“Comemos” toneladas de agua

“Comemos” toneladas de agua

Leopoldo Mendívil | Opinión

2012-03-27 | Hora de creación: 01:49:33| Ultima modificación: 01:49:33

ING. FRANCISCO MAYORGA, SECRETARIO DE SAGARPA:

Gota a gota, el agua se agota

Conagua

Josefina Maestu, la presidenta del Programa de Defensa y Comunicación del Agua, de la ONU, no aceptó que sea un hecho fatal una tercera guerra mundial provocada por la apropiación de ese líquido, si el mundo actúa con responsabilidad en su consumo, que está lejos de lograrse si nos atenemos al ejemplo que ella explicó así:

“A las personas nos hacen falta entre dos y cinco litros diarios de agua; en cambio ‘comemos’ entre dos mil y cinco mil litros de agua todos los días en los alimentos que consumimos… Una hamburguesa implicó de dos mil a cuatro mil litros de agua (en la alimentación de la res), en vez de un tomate que sólo necesita unos 140 litros y para una manzana, 70…”

Nadie quiere entender que, con o sin tercera guerra mundial, el género humano sigue tercamente atentando contra sí mismo y contra el planeta en su integridad, capturado como está por la cultura alimenticia europea y la ingesta de carne como elemento fundamental de la dieta y ni siquiera pensamos que cuando una res es muerta y destazada, termina su consumo de los alimentos vegetales que para hacerla crecer y engordar fueron regados con esas cantidades que mencionó la doctora Maestu.   

“Hay diferencias importantes en relación con lo que comemos —agregó la responsable internacional del cuidado del agua por la ONU—, pero yo creo que el mensaje fundamental, es… que hay muchos  desperdicios de comida a lo largo de la cadena alimentaria. Cuando tiramos comida, estamos tirando agua y si hablamos de escasez de agua en (países con) dos tercios de la población para el año 2050, entonces estamos hablando de un problema cuya solución nos implica a todos…”

La sede de la UNW-DPAC en la ciudad de Zaragoza, España. Entrevistamos vía telefónica a la doctora Maestu el jueves pasado, Día Internacional del Agua, en el programa Fórmula Confidencial de Radiofórmula 1470. Transcribo enseguida, para su conocimiento,  la parte fundamental de la entrevista:

“FC. La propia ONU ha comentado la posibilidad de que en algunos años hasta dos terceras partes de la población mundial estarán en riesgo de padecer carestía severa de agua.

—¿Cómo  ven ustedes en la ONU-Agua, a mediano, o a corto plazo, más bien, este creciente problema?

“JM. Bueno, pues el problema creciente del agua y la seguridad alimentaria tiene que ver con dos grandes debates. Primero, que vamos ser más personas sobre el planeta; pasaremos de siete mil a nueve mil millones en el año 2050. Todos sabemos que para producir alimentos es necesaria el agua. Entonces, el reto va a ser en los países con escasez de ella, así que el regadío será necesario hacerlo como una acción mucho más eficiente.

“El otro gran tema que preocupa mucho es que en este momento conviven en el planeta 925 millones de personas que pasan hambre, con casi el doble de esa cifra de personas que sufren de sobrepeso. Este es un tema fundamental, que yo considero como objeto de reflexión para el mundo moderno, en el que hay esta falta de equidad y de justicia social entre la parte del mundo come demasiado y la otra que pasa hambre.

“FC. El otro gran tema es que la tercera guerra mundial justamente  podría ser propiciada por el agua. ¿Cuál es la posición de la ONU en relación con esta situación?

“JM. La posición de la ONU es que aun cuando la situación es preocupante y es un reto mundial, el agua tiene que ser una forma de concebir la paz y no el enfrentamiento. Y  que hay soluciones. Muchos de los problemas de alimentación en el mundo tienen que ver con una falta de voluntad política en los propios países, por parte de los gobiernos nacionales. Falta de una distribución equitativa, por lo que es necesaria la intervención de los gobiernos para que la ayuda alimentaria, por ejemplo, llegue a los más pobres. Se puso el ejemplo en Roma del programa ‘Hambre Cero’, en Brasil. Y es que, realmente, no es tan difícil solucionar esos problemas que en muchos casos son de inestabilidad política dentro de los propios países, que hacen difícil encontrar la solución.

“El segundo gran problema es que los más pobres no tienen acceso a los alimentos porque no pueden pagar por ellos. Se especula con la comida; hay mucha volatilidad de precios y en muchos casos, incluso de los alimentos básicos para la vida, como la  harina y los cereales, y los más pobres gastan entre 50 y 80 por ciento de sus ingresos en la alimentación.

“Además, y muy importante, hay que apoyar a los pequeños agricultores, que son la mayoría en el planeta y son los que realmente van a dar solución a la crisis alimentaria.

“Cuando usted me habla de guerra, yo le digo que hay cosas muy concretas que se pueden hacer y que, en gran medida, no son tanto transfronterizos como dentro de los países y se pueden solucionar.”

Informé, secretario Mayorga, a la doctora Maestu sobre el desarrollo logrado en México por el ingeniero Sergio Rico sobre el agua sólida que permite salvar cantidades extraordinarias de ese líquido en las tareas agropecuarias. Respondió que sin duda la  ONU se interesaría por conocer ese sistema.

¿No es tiempo de que México ya lo exponga al mundo; luego, claro, de extender su uso en su país de origen…?

lmendivil@delfos.com

http://www.cronica.com.mx/nota.php?id_nota=648776

Leave a reply