BOLETÍN DERECHO AL AGUA

Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal

18/03/2013
 

·         En el marco del día mundial del agua, la CDHDF hace un llamado al cumplimiento del PDHDF en el cual se establece la necesidad de una gestión sustentable y equitativa de los recursos; la disponibilidad – abastecimiento de agua continuo y suficiente; la accesibilidad física a las instalaciones de agua potable y drenaje; la calidad del agua y de los servicios de atención; la accesibilidad económica; y la supervisión y evaluación de servicios explotados o controlados por concesionarios.

La Coalición de Organizaciones Mexicanas por el Derecho al Agua (COMDA) y la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, hacen un llamado a proteger el derecho humano al agua en la ciudad. Las personas que habitan y transitan por la capital, y en particular aquellas residentes de zonas con elevados niveles de marginalidad y exclusión, ven afectados uno o varios componentes del derecho humano al agua y al saneamiento, ya sea en términos de  la calidad, la disponibilidad, la accesibilidad, la asequibilidad y la gestión equitativa del agua. Igualmente se observa que persiste deficiencia de los mecanismos de exigibilidad y justiciabilidad de este derecho.

Es urgente trabajar en un modelo de gestión sustentable del agua fundamentado en las dinámicas poblaciones de la ciudad, que reconozca y atienda de manera urgente aquellas personas que ven afectado su derecho al agua debido a procesos de gestión que profundizan desigualdades en la cantidad, calidad, costo y frecuencia en el suministro del líquido, en particular entre hombres y mujeres, y entre zonas de altos ingresos y pobres de la ciudad.

En entrevista con la CDHDF representantes de la COMDA[1] señalaron como puntos centrales para lograr la plena vigencia del derecho al agua en la ciudad de México, los siguientes: frenar la sobreexplotación, lograr la distribución equitativa del agua; garantizar tarifas justas y eliminar cobros indebidos; conocer la salud de la cuenca y garantizar calidad en el agua desde las plantas potabilizadoras hasta el consumo final bien sea en el hogar o en fuente pública o comercial y que el agua sea realmente inocua considerando el consumo prolongado y las distintas necesidades y sensibilidades en las diferentes etapas de la vida; garantizar una infraestructura y mecanismos adecuados para el saneamiento; armonizar los marcos normativos locales con la reforma constitucional en materia de derechos humanos de 2011 y la del 4º constitucional en materia de derecho al agua y al saneamiento de 2012 y los estándares internacionales; promover una cultura del derecho al agua con la ciudadanía, el sector empresarial y en la función pública y garantizar información veraz, confiable y actualizada en relación al agua como recurso en la ciudad.

Las organizaciones resaltaron que la garantía de éste derecho se enfrenta a las tensiones producidas entre los modelos de desarrollo urbano, las políticas de vivienda y la protección de zonas de conservación. La importación de agua a la ciudad y la tendencia a excavaciones más profundas para extracción del líquido ponen en riesgo su disponibilidad, accesibilidad y calidad, dada la dependencia con fuentes externas, los sobre costos de infraestructura y la exposición a minerales que podrían resultar nocivos para la salud.

Muchas personas en la ciudad se siguen abasteciendo por pipas, enfrentando situaciones que conllevan a la violación de este derecho. El agua que llega por este medio no es plenamente apta para consumo humano, de tal forma que deben comprar agua embotellada aumentando los costos para acceder al derecho. Optan por el almacenamiento del líquido debido a la inestabilidad del suministro, enfrentándose a la contaminación del agua por un tratamiento inadecuado de tanques. El acceso limitado conlleva a prácticas de reutilización y reciclaje del agua que enfrentan de manera especial las mujeres produciendo sobre cargas de trabajo en el hogar que incrementan las situaciones de discriminación que tradicionalmente enfrentan.

Es necesario reconocer que el consumo del agua trasciende el ámbito privado del hogar, de tal forma que se debe involucrar empresas de diversos sectores cuando de pensar la gestión sustentable se trata. Asimismo es urgente, en la construcción de una cultura del derecho al agua, considerar la interdependencia de este derecho con los derechos a la salud, la alimentación y el medio ambiente. Dado que fallas en el drenaje y el saneamiento exponen a la población a enfermedades; escasez de agua y agua contaminada ponen en riesgo la inocuidad de los alimentos; y la afectación a cuerpos de agua y reservorios ecológicos ponen en riesgo la disponibilidad de este recurso.

Existen en la ciudad experiencias ciudadanas de gestión social del agua, de potabilización, cosecha de agua de lluvia, de uso de filtros, de reutilización del líquido, y detección de fugas, entre otras; que indican que hay conocimientos y prácticas que aportan a la gestión sustentable y comunitaria del líquido, este ejercicio del derecho es un llamado a considerar a la ciudadanía en las políticas de aguas en la ciudad. Existen diferentes experiencias de organizaciones sociales y civiles, que han generado un profundo reconocimiento de este derecho, este saber puede fortalecer la visión técnica de las entidades públicas encargadas de la administración del recurso.

Resultado de esta articulación ciudadanía, organizaciones y entidades públicas es la Mesa de Diálogo por la Transparencia, instalada por el INFO DF, la COMDA, el Sistema de Aguas de la Ciudad de México y la Subsecretaría de Gobierno del DF. Esta experiencia es prueba de cómo la participación ciudadana fortalece el Estado y en particular promueve el cumplimiento de sus obligaciones en materia de derechos humanos. La confluencia de varios actores, el reconocimiento de las obligaciones y la participación del más alto nivel de la administración pública en el proceso, dio como resultado avances en la transparencia y el acceso a la información sobre algunos temas importantes para el derecho al agua.

El Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal en su capítulo 14, contiene acciones que en el mismo sentido que señala la COMDA permitirían la garantía de este derecho, tales como: la gestión sustentable y equitativa de los recursos; la disponibilidad – abastecimiento de agua continuo y suficiente; la accesibilidad física a las instalaciones de agua potable y drenaje; la calidad del agua y de los servicios de atención; la accesibilidad económica; y la supervisión y evaluación de servicios explotados o controlados por concesionarios. La Comisión hace un llamado al cumplimiento de este Programa en un marco de participación ciudadana, para la garantía del derecho al agua.

 


[1]              Información obtenida a partir de una entrevista realizada el 14 de marzo de 2013 con la participación de Areli Sandoval (DECA Equipo Pueblo), Claudia Campero (Blue Planet Project/Food and Water Watch) y Brenda Rodríguez (Mujer y Medio Ambiente) integrantes de la COMDA.

Leave a reply

Softplug.net