Aguas con el agua

Aguas con el agua

TribunaPedro Elizalde

2011-06-22 • Política

Los estragos del permanente clima cálido están por cobrar dimensiones que comenzarán por impactar a los habitantes de zonas urbanas que, hasta el momento, han mostrado indiferencia ante una problemática de momento se cree está distante de afectar nuestras actividades diarias.

Por ahora productores agrícolas y pecuarios, oficiales e independientes, han insistido en que su actividad merece un impulso extraordinario por parte de autoridades, toda vez que la sequía que impera, con precedente de alrededor de 70 años, está afectando su producción y todavía más, de continuar dejará secuelas que vendrán agravar su condición, ya de por si compleja.

Respecto a las afectaciones, los hay quienes comprometidos por su relación cercana a la fuente de apoyos oficiales, muestra reserva al momento de emitir opinión con respecto a las consecuencias, pero también, para quienes las partidas gubernamentales son un trámite complejo y a veces sin oportunidad, el saldo como resultado de la falta de lluvia en sus tierras, muchas de éstas de temporal o de autoconsumo, es un asunto que los tiene al borde de perderlo todo.

Con afectaciones en el campo de Aldama, González y Altamira, la sequía empieza por inquietar también a la zona conurbada de Tampico y Ciudad Madero, donde la falta de precipitaciones pluviales enciende la luz ámbar de alerta.

La laguna del Chairel, vaso captador del agua para consumo de Tampico, Ciudad Madero, y otro tanto que se vende a la colindancia norveracruzana, sigue disminuyendo su nivel de manera alarmante, al grado que el líquido ha comenzado a contraerse.

Es el caso de la bocatoma, que es donde comienza el proceso de potabilización, el agua ha bajado a niveles históricos, desde los años setentas, y actualmente se encuentra en una profundidad de apenas 14 centímetros.

Lo anterior trae como resultado que el proceso de succión sea más intenso y con ello la infraestructura esté operando por encima de su potencia. La Comapa advierte que de continuar el descenso la situación se tornará grave toda vez que el servicio de suministro estará en riesgo.

Entonces sí, las afectaciones por la sequía dejarían de ser un problema exclusivo del campo y convertirse en una dificultad de la ciudad y sus habitantes.

http://tampico.milenio.com/cdb/doc/impreso/8979762

Leave a reply