Chihuahua: confronta a productores y agricultores disputa por el agua

Chihuahua: confronta a productores y agricultores disputa por el agua

Patricia Mayorga
3 de mayo de 2013

CHIHUAHUA, Chih. (apro).- La disputa por el agua tiene confrontados a productores y agricultores del norte de esta ciudad que amenaza con desbordarse.

Y es que los primeros acusan a los segundos de sobreexplotar el líquido de la zona de El Sauz y la colonia Cuauhtémoc.

De acuerdo con los productores, autoridades de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y de la Junta Central del Agua y Saneamiento (JCAS) han privilegiado el riego agrícola ilegal, a costa del uso doméstico, beneficiando con ello a varios particulares, entre ellos el agricultor Sergio Aguilar Weber.

“Le decimos a la Conagua que si no quieren violencia o muertos, ponga orden a esto de la sobreexplotación. No vamos a permitir quedarnos sin agua”, advirtió el productor Arturo Argüelles al delegado de la dependencia, Alex Lebarón González.

Hasta ahora, los inconformes han presentado 31 denuncias por los pozos construidos en San Agustín de manera ilegal, pero hasta ahora no han obtenido respuesta.

Además, alertaron sobre la presencia de hombres armados que vigilan los pozos de los particulares y que impiden a los productores acercarse a diversos predios.

Incluso el presidente de la JCAS, Raúl Jabalera Leal, confirmó que trabajadores de esa dependencia acuden custodiados cuando hacen alguna diligencia en la zona, por lo que han realizado un convenio con la Fiscalía General del Estado (FGE) para rastrear acueductos en El Sauz, así como en San Rafael, municipio de Urique, y en San Juanito, Bocoyna.

Jabalera Leal explicó que a esos recorridos también van elementos del Ejército, la Conagua y la Procuraduría General de la República (PGR), aunque descartó amenazas por parte de éstos hacia los productores.

Respecto del apoyo que las autoridades brindan a los particulares, Enrique Ochoa, integrante del Comité Técnico de Aguas Subterráneas (COTAS), señaló que hace cuatro días la JCAS trató de conectar a la red de abastecimiento varios pozos perforados en una zona de libre alumbramiento.

Luego de detallar que en la propiedad de Sergio Aguilar Weber el yacimiento está conformado por 12 pozos, en un terreno de 200 hectáreas, dijo que no permitieron la conexión debido a que ponía en riesgo a las familias que viven alrededor y que dependen del uso agrícola y doméstico del agua de la región.

Ese día, agregó, la JCAS redujo en 50% el suministro de agua a esta ciudad para conectar a la red seis de los pozos ubicados en la zona del ejido de Sacramento e incluir los de Sergio Aguilar, pero los productores lo impidieron.

Ochoa explicó que la JCAS está aferrada a sobreexplotar esa región y se niega a excavar otra zona ubicada más al norte, por intereses que no han transparentado. Además, añadió, insisten en comprar agua a la mina San Antonio, ubicada al sur de la ciudad de Chihuahua, cuando la Constitución de México dice que el agua que sale de las minas es propiedad de la nación.

Al respecto, Raúl Jabalera Leal admitió que están en tratos con la mina para comprarles el agua, pero los dueños no han querido bajar el costo.

El presidente de la JCAS informó que buscan extraer 200 millones de metros cúbicos para abastecer a esta ciudad, pero no de la zona del norte, sino del área de Tabalaopa- Aldama, ubicada al otro lado de la capital.

Enrique Ochoa insistió en que la zona de El Sauz-Encinillas ya no cuenta con agua en el acuífero, ya que a partir de 1994 violaron la veda del lugar, establecida desde 1978, y han continuado con la explotación.

Al abundar sobre la batería de pozos de San Agustín, de Sergio Aguilar Weber, quien desde hace un año y medio comenzó a explotar pozos con la anuencia de las autoridades, dijo que los productores han solicitado de diferentes maneras, incluso a través del sistema Infomex, que las autoridades les expliquen el impacto ambiental. Hasta ahora, subrayó, han respondido con otra información.

El predio de Aguilar se localiza a la altura del kilómetro 40 de la carretera a ciudad Juárez y a cuatro kilómetros de la carretera. Y aun cuando hay otros productores que se encuentran más cerca de la carpeta asfáltica, los productores no se explican por qué no les han dado permiso para explotar pozos.

“El director técnico y el jefe del departamento jurídico de la Junta Central nos aseguraron que no extraerán en una segunda etapa de San Agustín, pero ya abrieron mil hectáreas más para riego para nogales, y ahí hay pozos de la Junta, quieren conectarlos hacia la ciudad”, aseguró Ochoa.

En 2009, agregó, el déficit era de 29 mil millones de metros cúbicos de agua en la región, y en 2012 se disparó hasta 74 millones.

A su vez, Arturo Argüelles alertó que si insisten en sacar más agua de la región de San Antonio, “van a fregar a los productores, a las familias que han vivido siempre en esa región”.

Otro de los productores explicó: “Ese (Aguilar Weber) tiene pozos con rancho y no rancho con pozos; su intención era vender el agua, pero no lo vamos a permitir. El acuífero ya está muy pobre”.

El tema del agua se trató en las Jornadas por la Justicia, en febrero pasado, pero las autoridades no cumplieron los acuerdos, afirmaron los productores.

De acuerdo con el excatedrático de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACH), Martín del Campo, en el terreno de mil hectáreas donde se encuentran los pozos de particulares y de la JCAS, entre ellos el llamado “Wesachi Ranch”, abundan los nogales y la avena, cuando en años anteriores esas eran zonas de siembra de maíz y frijol.

Según los productores, los nogales y la avena requieren mayor cantidad de agua para su riego, y los particulares –subrayaron– sembraron hectáreas completas, mientras que las otras tierras lucen semi secas.

De acuerdo con cifras de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), en la zona hay entre 600 mil y 700 mil nogales.

Los productores alertaron que si se continúa excavando con mayor profundidad, se corre el riesgo de que el agua se contamine debido a que, según un estudio de la propia JCAS, más abajo hay arsénico, uranio y fluor.

“Las autoridades no han tenido el valor de poner orden, y ahora, con el actual gobierno, nadie dice nada sobre las arbitrariedades que hacen las autoridades. Han sido puro rajado siempre”, remató Argüelles.

http://www.proceso.com.mx/?p=340893

Leave a reply