Agua puerca, agua salaá

Agua puerca, agua salaá

Enviado por Erik Vargas el mar 21 may 2013 14:31:10 CDT.

"- Que me echen agua bendita para dormir bien – Eso solo es psicológico -Entonces que me echen para psicológicamente dormir bien "

La niña tiene las piernas llenas de escoriaciones, y es esa infección dérmica la que sirve el lente del fotógrafo.

La multitud está enardecida. Apenas ayer secuestraron las pipas en protesta por el “agua puerca” que sale de la llave.

Hay un recipiente para 20 litros conteniendo a la mitad agua negra, o en el peor de los casos, lodo completamente aguado.

De aquí, la multitud irá a tomar las instalaciones de la administradora de agua en el municipio de Altamira, Tamaulipas. Se llama Comapa.

El tema del agua es y seguirá siendo por toda la eternidad, la mayor de las calamidades de una sociedad en vías de desarrollo por un crecimiento poblacional acelerado, y es por ello, que no se entienden tantas circunstancias que se levantan como bordos de surcos, alrededor.

Solo hay que recordar que el municipio surtamaulipeco creció 33 por ciento en 5 años (150 mil a 200 mil), y lo cual es un argumento válido de la dependencia para poder abastecer la demanda que se multiplica más rápido que la instalación de tuberías.

No importa que el 70 por ciento de los 433 kilómetros de litorales de Tamaulipas, estén en el sur.

Entonces se enlazan dos problemas torales a los que no se les ha dado resultado favorable, y del cual dependerían un posible abastecimiento futuro suficiente para una zona conurbada de más 800 mil personas, otras 500 mil de municipios dispersos, además del campo (del cual tampoco debe olvidarse que en 2013, se lanzaron declaratorias de desastre natural por sequía)

Luego está la polémica del proyecto tan llevado y traído por casi una década, “Monterrey VI”, que pretende la extracción de 475 mm3/anuales equivalentes a 15.0 m3/seg, desde el rio Pánuco, que alimenta junto al Tamesí gran parte de los litorales hasta las presas del estado de Nuevo León, porque el abastecimiento del estado norteño, augura una crisis a corto plazo.

Controversia porque, aun con las reservas que han adecuado al proyecto inicial, se teme que en época de estiaje salinizaría rio adentro varios kilómetros, afectando la producción agropecuaria de Tamaulipas, Veracruz y San Luis Potosí.

Y posterior está la fuga de agua dulce de nueve metros cúbicos por segundo en el estero El Camalote, la cual va a dar al mar, afectando por supuesto el suministro útil. A este proyecto le dieron 40 millones de pesos para la construcción de un muero y tiempo ilimitado.

Aunado a ello, otra amenaza, ligada a lo que ocurre al estero, es la pérdida de 300 metros de costa entre los municipios de Madero y Altamira, hacia el puerto industrial de este último, una erosión provocada por las construcciones del hombre y la naturaleza bravía del mar, la cual anuncia la violación de mantos acuíferos dulces. Aquí, estiman faltan 600 millones de pesos.

La apocalíptica frase “la tercera guerra mundial será por el agua”, parece ser que aún queda lejos. Es más preocupante pensar en la estupidez humana de desperdiciar el agua “porque la pago”; en que es prioritario asignar recursos a cuestiones políticas que a situaciones torales; o a decir que esos pinches ecologistas son gente sin ‘quehacer’.

http://blogs.milenio.com/node/4822

Leave a reply