Castigo para los deudores morosos del agua; la JCAS los solapa

Castigo para los deudores morosos del agua; la JCAS los solapa

 

Editorial | 22 de Febrero del 2012 | 00:07 hrs

La Junta Central de Agua y Saneamiento (JCAS) ha tratado de ocultar su ineficiencia para realizar los cobros a los deudores morosos, ya sea por su mal sistema administrativo o porque esa tolerancia esconde favoritismos a usuarios del servicio que impunemente reciben el líquido a pesar de sus cuentas que suman miles de pesos.

Con justa razón los usuarios cumplidos reclaman que no les sea suspendido el suministro a personas físicas o empresas que deben cientos de miles de pesos, mientras que a ellos, en cuanto dejan de pagar un recibo, de inmediato les cierran la llave del registro.

Evidentemente lo que la JCAS ha tratado de hacer ante este reclamo social es ocultar la realidad y publicar información parcial y engañosa. Esta semana dio a conocer una supuesta lista de los deudores que tienen saldos acumulados por seis meses. Se trata de un listado de 267 usuarios que representan un saldo por cobrar  de 29 millones 413 mil pesos, según el presidente del organismo, Raúl Javalera.

Pero vamos por partes, la sociedad y El Diario tienen memoria. Este recurso de dar a conocer algunos de los deudores no es nuevo: al iniciar el mes de enero del 2011 el titular de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento, Heberto Villalobos informó que ese organismo trabajaba con números rojos, ya que arrastraba un adeudo de 400 millones de pesos y anunció que se tomarían medidas urgentes para recabar esos recursos.

A un año de haber dado a conocer esa información, el presidente de la Junta Central de Agua y Saneamiento, Raúl Javalera volvió a decir a mediados de enero que hay una lista de 300 deudores, que representa unos 400 millones de pesos de cuentas que no han sido pagadas.

O sea, que pasó un año para que fueran aplicadas las medidas “urgentes” de recuperación de ese adeudo y no ha pasado nada. En esos días dijimos en este mismo espacio que resultaba poco verosímil el supuesto ultimátum a los morosos que tienen cuentas millonarias.

Según los nuevos planes de la JCAS, anunciados hace un mes, los morosos más importantes tendrían hasta el 15 de febrero para acercarse a pagar sus saldos pendientes, y los que no lo hicieran sus nombres serán publicados en los medios de comunicación, además de que se les iniciaría un procedimiento legal, el cual tendría como objetivo llegar al embargo y remates de bienes.

Ocurrió tal como lo adelantamos, no ha variado mucho. Esta vez la JCAS publicó una lista de 267 morosos que representan un saldo por cobrar de 29 millones 413 mil pesos.

En sus declaraciones Javalera “precisa” que las cuentas por cobrar son unos 400 millones, de los cuales se han recuperado 180. Esos 400 millones son los mismos que dijo el año pasado y hace un mes, que se supone corresponden a 300 usuarios.

Si lo anterior es verdad, no han explicado por qué en vez de dar a conocer los nombres de todos los usuarios morosos, solamente publican 267. ¿Quiénes son esos otros 33 deudores? Y si como explicó Javalera, las cuentas por cobrar suman 400 millones y se han recuperado 180, ¿eso significa que los 33 restantes deben 220 millones?

Tal parece que los números no cuadran. Si la lista es de hace solamente seis meses, es necesario que haya una lista exhaustiva y los titulares de la Junta Central y la Municipal den una explicación razonable.

Es el colmo para los usuarios que sí pagan y para la sociedad en general que haya entre los morosos incluso empresas que se dedican a lavado de autos o a purificar agua, como Kabala, la cual adeuda 108,833 pesos; o que industrias como Pactiv México, que supuestamente goza de solvencia, tenga un saldo de 846 mil pesos; igualmente indignante es el caso del diputado Rubén Aguilar, con más de 618 mil pesos. Todo lo anterior sin tomar en cuenta las tomas clandestinas que no han dado a conocer.

No es comprensible que en ese listado haya 80 industrias y 77 comercios y que haya quien no ha pagado desde el año 2000. Esto no es tolerable, se trata del dinero que debe estar al servicio de los proyectos que se requieren con urgencia para dotar de agua a la población.

Si no se han hecho esos cobros, la responsabilidad de esa grave omisión recae directamente sobre quienes han manejado a su antojo la JCAS, sin importar que el dinero se despilfarre y lo más serio, que no cuiden el agua. No es una exageración aseverar que se trata de una omisión criminal, porque las autoridades están incurriendo en encubrimiento, pues esto equivale a un robo. El que toma algo sin pagar está hurtando y esto se tipifica penalmente como robo de uso, pero ante esto hay una total complacencia de las autoridades.

La sociedad quiere saber cuántos procesos judiciales se han iniciado por este delito y en contra de quiénes, más aún demanda castigo para los grandes deudores que no pagan el agua y sobre todo los que hacen negocio con ella. Que la JCAS y la Municipal ya no traten de engañar con desplantes publicitarios ni cortinas de humo.

http://eldiariodechihuahua.mx/notas.php?f=2012/02/22&id=5a8123cf9d8a8a7d98da7adcebcb155c

Leave a reply