Agua, vida y alegría, nuestros ríos no son mercancía – Veracruz


Yair Ademar Domínguez | Xalapa, Veracruz | Martes 18/Mar/2014

“La masiva intervención de los ríos del mundo es una de las razones fundamentales que explican por qué las aguas dulces están en mucho peor estado que cualquier otro tipo importante de ecosistema, incluyendo las selvas tropicales lluviosas.”

Nuevamente, después de un breve receso regresa a la lacritica.mx la Columna ‘Punto y coma’, en torno al denso panorama social que se vive en el estado, y esta ocasión lo hace abordando una temática de gran importancia, que ha movilizado a miles de pobladores y ciudadanos a los alrededores de la capital del Estado; las represas.

La palabra ‘represa’,  proveniente del latín repressus, es una obra o construcción que se lleva a cabo con la finalidad de contener el curso del agua, su cauce natural, regularmente construidas con hormigón. Alterando lógicamente la propia naturaleza de los ríos.

En nuestro Estado de Veracruz, hay más de 100 proyectos de represas e hidroeléctricas, que se sumarían a las ya existentes. De las cuales es importante hacer mención que algunas ya están en construcción, pese a la inconformidad de pobladores y organizaciones, no extrañando que estos proyectos están siendo respaldados tanto por el Gobierno Estatal como el Federal. Entre los ríos que se pretende represar, principalmente se ubican en el centro del estado, como el río ‘Los pescados’ en el que se pretenden instalar 112 presas aunado a 6 hidroeléctricas, y además en la Sierra de Zongolica se planifica la construcción de por lo menos tres presas más.

Estos proyectos en aras de la construcción,  de presas de almacenamiento e hidroeléctricas, y con el argumento de “utilidad pública”, pasando por alto el interés público y social para la concesión que contiene el 27 constitucional, despoja a los pueblos del vital líquido.

El proyecto de propósitos múltiples Xalapa, fue aprobado el año pasado por el  propio Congreso del Estado con 32 votos a favor de Diputados priistas, y rechazado por 13 de la oposición, lo cual concedió al Ejecutivo la autorización para la entrega de concesiones.

Odebrecht es la empresa que posee la concesión de las 6 hidroeléctricas en el Río la Antigua, trasnacional de origen brasileño, misma que fue expulsada de Ecuador en el 2008 por el presidente Rafael Correa, revocándole contratos valorados en unos 800 millones de dólares, convirtiéndose en un pleito que tensionó las relaciones entre Quito y Brasilia, denostando lo anterior que esta no es una excelente compañía.

Y hoy, esta misma empresa es recibida en con las puertas abiertas en nuestro país, convirtiéndose en el peor enemigo para muchos pobladores de la cuenca del río La Antigua, puesto que con el supuesto y absurdo fin de traer agua a Xalapa, están quitándole agua a una cuenca que la necesita para sus actividades y sus procesos naturales, originando un costo ambiental y por ende también un costo social, despojando a la gente que vive en las faldas o márgenes de ese río, de ese recurso necesario para sus actividades económicas, agropecuarias y turísticas.

No es como la pintan

Según las fuentes oficiales, es decir el mismo gobierno, hace público datos y supuestos beneficios que traerá consigo la construcción de estas presas, aplicando aquí el “No es como la pintan”.

Estas presas pueden casar una serie de riesgos y situaciones críticas como las que me permito mencionar acontinuación:

a) Alteración del régimen hidrológico natural: es decir inundaciones en regiones de aguas arriba, merma de los caudales circulantes agua abajo

b) Alteración de las zonas bajas que perturba el ciclo natural de peces y otros organismos acuáticos (alteración de corredores ecológicos naturales).

c) Alteración de los hábitats y los paisajes fluviales.

d) Desaparecen tierras cultivables, dificulta la navegación fluvial.

e) Desplazamiento de comunidades enteras.

f) Cambios forzados en las actividades

 

Como he mencionado, la mayoría de las represas hidroeléctricas no son renovables porque atrapan los sedimentos, los que gradualmente colmatan los embalses. Aguas abajo, por lo tanto, estas estructuras despojan de sedimentos las orillas de los ríos, los ecosistemas ribereños, e incluso los deltas, aumentando la erosión, las inundaciones y disminuyendo a la vez la productividad de los bordes costeros de subsistencia.

La destrucción que provocan las represas, así como los abusos a los derechos humanos y la eminente corrupción a menudo asociados a su construcción, han motivado en todo el mundo un creciente movimiento ciudadano con el objetivo de poner la industria de las represas bajo control democrático. Hoy, nuestro pachón Gobernado, Javidu, ya no siente lo duro, sino lo tupido,  nunca imagino que la aprobación de estos proyectos fuese a originar un movimiento popular en rescate del medio ambiente que en sus inicios solo estaba conformado por campesinos, pero ya no, lo integran también, distintas agrupaciones sociales y civiles, maestros, estudiantes, obreros, abogados, amas de casa y demás, y así como en México en casi todos los lugares donde se está proyectando o construyendo una gran represa sin una consulta adecuada a la población local y sin una evaluación transparente de los posibles costos y beneficios, existe una fuerte oposición organizada. Tal es el caso de España, en donde ya se han revertido decenas de represas, esto en parte al apoyo de la WWF.

Otro de los falaces argumentos oficiales, es que dará más de 2 mil empleos directos e indirectos, lo cual no es así. Puesto que esta obra, esta lesionando los derechos, la capacidad y la autonomía de las comunidades a los márgenes de la cuenca para desarrollar una economía sana y regional, como bien lo es el ecoturismo, turismo, y la pesca.

Además de que esta zona es muy baja y lejana para llevar agua a Xalapa, se estaría captando agua de una zona que se encuentra a 500 metros sobre el nivel del mar para llevarla a un lugar a mil 500 metros sobre el nivel del mar, lo cual implica un costo energético sumamente alto.

Las presas son proveedoras de grandes inundaciones, y prueba de ellos lo hemos agonizado recientemente en diferentes estados del país como en Tabasco, pero uno de los casos que más me llamó la atención es el de la presa “La venta” en el estado de Guerrero, en dónde el flujo del río supero el máximo de la capacidad de la presa, aún con el 100% de sus compuertas abiertas, una inundación devastadora.

Movilizaciones

Ante todo este panorama expuesto, los pobladores decidieron organizarse desde Mayo del 2010. Pero fue a finales del año pasado cuando instalaron un campamento permanente, en cual han permanecido hasta el día de hoy, y esto gracias a su compromiso por la defensa del río, y el apoyo de diferentes organizaciones civil y sociales, y por su puesto la ciudadanía en general que ha salido a las calles con ellos en las diferentes movilizaciones hechas en los alrededores como en la propia capital del estado, así como los víveres donados para el sustento de campamento, mostrando los pobladores de la cuenca una firmeza y una realidad en su lucha, que no se van a rendir, que van a combatir hasta el final. Al grado de tocarme escucharlos decir “Estamos dispuesto a sacrificar esta generación para salvar otras”.

La movilización más reciente, es la que realizaron el pasado viernes 14 de Marzo, denominado “Carnaval por los ríos libres”. Al calor popular y la diversión cultural, fue como se realizó esta Marcha, en defensa del agua, en contra de presas y por el alto al hostigamiento contra los defensores de los ríos en Veracruz. Siendo más de 2 mil personas las participantes, entre organizaciones, pobladores de diferentes comunidades, y ciudadanos en general, que cantando, bailando, brincando, con trajes alegres y las caras pintadas, pero sobre todo gritando a una sola voz: “No a las presas”, recorriendo las principales avenidas de Xalapa, partiendo desde dos puntos; La Torre Hakim, y la SEMARNAT, haciendo escala en lugares como; las oficinas del PRI y de la CONAGUA, mismo en donde se entregó un escrito, el cual  fue recibido por la puerta de atrás y debajo de ella, una maratónica caminata que culminó en Plaza Lerdo con un acto político – cultural, dejando claro que no se va dar marcha atrás ante estos más 100 proyectos que el Gobierno del Estado quiere implementar.

Es por ello que se propone un gestión equitativa y sustentable del agua, es primordial estar informados y participar, por ejemplo en la iniciativa ciudadana de la Ley General de Aguas.

Solo mediante la organización y la movilización pacífica se logrará revertir estos proyectos que atentan contra nuestro medio ambiente, contra la libertad de los ríos, y nuestros pueblos de la cuenca del río La Antigua, hay que salir y tomar las calles que son nuestras, hay que levantar la voz, hay que hacer más marchas y movilizaciones, informar a los ciudadanos; volantear, perifonear, pegar posters, hacer pancartas, decirle al Gobierno, aquí estamos, somos los herederos de la historia, los hijos de la injusticia social, pero ya no más. Hoy, somos ciudadanos libres y consientes, dispuesto a luchar por nuestros derechos, por nuestra naturaleza.

http://lacritica.mx/?p=441&fb_action_ids=10152308878688921&fb_action_types=og.likes

 

Leave a reply