Consumo y contaminación del agua en la industria alimenticia en México

Consumo y contaminación del agua en la industria alimenticia en México

. Publicado en Cuando el agua no(s) alcance

Saúl Alejandro Flores

Mucho se ha difundido que el mayor volumen concesionado para usos consuntivos del agua en México, es el que corresponde a las actividades agrícolas. El 63% del agua utilizada para dicho uso en el país proviene de fuentes superficiales (ríos, arroyos y lagos) mientras que el 37% restante proviene de fuentes subterráneas (acuíferos).

La superficie dedicada a las labores agrícolas en México varía entre los 20 y 25 millones de hectáreas, con una superficie cosechada de entre 18 a 22 millones de Has. por año. la superficie de riego del país ha ido aumentando considerablemente de 750 mil Has. en 1926 a 6.4 millones de Has. cifra actual aproximada, lo que coloca al país en el sexto lugar mundial en términos de superficie con infraestructura de riego. El 54 % de la superficie bajo riego corresponde a 85 distritos  de riego y el 46% restante a más de 39 mil unidades de riego. La productividad en las áreas de riego es de 3.7 veces mayor que la de temporal, por lo que esas actividades representan más de la mitad de la producción agrícola nacional.

Consumo y contaminación del agua en la industria alimenticia

En nuestro país, la industria alimenticia requiere de un volumen anual de 435 millones de metros cúbicos de agua para su operación. Las operaciones más comunes donde se utiliza el líquido son: lavado de materia prima, generación de vapor (precocido y cocimiento), llenado de envases, lavado de envases, agua de enfriamiento y lavado de equipos y pisos.

Los principios contaminantes de la industria alimenticia, en orden importancia, son: DBO5, coliformes totales y fecales, DQO, sólidos suspendidos totales y grasas y aceites.

De acuerdo con los índices específicos obtenidos. La planta industrial de la industria alimenticia requiere un abastecimiento anual de 214 millones de metros cúbicos, de los cuales el 33% corresponde a lácteos, el 29% a conservas alimenticias, el 18% a panadería, el 11% a molienda de cereales, el 3% a aceites y grasas comestibles, el 1% a cárnicos y el 1% a confitería y chocolate. La industria demanda para su operación un volumen anual de 435 millones de metros cúbicos, equivalente a dotar de agua a una población de 6 millones de habitantes (200 litros diarios por persona) durante un año, y descarga 185 millones de metros cúbicos de aguas residuales, generando anualmente 200 mil toneladas de DBO5, 151 mil toneladas de sólidos suspendidos totales y 26 mil toneladas de grasas y aceites.

http://www.heraldo.mx/images/cuando%20el%20agua%20.jpg  

 

 

 

 

 

Demanda de agua de la industria alimenticia en México. Fuentes: indicadores industriales en el uso del agua. Industria alimenticia. CONAGUA, México IMTA, 2001.

Paradójicamente, los sistemas utilizados para la producción de alimentos, son a su vez un factor de contaminación, en el caso del riego de la fuente del agua (superficial o subterránea), de su forma de almacenamiento, de los sistemas de transporte y distribución, y de los métodos de entrega o aplicación en el campo.

Los potenciales impactos ambientales negativos de la mayoría de los grandes proyectos de riego incluyen la saturación y salinización de los suelos; la mayor incidencia de las enfermedades trasmitidas o relacionadas con el agua, el reasentamiento o cambios en los estilos de vida de las poblaciones locales, el aumento en la cantidad de plagas y enfermedades agrícolas, debido a la eliminación de la mortandad que ocurre durante la temporada seca; y la creación de un microclima más húmedo. La expansión e intensificación de la agricultura que facilita el riesgo, puede causar mayor erosión; contaminar el agua superficial y subterránea con los biocidas agrícolas; reducir la calidad del agua; y aumentar los niveles de alimentos en el agua de riego y drenaje, produciendo el florecimiento de las algas, la proliferación de las malezas acuáticas y la eutrofización (abundancia anormal nutrientes) de los canales de riego y vías acuáticas, aguas abajo. Así, se requieren mayores cantidades de productos químicos agrícolas para controlar el creciente número de plagas y enfermedades de los cultivos.

Los grandes proyectos de riego que represan y desvían las aguas de los ríos, tienen el potencial de causar importantes trastornos ambientales como resultado de los cambios en la hidrología y limnología de las cuencas de los ríos.

El deterioro en la calidad del agua, debido a un proyecto de riego, puede volverla inservible para los otros usuarios, perjudicar las especies acuáticas, y, debido a su alto contenido de alimentos, provocar el crecimiento de malezas acuáticas que obstruirán las vías fluviales, con consecuencias ambientales para la salud y la navegación.

Los impactos positivos obvios del riego provienen de la mayor producción de alimentos. Además, la concentración e intensificación de la producción en un área más pequeña puede proteger los bosques y tierras silvestres, para que no se conviertan en terrenos agrícolas. Se puede reducir la erosión de los suelos y los proyectos de riego pueden moderar las inundaciones, aguas abajo.

Por su parte, la industria alimenticia es una importante fuente de contaminación. Debido a la cantidad de las aguas residuales. Se estima que en México, se descargan 185 millones de metros cúbicos de aguas residuales al año, esto implica la generación de 202 mil toneladas de DBO5 anuales. Los sistemas de tratamiento empleados para reducir los niveles de contaminación de sus descargas son los sistemas anaerobios seguidos de un sistema de lodos activados y cloración.

Las características principales de la carga contaminante son: alto contenido de materia orgánica, en especial fermentados, azúcares, féculas y carbohidratos, éstos como materiales de desperdicio originados del producto bruto o en procesos de cocimiento. Por otra parte, también se originan industrias alimenticias muestran características altas en DBO5, DQO, SST, coliformes totales y fecales, con variaciones entre sus niveles dependiendo de la clase específica a la que pertenece la industria.

En nuestro país, por el número de empresas que existen, su importancia económica y mayor contribución a la contaminación de aguas, los grupos predominantes son las industrias de productos lácteos y la de conservas alimenticias.

Como podrán constatar esta es una panorámica del consumo y contaminación del agua que se genera para que cada uno de nosotros pueda alimentarse, es importante señalar que no se consideran los alimentos importados, o sea que nuestro consumo de agua es mayor que el que aquí se muestra (agua virtual importada). Los volúmenes que aquí se exponen deben ser referentes para implementar políticas y estrategias para que en México y en Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com <mailto: saalflo@yahoo.com>

http://www.heraldo.mx/columnas/agua/3945-consumo-y-contaminacion-del-agua-en-la-industria-alimenticia-en-mexico.html

Leave a reply