Construyen mujeres indígenas más de 200 presas de piedra acomodada

Construyen mujeres indígenas más de 200 presas de piedra acomodada

Salud Ochoa | 25 de Agosto del 2011 | 13:08 hrs

Chihuahua, Chih. La necesidad de contar con agua para consumo propio y de su familia, ha llevado a las mujeres indígenas de 60  comunidades de Guadalupe y Calvo, Balleza, Guachochi, Bocoyna, Madera y Guerrero, a construír con sus propias manos, presas de piedra acomodada de 30 centímetros de alto en los arroyos cercanos al lugar donde viven. La intención de ésta medida, es retener el agua de lluvia para poder hacer uso de ella y paliar la escasez de líquido durante la temporada de mayor sequía, cuando se ven obligadas a caminar a lo largo de varios kilómetros para poder encontrar un poco de agua. El resultado es que aquellos arroyos que estaban secos, han vuelto a tener vida.

Ignacio Legarreta, Delegado estatal de la Semarnat, señala que hay comunidades serranas cuya población está compuesta en un 60% de mujeres y 40% de hombres, por lo que la participación de la mujer en el ámbito laboral y en actividades que anteriormente se creía solo realizaban los hombres, es cada vez mayor.

Además dice el funcionario, ellas son las encargadas de la administración del hogar y de cubrir las demandas de alimentación de los hijos, por ello es que deciden toman decisiones encaminadas a enfrentar las necesidades más apremiantes.

A raíz de ello, es que un gran número de mujeres, ingresa al programa de empleo temporal y participa en proyectos como la cosntrucción de presas, a través del cual, se ha logrado ir restaurando los arroyos que estaban prácticamente secos.

Legarreta señala que dichas presas se construyen sobre el cauce con una distancia de 15 a 20 metros entre cada una, lo que ha permitido que en algunas de las 60  comunidades que forman parte del programa, se construyan hasta 200 presas, dependiendo del largo del arroyo. En algunos casos, la construcción es únicamente de piedra y en otros se utilizan estructuras de alambre galvanizado para darles mayor resistencia.  La búsqueda de “aguajes”, dice el funcionario, ha quedado atrás.

Agrega que el programa de empleo temporal, está enfocado precisamente a apoyar a las personas que viven en zonas de alta marginación, donde servicios básicos como luz y agua son difíciles de obtener y otros como el gas, simplemente no existe dejando como única opción el uso de recursos naturales que poco a poco van agotándose. En este contexto es que, durante el 2011, se han destinado a la zona rural 7 de los 10  millones de pesos con los que cuenta el programa y los 3 restantes a la zona urbana de Juárez, Chihuahua, Casas Grandes, Delicias y Camargo. Lo más relevante, dijo Legarreta, es que el comité administrador de los recursos está integrado por mujeres.

http://eldiariodechihuahua.mx/notas.php?f=2011/08/25&id=362bd853c785791d5f5e45301e0480bd

Leave a reply