Calienta ánimos en Acopilco obra hidráulica para Santa Fe

Pobladores desalojan a trabajadores del SACM y repliegan a policías que resguardaban el sitio

Calienta ánimos en Acopilco obra hidráulica para Santa Fe

Acusan a autoridades de Cuajimalpa y centrales de desacatar orden judicial de suspender los trabajos

Demandan mantener la inactividad durante las fiestas patronales de San Lorenzo

Josefina Quintero

 

Periódico La Jornada
Martes 6 de marzo de 2012, p. 32

La voluntad popular se impuso en el poblado de San Lorenzo Acopilco, ante el desacato de los gobiernos delegacional de Cuajimalpa y del Distrito Federal, a detener la obra hidráulica con la que se pretende abastecer de agua potable al complejo inmobiliario de Santa Fe, pese a la suspensión de la obra que concedió un juez federal.

El avance en la línea de conducción que realizaba personal del Sistema de Aguas de la Ciudad de México fue desarticulado y desmantelados los registros por los habitantes del poblado. Los trabajadores fueron desalojados y los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública, que por varios meses resguardaron los trabajos, fueron replegados.

Al grito de Acopilco está caliente y el repicar de las campanas se congregaron pobladores enardecidos de esa comunidad, donde ya los liderazgos están rebasados y la gente dispuesta a enfrentarse por defender el agua de sus manantiales y de los abusos de la autoridad, dijeron.

En 1936, expusieron los habitantes de San Lorenzo Acopilco, por decreto del entonces presidente Lázaro Cárdenas, se les otorgó el uso y disfrute del agua que emana de la zona de manantiales de las tierras comunales, que ahora el Gobierno del Distrito Federal pretende mandar a la zona de Santa Fe.

Los pobladores decidieron iniciar su defensa por la vía legal; al empezar las obras interpusieron un amparo en el juzgado tercero de distrito y se determinó la suspensión, que hasta el momento las autoridades no han acatado.

Han tenido varios conatos de violencia; en diversas ocasiones intentaron detener las obras, sin éxito.

La llegada de las fiestas patronales animó a los habitantes del poblado a exigir que se cumpla la orden del juez, que desde mayo de 2011 no ha sido atendida por los gobiernos del Distrito Federal y de Cuajimalpa.

Ayer, los pobladores se levantaron para exigir la salida de los trabajadores y de los elementos de Seguridad Pública que desde hace varios meses resguardan las obras, y mantuvieron negociaciones con los ingenieros, a quienes pidieron que se suspendieran los trabajos durante las fiestas patronales.

Para los dirigentes vecinales, la festividad provocó que el conflicto se les fuera de las manos, porque la gente no quiere entrar en razón. Para evitar actos de violencia acordaron que hoy a las 10:30 horas se determinaría con las autoridades la suspensión de las obras.

http://www.jornada.unam.mx/2012/03/06/capital/032n1cap

Leave a reply