Celebrando el “Día Mundial del Agua”

Celebrando el “Día Mundial del Agua”

Si de algo deberíamos estar conscientes es sobre el tema del agua.  Desde la escolaridad, al menos en la cultura occidental, nos explican su importancia. Según los manifiestos; El agua es el principal e imprescindible componente del cuerpo humano. El ser humano no puede estar sin beberla más de cinco o seis días sin poner en peligro su vida.

Enviado por: Gustavo Carrasquel – Comunicador Social Ambientalista y Ecologista , 15/03/2011, 10:51 h |

El cuerpo humano tiene un 75 % de agua al nacer y cerca del 60 % en la edad adulta. Aproximadamente el 60 % de este agua se encuentra en el interior de las células (agua intracelular). El resto (agua extracelular) es la que circula en la sangre y baña los tejidos.

Nuestro organismo pierde agua por distintas vías. Esta agua ha de ser recuperada compensando las pérdidas con la ingesta y evitando así la deshidratación.

Entonces me veo obligado a pensar. ¿Bajo esta premisa, nos arropa la ignorancia?

Me explico. Aseguro que he conocido personas en variados puntos geográficos que no consumen la cantidad de agua diaria requerida, unos por desconocimiento, otros, simplemente porque no la tienen a su alcance.

Entre las grandes desproporciones existentes en nuestro planeta, así como la alimentaria el agua no llega equitativamente a las mayorías. La Tierra contiene aproximadamente 1,4 millones de kilómetros cúbicos de agua, pero alrededor del 97,4 por ciento de ella es agua de mar o agua salada. Alrededor de tres cuartas partes del 2,6 por ciento restante están encerradas en casquetes polares y glaciares. El agua dulce disponible se reduce al 0,001 por ciento del total.

Si dividimos esta cantidad por el número total de habitantes del planeta puede parecer que se trata de una cantidad suficiente para cubrir todas las necesidades fundamentales para la supervivencia humana. De hecho, se estima qué, hay agua dulce suficiente para abastecer a unos 20.000 millones de habitantes.

Desgraciadamente, no está distribuida de forma pareja, como lo demuestran las extensas regiones áridas y semiáridas existentes. De acuerdo a las estimaciones del Banco Mundial, más de mil millones de habitantes en el mundo no tienen acceso a suministros de agua apta para el consumo y 1.700 carecen de saneamiento adecuado. Garantizar el suministro a esos mil millones de personas requeriría una inversión cinco veces superior a la que se destina a este fin actualmente, es decir unos 50.000 millones de dólares al año. El abastecimiento de agua urbano cuesta unos 105 dólares por persona y una media de 50 dólares en el medio rural, según la OMS.

En 1990, 20 países sufrían escasez de agua. En 1996, ya eran 26 (230 millones de personas), según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) . El número de países con problemas de agua puede elevarse a 41 en el año 2020.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) calcula que de aquí al año 2027, aproximadamente un tercio de los habitantes del mundo sufrirá escasez de agua seria. Las razones para ello son evidentes: la mayor demanda sobre los recursos de agua dulce provocada por las crecientes poblaciones humanas; el empeoramiento de la calidad de los recursos acuíferos existentes debido a la contaminación y las necesidades creadas por la dinámica expansión industrial y agrícola.

La Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó en diciembre de 1992 la resolución por la que el 22 de marzo de cada año fue declarado Día Mundial del Agua, a celebrarse a partir de 1993, de acuerdo con las recomendaciones de la Conferencia de la Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo contenidas en el capítulo titulado “Recursos de Agua Dulce” de la Agenda 21.

De allí amigos lectores, una vez más se hace necesaria la reflexión como base para la concientización y desarrollo de estrategias cónsonas con la realidad de nuestros recursos hídricos. Para quienes dudan o subestiman las efemérides ambientales o ecológicas, les recuerdo que al menos en este día se enseña a nuestros hijos, niños y adolescentes sobre tan importante tema.

Una buena oportunidad de compartir en familia la discusión sobre la importancia del buen uso o manejo del llamado “vital líquido”. Hoy día podemos estar seguros que el avance tecnológico nos ayuda a obtener información que nos permite compartir estas ideas.

El “Día Mundial del Agua” debe ser una jornada de celebración por la vida misma. Fomentar la discusión para alcanzar la conciencia necesaria para evitar su desperdicio. Apoyar el esfuerzo que hacemos las Organizaciones No Gubernamentales, las instituciones del Estado y por sobre todo los planteles o centros educativos a través de variadas y creativas campañas.

Esta fecha es una ocasión única para recordar a todos que se hacen esfuerzos concretos para proveer agua potable y concienciando más al mundo sobre los problemas y las soluciones en este campo, se puede ayudar para que las cosas mejoren.

Una buena razón para participar y colaborar en una jornada que es parte de nuestra existencia. Difundamos, alertemos y eduquemos, para hacer de esta, una verdadera celebración.

Gustavo Carrasquel

http://www.azulambientalistas.orgECOticias.com

http://www.ecoticias.com/naturaleza/44317/noticias-medio-ambiente-medioambiente-medioambiental-ambiental-definicion-contaminacion-cambio-climatico-calentamiento-global-ecologia-ecosistema-impacto-politica-gestion-legislacion-educacion-responsabilidad-tecnico-sostenible-obama-greenpeace-co2-naciones-unidas-ingenieria-salud-Kioto-Copenhague-Mexico-Cancun-marm

 

Leave a reply