Beben agua con arsénico sin saberlo

Beben agua con arsénico sin saberlo

Marcelino Mares Hernández, director del CBTA 127: es una omisión grave de parte de ellos (autoridad), ellos piensan que nosotros tenemos conocimiento del problema, sin embargo no es así. (video)

 

Tlahualilo, Durango.- En base a los estudios que realizó la Facultad de Medicina de Torreón, la toma de la llave que se analizó en el Centro de Bachillerato Tecnológico Agropecuario CBTA 127 en el ejido Lucero, municipio de Tlahualilo resultó con concentraciones de arsénico por encima de la Norma.

A los 216 estudiantes que todos los días toman agua de los bebederos, ninguna autoridad sanitaria les ha recomendado no hacerlo. Nadie les ha informado que no es apta para consumo humano.

En tanto Marcelino Mares Hernández, director del plantel considera que es una actitud irresponsable que no les informen de un problema tan grave, ya que ante las altas temperaturas, los alumnos deben hidratarse con esta agua varias veces al día.

El municipio de Tlahualilo tiene un total de 22 mil 244 habitantes, en base al último censo de Población y Vivienda 2010 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Nueve poblados del municipio de Tlahualilo registran un promedio de 85.4 microgramos de arsénico por litro.

Los estudios que da a conocer el Centro de Investigación Biomédica de la Facultad de Medicina Unidad Torreón, a solicitud de Milenio y Multimedios Televisión, establecen que de las ocho muestras que se tomaron de las llaves y una al agua de cisterna, es la comunidad de Jauja, la que presenta las concentraciones más elevadas del metaloide.

En una escala de mayor a menor concentración es la comunidad de Jauja, la que tiene 110 microgramos de arsénico por litro, Lucero presenta 104.5, en la toma que se encuentra en el Centro de Bachillerato Tecnológico Agropecuario (CBTA) 127 y Tlahualilo 101.6.

El cuarto sitio lo ocupa San Miguel con 97.3, la Campana tiene 75.2 y San Julio con 72.1.

El área rural que menos concentraciones de arsénico presenta en el municipio de Tlahualilo es Horizonte, con niveles que se ubican en 67.6 microgramos de arsénico por litro; Pamplona tiene 68.5 y Ceceda 71.8 microgramos del metaloide en el agua de ingesta.

Ante este panorama, visitaron las instalaciones del CBTA 127. En el plantel, se observó a los estudiantes que ante el intenso calor beben agua directamente del bebedero.

No hay más opción.

Un alumno incluso, llenaba su botella de agua para amainar el impacto del calor.

Entrevistado en el espacio asignado como dirección, el responsable del Centro Educativo desde el mes de junio de 2010, dice que una parte importante del alumnado, toma agua de los bebederos, otros compran el agua embotellada que venden en la cafetería y los menos, utilizan un dispensador de agua potable, mismo que comparten con los maestros, sin embargo es insuficiente.

Mares Hernández asegura que existen 216 alumnos y 34 entre maestros, personal administrativo y de apoyo a la educación.

Sobre las concentraciones elevadas de arsénico expone que las autoridades sanitarias de todos los niveles de gobierno, deben hablar con la verdad ante un problema como el arsénico que si bien no es nuevo en Tlahualilo, si es indispensable que se le de seguimiento.

Por ello es que todas las instancias tienen la responsabilidad de notificar las concentraciones de arsénico en el agua que se supone, es para consumo humano, comenta.

Es una omisión grave de parte de ellos (autoridad), ellos piensan que nosotros tenemos conocimiento, que estamos enterados, sin embargo no es así.

Por último espera tener un acercamiento con las autoridades para encontrar una solución siempre teniendo como prioridad la salud de los alumnos del Centro de Bachillerato Tecnológico.

Daño al Código genético

Resultados de la investigación que publicó en 2003 el Toxicólogo Gonzalo García Vargas miembro del Sistema Nacional de Investigadores a una población de 120 niños de Torreón y Gómez Palacio, concluyeron que los menores de este último municipio, presentaron el mayor daño genético por exposición crónica al arsénico.

Estas modificaciones al ADN, son un primer paso para desarrollar cánceres en el cuerpo humano. Quedó muy claro que el arsénico estaba provocando cambios al ADN (Ácido desoxirribonucleico, en donde se encuentra la información genética del ser humano) en la población muestra de Gómez Palacio y la explicación es sencilla, por que es la que presenta los niveles de arsénico más elevados en el agua, comparte el toxicólogo Gonzalo García Vargas.

“Por ello la ciudadanía debe ejercer el derecho de conocer los niveles de metaloide, para tomar sus precauciones sobre todo los de las comunidades rurales cuyos habitantes se encuentran más desprotegidos”, opina el especialista.

http://www.milenio.com/node/734220

Leave a reply