Contra la depredación ambiental

Opinión de
  (Saúl Arellano)


Contra la depredación ambiental

     

Saúl Arellano | Opinión | Fecha: 2013-04-14 | Hora de creación: 02:48:16 | Ultima modificación: 02:48:16

Rescato un conjunto de datos emitidos por el INEGI, en su boletín 121/13, fechado el día 9 de abril de este año:

Sólo 78% de los municipios del país cuentan con servicios de alcantarillado. De ellos, únicamente el 37% da “algún tipo de tratamiento” a sus aguas residuales.

77% de las tomas de agua en operación en el país, tienen como fuente original a un pozo; de éstos, en el 53% de los casos no hay medidores en operación que permitan determinar las cantidades de agua que se extraen.

Se han identificado en el país al menos 2,354 sitios de descargas de aguas residuales sin ningún tipo de tratamiento; poco más de la mitad, es decir, el 54%, son descargas a ríos o arroyos.

Jalisco, el Estado de México, Michoacán, Chiapas y Veracruz, concentran prácticamente la mitad de los sitios de descarga de aguas residuales sin tratamiento; esto significa que sólo en estas cinco entidades se concentra el 49% del total de sitios de descarga sin tratamiento alguno.

Únicamente el 67% de los municipios del país factura por el servicio de agua potable que presta; de éstos, en dos de cada tres casos se cobran cuotas fijas, sin considerar la cantidad que se consume por vivienda.

Hay un 7% de los municipios del país que no cuenta con servicios de recolección de residuos sólidos. Sin embargo, entre el 93% que sí recolecta basura, únicamente el 6% da tratamiento “al menos a una parte” de los residuos que se recolectan.

En 50 municipios y delegaciones se concentra la tercera parte de la recolección nacional de basura; de hecho, las delegaciones de Iztapalapa, Cuauhtémoc y Gustavo A. Madero, se concentra el 10% de la generación total de basura a nivel nacional.

En México hay 1,882 sitios de disposición final de residuos sólidos. De ellos, el 13% están catalogados como “rellenos sanitarios”, mientras que el 87% son prácticamente tiraderos a cielo abierto, sin ningún tipo de dispositivo de captación de gases de efecto invernadero, ni para evitar la filtración de lixiviados al suelo.

El promedio nacional per capita diario de recolección de basura es de .759 gramos; sin embargo, los contrastes son abismales. Mientras que en  Guerrero la recolección diaria es de .300 gramos, en el Distrito Federal el promedio diario es de casi dos kilos por persona.

El consumo de agua embotellada en México es uno de los más altos del mundo; 73% de los más de 29 millones de hogares que hay en el país, consumen agua “de garrafón” o de botella, mientras que únicamente el 16% toma directamente agua de la llave.

Únicamente el 68% de las personas que tienen entre 18 y 65 años cuentan con alguna información sobre el cambio climático y sus consecuencias, tales como el calentamiento global y la modificación de los patrones del clima.

Hasta aquí los datos; los cuales bastan para dimensionar la magnitud del reto que enfrenta la presente administración, y en particular Juan José Guerra Abud, el titular de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), quien, como primera gran tarea, deberá conducir la construcción del nuevo programa sectorial en la materia, y sobre todo, garantizar su efectiva aplicación en los próximos seis años.

En segundo término, deberá impulsar el fortalecimiento del marco jurídico e institucional a fin de hacer frente a los problemas señalados, pero también a otros no mencionados aquí, como la deforestación en regiones estratégicas; la contaminación y sobre explotación de los mantos y cuerpos de agua; la pérdida de capacidades de vida en ríos como el Lerma, o el Usumacinta; y la crisis por la que atraviesa la mayoría de los humedales.

Asimismo, se deberá avanzar en el fortalecimiento de la Profepa, y al mismo tiempo, generar mecanismos de cooperación y coordinación con las dependencias del sector energía, con el propósito de situar a la vanguardia a nuestro país en lo que a generación de energías renovables se trata.

El otro gran reto que enfrentará la Semarnat, se encuentra en impulsar nuevos mecanismos de coordinación y concertación con los estados de la República y el Distrito Federal, pero también con los gobiernos municipales en materia de áreas protegidas, uso y conservación del suelo, y en medio de ello, los temas transversales que alcanzan a la nueva Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, encabezada por Jorge Carlos Ramírez Marín.

Contar con una política, sustentada en lo que Julia Carabias ha denominado “una nueva generación de servicios ambientales”, exige de un cambio cultural mayor, comenzando por el sector público, pero también por la sociedad en su conjunto, por lo que las tareas de difusión, capacitación y concienciación deberán tener un papel central en los años por venir.

Finalmente, debe considerarse que el derecho constitucional a un medio ambiente sano, implica un nuevo curso de desarrollo para el país, es decir, reconstruir la forma en cómo concebimos a la naturaleza y cómo nos concebimos dentro de ella, con el propósito de aprovechar los recursos de manera sustentable, y más aun, cómo podemos darle un nuevo respiro a la madre tierra, que es como la concebían, por ejemplo, nuestros pueblos originarios.

sarellano@ceidas.org

http://www.cronica.com.mx/notas/2013/744901.html

Leave a reply