Congreso sobre Seguridad Hídrica

Congreso sobre Seguridad Hídrica

Nuevas presas sólo para beneficiar a empresas transnacionales, advierten comunidades

Actualmente estas obras han dejado de cumplir su función en beneficio del sector agrícola

 

Francisco Lemus

 

 

 

Morelia, Michoacán.- Muestra de desarrollo y un apoyo decidido por parte del estado al sector agrícola, las presas fueron en otro tiempo, palancas de desarrollo para México, pero en la actualidad responden a los requerimientos del capital extranjero, por ello hoy la gestión del agua debe verse desde su relevancia política más que como un tema económico o de mercado.

 

Esto fue señalado dentro de la mesa denominada Proyecto de Abasto de Agua e Hidroeléctricos dentro del Coloquio sobre Cambio Global, Seguridad Hídrica y Conflictos Sociambientales en México celebrado en la UNAM Campus Morelia y en donde se presentaron los testimonios de diversas luchas por la defensa de pueblos para no convertirse en presas.

 

El caso más sobresaliente a nivel nacional y que ha llegado hasta a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) es el de La Parota que se pretendía construir en el municipio de Acapulco, Guerrero y que afectaría en total a 49 pueblos, desapareciendo de la faz de la tierra a 39 de ellos, pero que la resistencia unida de los pueblos ha frenado la intensión de construirla, pero la amenaza se mantiene.

 

Rodolfo Chávez y Felipe Flores, miembros de esta resistencia fueron quienes expusieron el problema, desde la forma en que el pueblo se ha organizado a través de sus asambleas comunales hasta como se inserta esta presa dentro del plan Mesoamérica, antes Puebla-Panamá y que únicamente tiene como objetivo abastecer de energía a las empresas transnacionales.

 

Chávez, con un discurso encendido aseguró que las condiciones son totalmente diferentes a cuando se construyeron las primeras presas de la época posrevolucionaria. “En ese tiempo había un Estado Benefactor y las presas se construyeron para beneficiar los proyectos agrícolas, ahora lo que hay es el neoliberalismo y esas presas se construyen para beneficio de las empresas transnacionales”, explicó.

 

Los académicos del ITESO de Guadalajara, Heliodoro Ochoa y Mario López Ramírez explicaron como las demandas de agua se han convertido en algo cada vez más determinante a nivel nacional y el caso de la capital jalisciense es representativo, pues en su zona metropolitana se aglutina el 60 por ciento de la población de esa entidad.

 

Es así que para abastecer de agua a esta zona se ha afectado ya a la Laguna de Chapala, y el salvarla ha servido de pretexto a las administraciones estatal y federal para intentar impulsar presas que inundarían a pueblos enteros, lo que se ha encontrado con una gran resistencia, pero además tales presas no resolverían el problema de la zona metropolitana.

 

Para los académicos el problema del abasto del agua debe entenderse desde una óptica política vinculada a la distribución y no desde la óptica económica, que se vincula al mercado, pues como hicieron notar, en la decisión debe tomarse en cuenta a todos los actores que intervienen en el proceso, como las comunidades que se iban a inundar.

http://www.cambiodemichoacan.com.mx/vernota.php?id=150239

Leave a reply