Category Archives: Otros espacios

Pronunciamiento Latinoamericano #GlobalFrackdown

El desarrollo de la fracturación hidráulica tendrá desastrosas consecuencias para el medio ambiente, la población y la sostenibilidad energética de América Latina por lo que no debe ser permitida

4-300x259

9 de octubre de 2014

– En el marco del Día Mundial contra el Fracking (Global Frackdown)  organizaciones de la sociedad civil latinoamericana alertamos sobre los impactos irreversibles que tendrá la explotación de hidrocarburos no convencionales a través del fracking en los territorios y poblaciones de la región.

– Hacemos un llamado urgente para que los gobiernos latinoamericanos impidan el desarrollo de esta actividad en sus territorios y demuestren así su compromiso con la protección del medio ambiente, la garantía de los derechos humanos, la lucha contra el cambio climático y la sostenibilidad energética de la región.

– Existen alternativas energéticas sustentables, más baratas y eficientes que, asegurando el pleno respeto de las comunidades en las que éstas se desarrollan, deben ser fomentadas e impulsadas por los Estados para asegurar la provisión de energía futura y la sostenibilidad ambiental.

Según datos de la Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA, por sus siglas en inglés) se estima que diversos países de América Latina cuentan con recursos prospectivos de hidrocarburos de lutitas en sus territorios.[1] Es el caso de Argentina, México, Venezuela, Brasil, Colombia, Bolivia, Uruguay, Paraguay y Chile, en los que el desarrollo de la técnica de la fracturación hidráulica o fracking se encuentra en diversas fases. Por ejemplo en Argentina ha habido un mayor desarrollo de proyectos de este tipo. Mientras otros países como México, Colombia, Bolivia y Brasil se encuentran en fase prospectiva o exploratoria,  y pretenden desarrollar ampliamente esta técnica en los próximos años.

La fracturación hidráulica consiste en la inyección en el subsuelo de una mezcla de agua, arena y productos químicos a presiones tales que permitan la ruptura de las rocas de lutitas, en cuyos poros se encuentran atrapados el gas y el petróleo. Para ello, primero es necesario realizar una perforación vertical hasta alcanzar la profundidad a la que se encuentran estas formaciones geológicas (entre uno y cinco kilómetros) y luego una serie de perforaciones horizontales de 1 a 5 km de extensión.

El uso de esta técnica traerá, como ya se ha demostrado en EE.UU., fuertes impactos sobre al ambiente, la salud y calidad de vida de la población, ya sumamente castigados. Debido a su gran complejidad, esta actividad implica una serie de daños en su mayoría inevitables e irreversibles, como son:

– Uso intensivo y contaminación del agua. La fracturación de un solo pozo de fracking requiere entre 9 y 29 millones de litros de agua que queda completamente inservible para otros usos. Esto se debe a los 300,000 litros de químicos que se le añaden para la fracturación y por los metales pesados y radioactivos presentes en el subsuelo. Este líquido, se filtra a los flujos de agua subterránea y superficial contaminándola, dejando a las poblaciones sin agua potable.[2]

– Supone graves afectaciones a la salud.[3] Estudios científicos realizados en Estados Unidos muestran que 75% de los químicos utilizados en el líquido de perforación afecta directamente la piel, ojos, sistema respiratorio y gastrointestinal; 40-50% afecta al sistema nervioso, inmunológico, cardiovascular y los riñones; mientras que 37% afecta el sistema endocrino y 25% provoca cáncer y mutaciones.[4]

– Genera impactos de cambio climático. Pese a lo que las empresas petroleras y algunos gobiernos de la región están señalando, la explotación del gas mediante fracking no es una opción para la lucha contra el cambio climático. En estos proyectos hasta 8 por ciento de la producción de gas natural (metano) se escapa directamente a la atmósfera con un potencial de calentamiento 25 veces superior al dióxido de carbono. Debido a ello, en 20 años el impacto sobre el cambio climático de la generación eléctrica a través del gas extraído por fracking superaría en 20% el del carbón.[5]

– La reinyección de las aguas residuales en el subsuelo están directamente vinculadas con la inestabilidad sísmica y generación de sismos, que han llegado a alcanzar 5.7° de magnitud. Esto es sumamente grave, ya que pone en riesgo a la población y la infraestructura de las regiones donde tienen lugar.[6]

– Todas estas afectaciones e impactos suponen violaciones a los derechos humanos, derechos que los Estados latinoamericanos tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar, así como de prevenir sus violaciones. Entre otros, vulneran la garantía del derecho humano al agua y al saneamiento, a un medio ambiente sano, a la salud, a la alimentación, a la vivienda, de los derechos laborales y otros derechos económicos, sociales y culturales, así como de los derechos civiles y políticos como el derecho de acceso a la información, al consentimiento previo, libre e informado, y a la participación.

– Por último, la explotación de hidrocarburos a través del fracking no es una opción energética sustentable. Las altas tasas de declinación de los pozos (entre 29 y 52% anual), la escasa recuperación de los hidrocarburos presentes en los yacimientos (de entre el 4.7 y 10%) y los altos costos que conlleva esta tecnología, la hacen inviable para la generación de energéticos en el mediano y largo plazo.[7]

Por todas estas razones, las organizaciones firmantes exigimos a los gobiernos de los países latinoamericanos:

–              Exigimos a los gobiernos latinoamericanos que impidan el uso de la fracturación hidráulica en sus territorios, y aseguren la protección de los recursos hídricos y de la salud de las personas.

–              Demandamos a nuestros Estados la generación y divulgación de información exhaustiva e imparcial sobre las características de los procesos, volúmenes y origen de agua usada  y sustancias empleadas en el fracking y sus impactos en las personas y el ambiente con un horizonte de largo plazo, a fin de garantizar los derechos de las generaciones presentes y futuras.

–              Resaltamos que las poblaciones y gobiernos locales tienen el pleno derecho de negar actividades de fracking que puedan afectar sus entornos.

–              Demandamos la implementación de políticas públicas que permitan la transición energética hacia fuentes de energía verdaderamente sustentables, en pleno respeto a los derechos humanos, que aseguren la provisión energética futura.

–              Instamos a los Estados que garanticen que las políticas energéticas de la región respeten  los derechos humanos, aseguren la protección ambiental y social, y contribuyen a la lucha contra el cambio climático.

Para sumarse a este posicionamiento, escribir a nofrackingmx@gmail.com

Alianza Mexicana contra el Fracking formada por:

132 Ambiental
Amigos del Río San Rodrigo
Asociación de Usuarios de Aguas de Saltillo (AUAS)
Asociación Humanitaria Internacional Gilberto Bosques
Blue Planet Project
Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria
Centro de Investigación y Capacitación Rural (CEDICAR)
Centro Nacional de Comunicación Social (CENCOS)
Chihuahua vs Fracking
Coalición de Organizaciones Mexicanas por el Derecho al Agua
Comcausa
Consejo Ecológico de Participación Ciudadana de Coahuila Región Carbonífera (CEPACI)
Consejo Tiyat Tlali
Conservación Humana AC
DECA Equipo Pueblo
El Barzón Chihuahua
El Barzón Nacional
El Poder del Consumidor
Encuentro Ciudadano Lagunero
Espacio de Coordinación de Organizaciones Civiles sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales, Espacio DESC
Food and Water Watch
Frente Amplio Ambientalista
Fundar Centro de Análisis e Investigación
Greenpeace México
Grupo de Estudios Ambientales (GEA)
Guardianes de los Volcanes
Hij@s de la Tierra
La Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (LAVIDA)
Medio Ambiente y Sociedad
Organización Mexicana para la Conservación del medio Ambiente (OMCA)
Oxfam México
PODER
Radio Huayacocotla, de Fomento Cultural y Educativo, A.C.
Red de Acción por el Agua (FAN-México)
Red Unidos por los Derechos Humanos
Senderos y Encuentros para un Desarrollo Autónomo Sustentable (Sendas AC)

Y otras organizaciones

350.org

Asamblea Ambiental Ciudadana de Río Gallegos, Argentina

Asamblea de Cooperación e Integración de Territorios Libres de Fracking desde los Concejos Deliberantes para América Latina, Argentina

Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA), organización regional

BiosIguana, México

Censat, Agua Viva – Amigos de la Tierra, Colombia

Observatorio Petrolero Sur, Argentina

Otros Mundos, Chiapas – Amigos de la Tierra, México

Ríos Vivos, Colombia

Red Peruana por una Globalización con Equidad – RedGE, Perú

Unión de Asambleas Patagónicas, Argentina

 

*Para nuevas adhesiones de organizaciones favor de enviar un correo a nofrackingmx@gmail.com con nombre de la organización y país.

 

[1] http://www.eia.gov/analysis/studies/worldshalegas/pdf/fullreport.pdf

[2] http://www.foodandwaterwatch.org/reports/fracking-the-new-global-water-crisis-europe/

[3] http://www.propublica.org/article/drilling-for-certainty-the-latest-in-fracking-health-studies

[4] http://www.nap.edu/openbook.php?record_id=18376

[5] http://www.eeb.cornell.edu/howarth/Howarth%20et%20al%20%202011.pdf.

[6] http://concernedhealthny.org/wp-content/uploads/2014/07/CHPNY-Fracking-Compendium.pdf

[7] http://www.postcarbon.org/reports/Perfora%20Chico%20Perfora_FINAL.pdf

 

 

 

http://nofrackingmexico.org/pronunciamiento-latinoamericano-globalfrackdown/

¿Es la desalación el futuro del agua?

¿Es la desalación el futuro del agua?

nuevatribuna.es | Edmundo Fayanás Escuer | Actualizado 23 Julio 2011 – 19:10 h.

Desde tiempos inmemoriales el hombre ha mostrado un especial anhelo con la posibilidad de transformar en agua potable el agua del mar.

Hay un dato revelador, el 75% de la población mundial vive a menos de 100 km del mar, lo que significa las posibilidades que nos puede suponer la desalación como alternativa a la escasez de agua potable.

El famoso escritor inglés Samuel Coleridge, en su balada del viejo marinero, decía “agua, agua, por doquier, pero ni una gota para beber”.

En 1961, John Kennedy 1 decía: “si algún día conseguimos obtener agua dulce del agua salada de forma competitiva y barata esto redundaría en el bienestar a largo plazo de la humanidad de tal modo que empequeñecería cualquier logro científico”.

Esta utopía comenzó en el siglo IV a.C. cuando Aristóteles fabricó el primer evaporador que se conoce. En el siglo XVIII se produce el auge de la industria del azúcar y para cuyo refino se necesitaban evaporadores para abaratar el proceso productivo por lo que se favoreció el desarrollo de evaporadores ya más avanzados.

A mediados del siglo XIX, era frecuente que algunos barcos llevasen instalados destiladores para intentar conseguir potabilizar agua marina.

Después de la II Guerra Mundial se comienzan a instalar las primeras desaladoras. Arabia Saudí y Kuwait donde el agua potable es un bien escaso, fueron los primeros países que instalaron plantas desaladoras.

Sin embargo, es a partir de la década de los sesenta del siglo pasado cuando se desarrolló la ósmosis inversa. Sistema éste que ostenta la primacía internacional por su eficacia y alto rendimiento, en los procesos de desalinización en el mundo.

Arabia Saudí es el primer país en desalinización de agua del mar, calculándose que cuatro de cada cinco litros que se consumen en el país provienen de la desalinización. Emiratos Árabes Unidos, Libia, Qatar siguen el mismo camino. Otros países como Estados Unidos, Israel, Japón, España también tienen una importante producción de agua desalada.

En España, la primera planta desaladora se instala en Lanzarote. Actualmente en Fuerteventura y Lanzarote el agua desalada representa la totalidad del agua consumida.

Obtener agua dulce del mar, es para todos la mayor esperanza tecnológica de que se resuelva las crisis hídricas que se avecinan. Gracias a la aplicación de la desalinización se han resuelto muchos y graves problemas, En la actualidad, se producen más de 36 millones de m3 al día en todo el mundo, lo que es suficiente para abastecer a una población de 180 millones de habitantes, lo cual da una idea de la importancia de la desalinización.

Hasta hace poco, la desalinización sólo se ha empleado en circunstancias extremas debido al altísimo consumo de energía del proceso y en consecuencia, por su alto coste económico.

La industria del tratamiento del agua es muy competitiva, se emplean varias técnicas como la ósmosis inversa, la destilación, el electro diálisis y la congelación en el vacío. Hoy solamente son viables comercialmente la ósmosis inversa y la destilación.

Seguir Leyendo

“AGUA DE VIDA, AGUA DE MUERES”. LA CUESTIÓN DEL AGUA EN LA AGENDA INDÍGENA INTERNACIONAL

Revista OIDLES – Vol 5, Nº 10 (junio 2011)

“AGUA DE VIDA, AGUA DE MUERES”. LA CUESTIÓN DEL AGUA EN LA AGENDA INDÍGENA INTERNACIONAL

Por Joseba I. Arregui

 

PUEBLOS INDÍGENAS Y TERRITORIOS

Los Pueblos Indígenas (PI), que durante siglos han sido cautivos de los estados que conforman las “sociedades envolventes” (Virella, 1999) han conseguido un reconocimiento sin precedente histórico, además de un espacio propio y la protección de sus derechos por parte de la sociedad internacional (Anaya, 1996). La culminación de este proceso de reconocimiento internacional lo constituye la Convención 169 de la OIT, la creación en el 2000 del Foro Permanente de Cuestiones, Indígenas situado a alto nivel dentro de la estructura ONU, o la aceptación de la Declaración de Derechos de los Pueblos Indígenas en septiembre de 2007. Entre los documentos citados conviene destacar, por el nivel de participación indígena internacional, la Declaración que constituye el marco de referencia mínimo para encauzar la relación entre indígenas y no indígenas en el siglo XXI. Los derechos recogidos son el fruto de la paradiplomacia indígena contemporánea y su aprobación constituye un hito en la movilización indígena internacional. La Declaración establece un marco de referencia para el diálogo intercultural y supone la piedra angular de cualquier nueva relación entre los PIs y los diferentes actores internacionales.

La incidencia indígena en las áreas de Derechos Humanos y de la Ecología, más concretamente el desarrollo sostenible, han posibilitado un reconocimiento internacional de la importancia de las culturas indígenas y sus contribución al mantenimiento de la diversidad cultural y biológica del planeta. Estos reconocimientos constituyen el marco internacional dentro del que se desarrollan las iniciativas sobre agua y PIs. Los instrumentos citados contemplan como eje central los derechos de los pueblos indígenas sobre sus tierras y territorios y los impactos que estos sufren dentro de los procesos de desarrollo empujados por los Estados y otros actores internacionales.

El Convenio 169 constituye el reconocimiento de mayor rango internacional existente hoy en día. Este Convenio reconoce a los PIs como sujetos de derechos colectivos, reconociendo de forma matizada su condición de pueblos y sus derechos sobre sus recursos naturales y las tierras que ocupan . También, en este documento, los PIs pasan de ser objeto de políticas de desarrollo a ser sujetos activos y se reconoce su derecho a participar en todos los procesos que puedan tener impacto en sus vidas. El preámbulo constata “las aspiraciones de esos pueblos a asumir el control de sus propias instituciones y formas de vida y de su desarrollo económico y a mantener y fortalecer sus identidades, lenguas y religiones, dentro del marco de los Estados en que viven” (OIT, Convenio 169).

Junto a este carácter de actores en su desarrollo, el Convenio introduce otra novedad importante al hablar de

Seguir Leyendo

ENTREVISTA: ALMUERZO CON… ÓSCAR OLIVERA “El agua es la sangre de los pueblos. No puede ser de nadie”

 RAÚL LIMÓN 06/04/2011

Con 56 años, menudo y maneras de hombre tranquilo, Óscar Olivera, de origen aimara, nacido en Oruro (Bolivia) y residente en Cochabamba, ha liderado dos revueltas populares contra la privatización del agua y el gas en su país. Este mecánico de una fábrica de zapatos tuvo una decena de hermanos y es padre de seis hijos: el mayor de 32 años y las dos últimas, unas gemelas de siete. Está entregado al sindicalismo y a la movilización social y ha compartido mesas de diálogo con el presidente boliviano, Evo Morales, quien le propuso sin éxito ser ministro de Trabajo; y con el expresidente cubano Fidel Castro, a quien le fabricó unos zapatos de la talla 46 tras dibujar la silueta de la planta de sus pies en un papel. Ahora lucha con la Coordinadora Defensa del Agua y la Vida.

Seguir Leyendo

REPORTAJE

La lucha de las mujeres de Villa de Allende

A 7 años del Frente Mazahua en Defensa del Agua

Por Dedenhi Hernández Ramírez

México, DF, 19 oct 10 (CIMAC).- En septiembre de 2004, surgió en Villa de Allende, estado de México, el Ejército de Mujeres Zapatistas en Defensa del Agua. Las integrantes se manifestaron frente a la planta potabilizadora “Los Berros”, para denunciar que carecían de acceso al agua potable, la desecación de manantiales y la pérdida de sus bosques.

El pasado viernes 8 de octubre se celebró en la comunidad de San Isidro del municipio de Villa de Allende, el séptimo aniversario de la fundación del Frente Mazahua en Defensa del Agua, conformado por las comunidades aledañas al Sistema Cutzamala en el Estado de México.

Desde 1982, del Cutzamala procede el 25 por ciento del agua potable de nueve delegaciones del Distrito Federal y 13 municipios del Estado de México, con19 mil litros de agua por segundo. Cuenta con siete presas: Tuxpan y El bosque en Michoacán, colorines, Ixtapan del Oro, Valle de Bravo, Villa Victoria y Chilesdo en el Estado de México.

Seguir Leyendo

Agua, conflicto y seguridad

Agua, conflicto y seguridad
06-10-10 Por Gian Carlo Delgado Ramos

Alrededor del 12% de la población consume el 85% del agua potable en proporciones promedio de un 70% el sector agroindustrial, un 25% el industrial y 10% en consumo doméstico. Se trata de un contexto en el que los tres principales usuarios de agua a nivel mundial son India, China, EUA. Siendo notable el grado de despilfarro estadounidense si se mira en términos per cápita. No sorprende entonces que a nivel mundial existan aproximadamente mil millones de personas sin acceso a agua potable o que 2.5 mil millones carezcan de servicio de saneamiento. El caso mexicano llama la atención pues revela un esquema verdaderamente ineficiente. En el país, el 77% del agua es de uso agrícola, esto es, por encima de la media mundial. Sin embargo, el país no produce los alimentos que requiere puesto que importa poco más de la mitad de sus alimentos, incluyendo granos básicos como el maíz y frijol.

Introducción

Como es de conocimiento público, del total del agua en el planeta, unos 1,400 millones de m3, sólo el 2.5% es agua dulce disponible para el consumo humano. Ésa, dado los crecientes niveles de contaminación, es cada vez de menor calidad y no sólo, su localización está cambiando debido a la alteración del ciclo hidrológico, mucho en respuesta a fenómenos como el cambio climático. (2)

Seguir Leyendo

Artículo


ALAI, América Latina en Movimiento

2010-08-24. Mexico

El uso racional del agua, una prioridad nacional

Raúl Morón Orozco


 

En las últimas décadas, varios recursos naturales importantes para el desarrollo humano y nacional han venido escaseándose de forma alarmante; el petróleo, el gas natural, los minerales, los bosques y sobre todo el agua, han encontrado cada vez mayores dificultades para lograr su óptimo aprovechamiento y particularmente su explotación racional.

El abastecimiento del agua es uno de los problemas más graves que enfrenta el país; especialistas han advertido que México está enfrentando uno de los problemas más temidos por la humanidad derivado de la escasez de agua, por lo que es urgente cuidar de ella y pensar en el futuro de las nuevas generaciones.

En las dos últimas décadas, más de 20 millones de mexicanos que no tenían acceso a este recurso natural se han incorporado como nuevos demandantes, debido al proceso de acelerada urbanización, que en muchos estados se ha venido viviendo, entre ellos Michoacán.

Seguir Leyendo

El agua como derecho humano


ALAI, América Latina en Movimiento
2010-07-28
El agua como derecho humano
Martin Khor

Quizás sólo el aire sea más esencial para la vida del ser humano que el agua. No podemos sobrevivir más de tres días sin agua, mientras que algunas personas han llegado a resistir dos meses sin alimentos.

 Si bien la importancia de los alimentos ha sido reconocida y convertida en un derecho humano, no sucede lo mismo todavía con el acceso al agua limpia y segura. Esta omisión debe ser rectificada este miércoles por la Asamblea General de las Naciones Unidas, que debatirá sobre una resolución para declarar el acceso al agua y al saneamiento básico como un derecho de todo ser humano.

Seguir Leyendo

El agua como mercancía


ALAI, América Latina en Movimiento

2010-08-03
El agua como mercancía
Frei Betto

El capitalismo mercantiliza los bienes de la naturaleza, los frutos del trabajo humano, todos los aspectos de nuestra vida. Aprendemos en la escuela que el 71% de nuestro cuerpo es agua, la misma proporción existente en nuestro planeta.

Bebemos litros de agua en el transcurso del día. ¿Salida de un viejo y buen filtro? No. Generalmente, de botellas compradas en supermercados. ¿Quién garantiza que el agua embotellada es más potable que la filtrada en casa? La propaganda; ella manipula nuestra mente y orienta nuestros hábitos.

Seguir Leyendo

El derecho humano al agua o el agua lucro.

El derecho humano al agua o el agua lucro.
 

A dos días de resolución histórica de la ONU.

El derecho humano al agua o el agua lucro.

Carlos Franco Pacheco-Lima (*)

UNICEF señala que cada día, 24.000 niños mueren en los países en desarrollo por causas que se pueden prevenir como la diarrea producto de agua contaminada. Esto significa que muere un niño cada tres segundos.

La noción de derecho humano busca restringir el abuso que se pueda hacer desde el poder a través de las autoridades policiales, militares o quien fuera traducido, decirle al Estado que el no puede hacer. Igualmente, más allá de abstenerse, es lo que tiene que hacer para promover y garantizar que el derecho humano se pueda cumplir lo que en jurisprudencia constante de la Corte Interamericana de Derechos Humanos se denomina “El deber de garantizar” y ese deber de garantizar implica que el Estado tiene el deber de organizar todo su aparato estatal y de orientar su política en función de esas obligaciones internacionales contenidas en la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

Seguir Leyendo

Softplug.net