Conflictos por el agua obligan al Gobierno a garantizar su preservación y correcta administración: investigador

Conflictos por el agua obligan al Gobierno a garantizar su preservación y correcta administración: investigador

Las luchas por el agua que se están dando en Vícam, Sonora, y Casas Grandes, Chihuahua, así como los ecocidios provocados por empresas mineras en Sinaloa, Veracruz y en el mismo estado de Sonora, son claros síntomas de que este vital líquido merece una política de estado especial, advirtió Abel Leyva Castellanos.

El profesor del Doctorado en Ciencias Sociales, que se ofrece en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales (FACES) de la UAS, y especialista en Pueblos Vulnerables, consideró que “el gobierno debe actuar ya porque estamos parados sobre poca agua y muchos consumidores que cada día crecen más”.

En entrevista concedida en el marco de una de la clases que vino a impartir a los alumnos de dichos estudio de posgrado en la FACES de la Universidad Autónoma de Sinaloa, el director para México de la Cátedra Itinerante de la UNESCO “Édgar Morín”, recordó que la lucha de la tribu Yaqui, en la vecina entidad es histórica porque a ellos se les ha ido desplazando desde la época de Álvaro Obregón y Lázaro Cárdenas, cuando les empezaron a quitar tierras y a reducir la cantidad de agua que les llega a sus comunidades.

El sociólogo y doctor en Educación opinó que la contaminación que originó el grupo minero México en los ríos Bacanuchi y Sonora, es consecuencia de la tibieza de las autoridades competentes que no saben qué hacer en casos de alto riesgo.

“En todo lo que es el tema del medio ambiente tenemos una cultura burócrata del administrador público de desconocimiento, de desatención y accidentada porque ponen a personas que no responden a la expectativa”, lamentó.

Leyva Castellanos subrayó que los males en la distribución equitativa del agua a los productores se observa no solamente en la sierra de Sonora —donde el Gobernador hizo su propia presa— sino también en el Valle del Yaqui, en Cajeme, y en el Valle del Mayo, en San Luis Río Colorado, en Caborca y en distritos de riego de Culiacán y Guasave.

Observó que resulta irónico que, a la vez que estaba siendo sancionada en Sonora por la contaminación a los ríos Bacanuchi y Sonora, el grupo Minero México estuviera participando en la compra de un sistema para producir gas natural.

El estudioso en territorios y pueblos vulnerables planteó que el conflicto por el agua en Sonora tiene su origen en una disputa por el vital líquido entre ganaderos y agricultores y que, en medio de ello, se encuentra el pueblo yaqui de Vícam, que se opone a cómo se pretende manejar el agua en beneficio de los primeros.

Puntualizó que estos y otros conflictos que están surgiendo en torno al agua obligan a los tres niveles a implementar políticas públicas que garanticen la preservación y correcta administración del agua para consumo humano y riego agricola en el país

http://www.criticapolitica.mx/96625

Leave a reply

Softplug.net