Cisen mide percepción pública sobre la sequía

Cisen mide percepción pública sobre la sequía

El órgano de inteligencia considera el desabasto de agua como una amenaza para la estabilidad del Estado

Carlos Quiroz

CIUDAD DE MÉXICO, 14 de agosto.- El Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) ha llevado a cabo un monitoreo constante desde hace 11 años sobre la percepción ciudadana ante la sequía, que se ha agravado en el país en los últimos meses; la peor que se ha registrado en los últimos 70 años.

El Cisen ha hecho por lo menos tres encuestas de opinión pública sobre las percepciones en torno a la sequía en las regiones norte y pacífico occidental del territorio nacional que abarca 13 estados, de  2001 a 2012.

Cabe destacar que el órgano de inteligencia considera al desabasto de agua como uno de los riesgos y amenazas para la integridad, estabilidad y permanencia del Estado mexicano, por lo que desde el inicio del sexenio realiza los ejercicios de medición de opinión pública sobre este fenómeno.

El Plan Nacional de Protección Civil sugiere que podría verse vulnerada la seguridad nacional, debido a la complejidad y los efectos del cambio climático en el país, que han generado un mayor número de afectaciones por los fenómenos meteorológicos, entre ellos la sequía.

De ahí el seguimiento, a través de las encuestas, en las que se observa el aumento en la preocupación de la ciudadanía por la sequía.

En 2001, 47.3% y 50.9% de los entrevistados en las regiones norte y pacífico occidental, respectivamente, aseguraron que la sequía en su estado era muy grave.

En 2006, 72.2% de los encuestados consideró que en el mediano plazo, es decir 10 años, México no tendrá suficiente agua para satisfacer las necesidades del consumo de los habitantes; mientras que en el largo plazo, es decir 30 años, 73.1% señaló que no habrá agua suficiente para el consumo humano.

En la última encuesta realizada el primer trimestre de 2012 a 500 personas mayores de 18 años, por cada región, destaca que 68.1% y 61.2% de los entrevistados consideró a la sequía como muy grave.

En ambas regiones, 65% afirma que la escasez de agua tiene su origen en causas naturales. Ante ello, 48% propone como medida preventiva acciones diversas encaminadas a un mejor aprovechamiento del agua.

Respecto del principal responsable de mejorar la actual situación de la sequía en los estados, en ambas regiones se señala a la sociedad.

Un 39.8% de los entrevistados en la región norte considera necesario que su estado sea declarado zona de desastre; en la región pacífico occidental, en cambio, dicha proporción asciende a 54.5%

Los documentos elaborados en 2001 y 2006 y sus resultados se emplearon para elaborar la Agenda Nacional de Riesgos, mientras que la última encuesta sirvió para medir la percepción de la ciudadanía ante la peor crisis enfrentada por el gobierno federal desde hace 70 años, derivada de la falta de agua en 13 estados del país, todos los documentos han sido obtenidos a través de una solicitud de información.

Según las conclusiones de la encuesta, elaborada por la Coordinación de Estudios de Opinión del Cisen, que depende de la Secretaría de Gobernación (Segob), las medidas adoptadas para el cuidado y ahorro del agua por parte del gobierno federal, no han sido eficaces, según la percepción de 56% de los entrevistados, contra  31.5% que consideran que han sido oportunas.

Cabe destacar que en la encuesta de 2006, un 61.1% señaló que la Comisión Nacional de Agua (Conagua) necesita de una reestructuración profunda e inmediata, a pesar de que 59.7% calificó su labor como buena.

Al ser cuestionados sobre la posibilidad de que el servicio de agua potable sea privatizado,  61% se mostró en contra, mientras que 22.2% sí estaría de acuerdo.

Dentro de las principales causas para que el agua no sea administrada por la iniciativa privada se dijo: aumentaría el costo del agua (18.1%); habría menos agua (5.9%); se perjudicaría a los más pobres (3.8%); es obligación del gobierno administrar el servicio de agua (3.7%); los beneficiados serían quienes la privatizarían (3.4%); no es necesario (3.2%); el agua es un recurso natural del país (3.2%); la situación empeoraría (3.1%);  no se administraría adecuadamente (1%) y el servicio podría ser administrado por extranjeros (0.7%).

Por otro lado, quienes sí estarían a favor de la privatización, argumentaron que: se cuidaría más el agua (4.5%); habría un mejor servicio (4.5%); la administración sería mejor (2.7%); habría más recursos económicos (2.4%); el agua no escasearía (0.9%); habría más competencia (0.7%); se controlarían más las fugas (0.6%); se beneficiaría más a México (0.6%) y el gobierno no sabe administrar el servicio (0.6%).

El Cisen también preguntó en la encuesta de 2006, cuáles son los principales problemas que enfrenta la población con respecto al suministro de agua potable, a lo que respondieron lo siguiente: cortan el suministro (23.6%); el agua no es potable (4.2%); sale de la llave con baja presión (3.3%); el agua está sucia (3.1%); las tuberías están en mal estado (2.1%); no hay suficiente agua (1.1%); se paga por el servicio de pipas que distribuyen el agua (0.9%); hay fugas (0.7%); el precio del agua es caro (0.4%) y el agua tiene mal olor (0.3).

Sensibles a la escasez

De acuerdo con el Cisen, 87% de los ciudadanos aseguró que estaría dispuesto a participar con su esfuerzo para resolver los problemas de contaminación y escasez de agua.

Aunque 46.5% señaló que no estaría dispuesto a colaborar con dinero para solucionar tales problemáticas, contra un 41.1% que sí lo haría.

Mientras que 58.9% señaló que percibe que la ciudadanía se preocupa poco por cuidar y preservar el agua, mientras que un 27.1% no se preocupa nada y 12.9% se preocupa mucho.

Por otro lado, 62% consideró que le cobran lo justo por la cantidad de agua que consume, en contraste con  22.3% que dice que le cobran más de lo que deberían, y sólo 9.7% que señala que le cobran menos  dinero de lo que deberían.

En ese mismo sentido, 79.1% de los entrevistados señala que su familia consume sólo la cantidad de agua necesaria, y 13.35% dijo que consumía menos de lo necesario y 7.1% más de lo que deberían.

Últimas medidas

En enero de 2012, el gobierno mexicano anunció un programa integral que consiste en canalizar  33 mil 827 millones de pesos para 19 estados afectados por la falta de agua.

Lo anterior, tras la presión ejercida por organizaciones campesinas, legisladores y gobernadores de los estados de Chihuahua, Durango, San Luis Potosí y Zacatecas, por un afectación en dos millones de hectáreas siniestradas y la pérdida de 450 mil cabezas de ganado, de acuerdo a la Confederación Nacional Campesina, además de la hambruna en la Sierra Tarahumara.

La partida para mitigar los efectos de la  sequía representa casi la mitad del presupuesto asignado este año para la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, que es de 71 mil 378 millones de pesos.

 

Síguenos en Twitter @Excelsior_Mex

2012-08-14 06:30:00

http://www.excelsior.com.mx/index.php?m=nota&id_nota=853309&seccion=seccion-nacional&cat=1

Leave a reply