Arriba a Guadalajara la marcha de afectados por la presa El Zapotillo

Arriba a Guadalajara la marcha de afectados por la presa El Zapotillo


La Jornada, estados/ 23 Agosto, 2011
Mauricio Ferrer

 

Guadalajara, Jal., 22 de agosto. Alrededor de 100 habitantes de las comunidades Temacapulín, Acasico y Palmarejo, en el municipio de Cañadas de Obregón, ubicado en los Altos de Jalisco, culminaron este lunes en el centro de Guadalajara la Caravana por la Paz y el Agua que partió el sábado de Temacapulín, para exigir al gobierno estatal que detenga la construcción de la presa El Zapotillo.

‘‘¡Temaca vive, la lucha sigue y sigue!”, gritaron los afectados, entre otras consignas, por las calles de la capital de Jalisco. El grupo pernoctó el sábado en Tepatitlán, y este lunes llegó a la zona metropolitana, donde realizó un recorrido desde la glorieta de los Niños Héroes hacia el palacio de gobierno, en el primer cuadro de la ciudad.

“¡Emilio, entiende, Temaca no se vende!” reclamaron los pobladores al gobernador Emilio González Márquez. Temacapulín, Acasico y Palmarejo serán inundados por la presa El Zapotillo, que dotará de agua principalmente al vecino estado de Guanajuato.

“Emilio, eres un cobarde. Lástima que seas alteño como los de Temaca”, dijo por un altavoz Alfonso Íñiguez, habitante de Temacapulín. El anciano reprochó que el mandatario panista dé prioridad a los Juegos Panamericanos que se realizarán en octubre en Guadalajara, en lugar de atender los problemas sociales de la entidad.

A las puertas del palacio de gobierno, los afectados leyeron una carta que les envió Javier Sicilia, quien estaría presente en la marcha el sábado, pero no acudió.

En la misiva, el poeta resaltó el miedo, el horror y el dolor que las delincuencias, organizada y del Estado, han creado en el país. Si unen sus sufrimientos a los nuestros, si rompen su miedo y nos abrazamos en el dolor del silencio, no sólo habremos hecho más grande y profundo el consuelo, sino que habremos roto el cerco del miedo y de la desesperanza, y seremos más fuertes para refundar esta nación adolorida, acotó.

No nos dejen, como tampoco nosotras y nosotros les dejamos. Sólo así podemos volver a recuperar el amor y la justicia que nos han arrancado, concluyó.

 

Leave a reply