Ambientalistas están en contra de potabilizadora en presas

Ambientalistas están en contra de potabilizadora en presas

Milenio La Opinión de Torreón/ 21 Enero, 2011
Yazmín Murra

Torreón .- Ambientalistas laguneros manifestaron su rechazo hacia el proyecto de construir una planta potabilizadora en La Laguna que considera la Comisión Nacional del Agua y el gobernador de Durango, dado que señalan que su construcción implicaría daños al ecosistema de áreas como el Cañón de Fernández.

Gerardo Jiménez, integrante de Asociación Pro Defensa del Nazas, que tiene la custodia del Cañón de Fernández, detalla que se habla de la construcción del acuaférico, para lo que se requiere de introducir maquinaria, con lo que afirma que se destruiría parte del ecosistema.

“Lo que nos preocupa es el cauce del Nazas, en la parte que corresponde al parque estatal Cañón de Fernández, porque hablan de un acuaférico, es decir, de entubar el agua de la presa Francisco Zarco hasta Raymundo, de donde se potabilizaría y se redistribuiría a la zona urbana, pero a la vez no existe la infraestructura de conexión para distribuir el agua en la zona metropolitana”, comenta.

Por lo que señala que se requieren de estudios de impacto ambiental, para determinar qué daños se pueden ocasionar al medio ambiente y sus costos.

Además de que indica que con el proyecto se beneficiarían principalmente las tres ciudades metropolitanas, cuando los problemas más graves se encuentran además de Torreón, en Viesca, en San Pedro y Francisco I. Madero.

Otra de las implicaciones por las que considera que la medida no sería la mejor opción es su alto costo monetario.

“Es una obra que anda en los cerca de cuatro mil millones de pesos y de entrada pensamos que se está evadiendo el problema principal que es la explotación del acuífero”.

En su opinión, la mejor medida es recuperar el caudal ecológico sobre el Nazas, en el trayecto aledaño que atraviesa la Zona Metropolitana, que consiste en liberar el flujo permanente del agua sobre el cauce del río.
Define que para implementar el método se requeriría comprar derechos de agua a los agricultores, para que pueda fluir de manera constante sobre el cauce del río.

Esperan reunir la información suficiente para sustentar su propuesta, ya que comparte que se requieren estudios de la red fisiométrica de los pozos aledaños al río, es decir a la red de conexiones hidráulicas.

Comenta que hay algunos trabajos del IMTA que respaldan el proyecto, el cual define como más natural y económico, mismo que ya ha planteado en el Fondo Metropolitano y a la Conagua.

Por su parte, el biólogo Ernesto Camero Haro, integrante de la Asociación Jimulco, detalla que con las obras de construcción de la planta se afectaría el potencial del ecosistema: “Habría que medir el impacto ambiental, pues no se ha hecho ningún estudio del impacto ambiental que garantice que no va a haber ninguna afectación”.

 

Leave a reply