Ciudadanos frenan obras en El Zapotillo

Ciudadanos frenan obras en El Zapotillo

En varias movilizaciones habitantes de las poblaciones afectadas han pedido el cese de la construcción de la Presa El Zapotillo.ARCHIVO

  • Movilización pacífica; no hay presencia de autoridades

Habitantes de poblaciones aledañas entraron a donde se edifica la cortina del embalse; los trabajos se detuvieron parcialmente

GUADALAJARA, JALISCO (28/MAR/2011).- Alrededor de una centena de habitantes de las comunidades que se prevé inundar para la construcción de la Presa El Zapotillo (Temecapulín, Acasico y Palmarejo), así como integrantes de diversos grupos de otros estados afines a la causa de protesta, entraron esta mañana al sitio en donde se edifica la cortina del embalse, por lo que desde las 10:30 horas las obras se han detenido parcialmente.

La movilización se convocó desde el pasado fin de semana, y a ella se ha sumado gente del Movimiento Mexicano de Afectados por las Presas y en Defensa de los Ríos (Mapder) proveniente de diversas entidades.

El ejercicio de presión obedece a la negativa de las instancias involucradas en El Zapotillo, tras una última resolución en contra que fue emitida por el Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa, y que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) prometió impugnar, para que no se vieran afectados los tiempos de construcción para la presa, que beneficiará además al Estado de Guanajuato.

Al momento la zona se mantiene libre de elementos de seguridad pública; el acceso de los grupos de oposición fue enteramente pacífico y los trabajadores de la zona tampoco se han enfrascado en discusiones con los ciudadanos en desacuerdo con la inundación de los poblados milenarios.

El 9 de febrero pasado, el juzgado emitió una resolución en detrimento de El Zapotillo que, entre otras cosas, ordenaba la cancelación inmediata del proyecto, pues las acciones emprendidas por las autoridades “violaron las garantías de legalidad, seguridad jurídica, audiencia (y) propiedad privada, a recibir información completa y oportuna” hacia dos ciudadanos, quienes promovieron acciones legales.

No obstante, la Conagua reviró que impugnaría esta sentencia, lo que ocurrió el 23 de febrero pasado. Desde su óptica, tal suspensión “perjudica el interés colectivo de más de dos millones trescientas mil personas”, además de que “pone en riesgo la satisfacción de las necesidades básicas de la población de dotar de agua potable y segura tanto a la región de Los Altos de Jalisco, la Zona Metropolitana de Guadalajara y la ciudad de León, Guanajuato”.

En adición al argumento legal en cuestión, los opositores señalan que la forma en que se realiza El Zapotillo también ha atraído la mirada de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), instancia que este 24 de enero, en voz de su tercer visitador, Alfonso Hernández Barrón, solicitó “dar marcha atrás” al embalse por “no haber acatado los puntos recomendatorios emitidos desde el 2007, y haber faltado al derecho a la consulta”, pues en una consulta ciudadana elaborada el 9 de enero se demostró que “una mayoría abrumadora” no lo aprueba.

De acuerdo con los organizadores de esta acción (entre quienes se encuentra Gabriel Espinoza, párroco de la Basílica de la Virgen de los Remedios, en Temacapulín), esta acción obedece a la nula respuesta de las autoridades de los tres órdenes de gobierno a las que han acudido para que se hagan valer las disposiciones ya expuestas.

PARA SABER:

El sitio donde se edifica la Presa El Zapotillo se encuentra a 100 kilómetros de Guadalajara, sobre el cauce del Río Verde y entre los municipios de Yahualica y Cañadas de Obregón.

Su objetivo es garantizar el suministro de agua potable durante las próximas tres décadas a los Altos de Jalisco, a la ciudad de León, Guanajuato, y regular 500 millones de metros cúbicos (mm3) anuales para la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Con su puesta en marcha, apuestan las autoridades, se contribuirá a la sustentabilidad y recuperación de los acuíferos con los que actualmente se abastecen esos centros de población, y que presentan abatimientos “de hasta tres metros por año”.

De acuerdo con las deducciones de Conagua, El Zapotillo beneficiará a dos millones 361 mil habitantes; 950 mil de ellos, residentes en la metrópoli.

Aunque en un inicio se planteó que la altura del embalse sería de 85 metros, esta se modificó para duplicar la cantidad de agua almacenada y, hoy por hoy, se diseña con 105 metros de alto, lo que conlleva la inundación de los tres poblados en pugna, a cuyos habitantes la Comisión Estatal del Agua (CEA) se encargará de reubicar.

EL INFORMADOR / ISAACK DE LOZA

CRÉDITOS: Informador Redacción / MRPH

http://www.informador.com.mx/jalisco/2011/281089/6/ciudadanos-frenan-obras-en-el-zapotillo.htm

 

Leave a reply