Aguas con el agua

Opinión / Columna

 

            Ramón Ojeda Mestre

Aguas con el agua

Organización Editorial Mexicana

25 de junio de 2012

           

  No es el agua quemada de nuestro admirable Carlos Fuentes recién fallecido, ni el aguachile de Sinaloa o el agua bendita que se usaba en los baptisterios marmóreos, ni las aguas blancas mortales de Guerrero por las que cayo Rubén Figueroa, tampoco las del río revuelto que daban ganancia a los pescadores, se trata del agua "potable" del Valle de México que llena de algas, pestilencia y mal sabor ha llegado a nuestros hogares por la deficiencia funcional, vergonzosa y delincuencial o punible de la Semarnat, tanto en el DF como en el Edomex. Mucho menos la sacra agua de las verdes matas tú me tumbas tú me matas con que la paremiología popular recogiera al prehispánico neutle.

Si recordáramos el famoso poema de Pindaro en que compara las riquezas del oro, al Sol y al Agua entenderíamos mejor porque intitulo a su poema "el agua es lo mejor" a pesar de que la oda olímpica estaba dedicada al caballo Ferenico por su triunfo en la justa del año 467 antes de Cristo. Tampoco estaría mal leer aquella obra maravillosa de también fallecido recientemente el gran escritor Ray Bradbury en que la lluvia no termina nunca. Ahora el destino ya nos alcanzó y tenemos que bañarnos, cocinar o lavarnos los dientes con agua que no es inodora ni incolora sino llena de geosmina o como se llame el alga maldita que la Semarnat de la cual depende Conagua, no supo ni pudo contener o eliminar.

Mal andamos en esta Cuenca del Valle de México. Obviamente dice que no es tan mala. Si fuera benéfico hace muchos siglos que le pondríamos algas al "vital liquido". Ya lo dijo la especialista en calidad del agua, Marisa Mazari, quien explicó que la geosmina produce toxinas que dañan al hígado. El agua puede ocasionar problemas gastrointestinales, en la piel y conjuntivitis, alertan especialistas todos han dicho desde la Academia Mexicana de Derecho Ambiental hasta Acción Ecológica o los de Cemda que el agua que llega al DF del Cutzamala no es apta para consumo humano en este momento debido al mal olor y sabor producidos por un alga que genera daños a la salud, advirtieron expertos.

Marisa Mazari, del Instituto de Ecología de la UNAM, señaló que el alga geosmina produce toxinas que provocan daños en el hígado. La especialista comentó que ha recibido quejas de personas con problemas de sensibilidad en la piel y conjuntivitis. Mazari explicó que la NOM 127-SSA1-1994 marca que, para ser agua apta para el consumo, debe ser inodora, insabora e incolora. Esto no es secreto científico, lo han publicado ya los medios.

El Presidente de la Academia Mexicana de Derecho Ambiental Rolando Cañas Moreno, el jusambientalista que derrotó al GDF en el Caso de la Gasolinera de Tlalpan y logró su clausura definitiva señala que debe fincarse responsabilidad a la Semarnat y a las demás autoridades "responsables". El hecho concreto es que todos seguimos padeciendo ese descuido tremendo de la Semarnat porque debería de haber monitoreado las condiciones del agua que nos llega del Sistema Cutzamala y no convertir en vacío el concepto de Tales de Mileto de que el agua es el principio de todo.

La pobre gente del Valle de México no tiene ya ante quien protestar porque todo mundo anda en campaña. La desvergüenza se ha apoderado del colectivo nacional. Lo pagaremos. Cuando los gobiernos no pueden proveer siquiera de agua en condiciones mínimas de calidad dizque porque viene de Valle de Bravo en el Estado de México, quiere decir que ni siquiera tienen un plan B en casos de emergencia. Estamos fritos con estas autoridades tanto federales como locales. Claro que los vendedores de botellitas están haciendo su agosto al costo. Hasta el café que sirven en Sanborns o el té de otras cafeterías de prestigio sabe horrible. No hay gobierno. No nos dan agua pero están dispuestas a permitir que nos dé cuello. Ahora entiendo a Shenli Ye Gon.

rojedamestre@yahoo.com

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n2593375.htm

 

Leave a reply