmente potabilizando el agua’.

‘En algunos países de Asia están bebiendo de acuíferos con un altísimo nivel de arsénico. Esas poblaciones beben el agua que tienen: si el agua resulta contaminada, no les queda más remedio que beberla o morirse. Es muy importante poder proveer a todas estas personas de un agua de cierta calidad y, sobre todo, que no la sigan contaminando, porque en estos países que no tienen sistemas de saneamiento, las aguas sucias terminan contaminando los acuíferos o los cauces que luego a su vez otra gente está bebiendo’, dice Julio Barea.

El futuro del agua es para el representante de Greenpeace un tema geoestratégico. ‘La humanidad ha vivido prácticamente hasta los albores del siglo XX sin petróleo, sin energía eléctrica, pero hemos conseguido sobrevivir y nos hemos desarrollado como civilización. Pero la Humanidad nunca ha conseguido vivir sin agua, por lo que se resume que el agua es imprescindible, como respirar’, añadió.

http://laestrella.com.pa/mensual/2010/11/20/contenido/302049.asp

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a reply