Condicionan agua en Olintla a detractores de hidroeléctricas

Condicionan agua en Olintla a detractores de hidroeléctricas

Autor: Arturo Alfaro Galán Publicado el día: febrero 22, 2013

En la junta auxiliar de Ignacio Zaragoza del municipio de Olintla, la familia Vázquez, de origen totonaco, vive con cuatro litros de agua potable al día. Tienen que racionar sus porciones. Deben guardar el líquido que no ocupan en cubetas y esperar a que las autoridades locales “abran la llave”.

La situación, que lleva así más de un mes, apareció junto a otra demanda del gobierno municipal: aprobar el proyecto para la construcción de una presa hidroeléctrica, a cargo del Grupo México (GMéxico).

La falta de agua potable y de riego en la junta auxiliar de Ignacio Zaragoza, perjudica al menos a cincuenta familias; la misma cantidad de personas que se opuso, desde el año pasado, a la construcción de un proyecto hídrico en la región, por presuntos daños ecológicos y patrimoniales.

Miguel Vázquez, ex encargado del Comité de Agua de Olintla, denunció que las autoridades locales cortaron el suministro de agua potable a la población, luego que el 26 y 27 de enero pasado se realizó una asamblea general en la comunidad para demandar la salida de Grupo México y la no realización de la presa.

Para Miguel Vázquez y su familia, el acceso al agua potable y de riego, es un derecho que sólo pueden gozar las personas ricas y con posición política. Es un derecho negado por el presidente municipal Héctor Arroyo Bonilla, a quien identifica como “un claro promotor” de la construcción de una presa en esa comunidad.

Desde que empezó la resistencia de los pueblos contra la presa, el presidente mandó cortar el agua. Cada día cae unas cuatro horas y nada más y eso no nos alcanza para el riego de nuestras parcelas. Lo que quieren es cansarnos por las malas para construir su presa sobre el río. Lo que no saben es que no vamos a ceder, porque nuestras tierras no se venden”, dijo en entrevista para Poblanerías en línea.

Audiencia pública

El indígena, ataviado con su vestimenta original, encabezó este jueves una conferencia de prensa, para demandar al gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas una audiencia pública, con el fin de dirimir el conflicto en Olintla y garantizar los derechos sociales y humanos de toda la población inconforme con el proyecto hídrico.

En su alocución, Miguel Vázquez fue acompañado por representantes de comunidades serranas como Olintla, Bibiano Hernández y Chipautlán, para denunciar que profesores de diferentes niveles educativos promueven entre sus estudiantes, el proyecto hidroeléctrico a cargo de Grupo México, a través de ideas como el progreso económico y desarrollo social de la región, sin importar el daño ecológico y patrimonial existente.

La instrucción escolar –según los pobladores de la región de Olintla– está encabezada por el munícipe Héctor Arroyo Bonilla, quien reunió a los profesores (algunos ligados al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación) para solicitar dirimir el conflicto social desde las escuelas, a fin de que los padres de los niños cedan los terrenos a Grupo México para construcción de la presa.

Asimismo, los representantes totonacos de la región de Olintla advirtieron que no cederán sus propiedades, a pesar de la campaña de hostigamiento y represión por parte de las autoridades locales, por lo que demandaron la atención de organismos nacionales e internacionales para la dimisión del conflicto.

Queremos dejar en claro que nuestra lucha no se enmarca en los tiempos o intereses de grupos de poder económico, político ni de ningún partido político electorero (sic) y mucho menos tenemos intermediarios, por lo que solicitamos que todo nuestro apoyo y solidaridad sean de manera pública, democrática e independiente”.

Son ocho proyectos en Puebla

Según información de la Universidad de la Tierra (Unitierra) en Puebla, en la entidad se realizarán ocho proyectos para la construcción de hidroeléctricas en la Sierra Norte, que afectarán drásticamente el medioambiente y la forma de vida de una decena de comunidades.

Los proyectos hidroeléctricos son impulsados por empresas del sector privado, que operarán bajo el esquema de autoabastecimiento; esto significa que proveerán de energía eléctrica a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), para que a su vez, sea distribuida a las minas que tienen incrustadas en el norte del país.

Las presas que se pretenden construir en territorio poblano afectarían la vida de los habitantes de municipios como San Mateo, Ahuacatlán, Tepatlán, Xochicuautla, Zacatlán, Bienvenido, Olintla, Zacapoaxtla y Tlatlauquitec, entre otras.

El proyecto hidroeléctrico Puebla 1 pretende construir una cortina de 42 metros de altura para la generación de energía con una potencia de 60 MW. Se pretende establecer en la rivera del Río Ajajalpan, a la altura de los municipios de San Mateo, Ahuacatlán y Tepatlán.

Esta obra correrá a cargo de la empresa Deselec 1, S de RL de CV y Comexhidro.

En tanto, el proyecto Central Hidroeléctrica Xochimilpa –que pretende dotar energía a una potencia de 23 MW– también se instalará en las laderas del Río Ajajalpan, a la altura de las comunidades de Xochicuautla, Ahuacatlán y Zacatlán.

Esta construcción correrá a cargo de la empresa Generadora de Energía Xochimilpa S de RL de CV, de Planeación y Proyectos de Ingeniería SC, y Grupo México.

La tercera hidroeléctrica enlistada, es la que realizará Grupo México en las comunidades de Bienvenido y Olintla. Se instalará en la rivera del Río Ajajalpan, y en donde los habitantes se han manifestado contra su edificación por presuntos daños a la ecología.

En tanto, la empresa Hidroeléctrica del Apulco SA de CV pretende construir una represa para la generación de energía con una potencia de 18.58 MW sobre el Río Apulco, a la altura de la comunidad de Taihtic en Zacapoaxtla.

Asimismo, la empresa Ingdeshidro Eléctrica instalará el proyecto hidroeléctrico San Antonio, formado por dos tomas sobre los ríos Zempoala y Ateno, con la intención de edificar dos casas máquina, a la altura de las comunidades de Xochitlán, Zapotitlán, Atlequizayán, Zoquiapan y Nauzontla.

El Grupo Ferrominero (Minera Autlán), que fue inaugurada en noviembre de 2011, instaló el proyecto Central Hidroeléctrica Atexcaco con una potencia generadora de 30 MW, sobre los ríos Acateno, Atexcaco, Xiucayucan, Xomiaco, Puxtla y Colaxtitla, en Apulco.

El proyecto quedará asentado en las comunidades de Hueyapan, Yahonauac y Tlatlauquitepec.

Igualmente, la Compañía Hidroeléctrica de Puebla SA de CV y el Grupo Ferrominero pretenden realizar dos proyectos: el primero denominado “Coyolapa”,  con una cortina de 22 metros y una potencia de 24 MW de generación eléctrica, instalada en las comunidades de Zoquitlan y Tlacotepec.

Mientras tanto, el segundo se llama Atzalan, con una potencia de 28 MW, que se establecerá en el municipio de Zoquitlán.

Focos rojos en la CNDH

El conflicto social en el municipio de Olintla prendió hace unos días, la alerta máxima en la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), a cargo de Raúl Plascencia Villanueva.

Esto, debido a las presuntas violaciones de los derechos sociales y humanos de los pobladores, quienes se han manifestado en contra de la instalación de la presa a cargo de Grupo México.

El organismo solicitó información al gobierno estatal de Rafael Moreno Valle Rosas, sobre el proyecto y la instrumentación que se ha realizado a cargo de las autoridades locales, con la intención de iniciar un análisis de la situación que se ha tensado en más de una ocasión.

Por eso es muy importante que las autoridades de los tres niveles de gobierno puedan tomar las medidas adecuadas, sobre todo para consultar y analizar proyectos con estas características (…) Analizamos si se hizo efectivo el derecho a la consulta, ya que es un derecho que tienen los pueblos indígenas”, señaló Raúl Plascencia hace unos días en Puebla.

http://www.poblanerias.com/2013/02/condicionan-agua-en-olintla-a-detractores-de-hidroelectricas/

Leave a reply