Construyen recinto y olvidan el agua

Construyen recinto y olvidan el agua

Reforma, estados/ 13 Junio, 2010
Francisco Rivas

PUEBLA.- Las empresas interesadas en operar en el recinto fiscal de La Célula carecerán de agua, pues la cuenca en donde se encuentra la llamada megaobra de la administración del priista Mario Marín tiene una veda definitiva de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

En 2009, a partir de estudios geohidrológicos elaborados por la Gerencia de Aguas Subterráneas en 653 acuíferos de todo el país, la dependencia definió los que están amenazados.

En Puebla, explicó el director local de la Conagua, Manuel Beristáin Gómez, se ubicaron cinco regiones donde está prohibida la extracción de líquido, entre ellas Oriental y en Tecamachalco.

"Ahí sí se cerró de manera definitiva la disponibilidad. El Diario Oficial de la Federación publica el 28 de agosto de 2009 si hay o no disponibilidad media anual en el acuífero de Libres-Oriental, y en este momento no la hay. Es decir, está cerrada la oportunidad de conceder nuevas concesiones (de pozos)", dijo.

REFORMA publicó ayer que al menos 38 parcelas de este recinto fiscal, el proyecto más ambicioso del sexenio de Marín -hasta la fecha inoperante-, presentan anomalías en su adquisición, ya que existen dobles contratos.

A esta problemática se agrega la falta de líquido. Antes de la restricción de 2009, la cuenca ya tenía limitaciones, y aún así se decidió instalar ahí el recinto fiscal de La Célula.

De acuerdo con proyecciones que el Gobierno estatal dio a conocer a Conagua, este complejo aduanero requiere 5 millones de metros cúbicos de agua por año para operar sólo en su etapa inicial.

Hasta ahora, la administración estatal únicamente ha conseguido la autorización para explotar un pozo con capacidad de 125 mil metros cúbicos de agua anuales.

Leave a reply