Contribución al sector hídrico

Contribución al sector hídrico

Iván Restrepo

 

Gracias al boletín de prensa emitido por la Comisión Nacional del Agua (Conagua) se supo que el titular de dicho organismo, el ingeniero José Luis Luege, fue distinguido con el Premio George Warren Fuller, que cada año otorga en Washington la American Water Works Association (AWWA) a varias personalidades. La AWWA fue fundada en 1881 y de ella forman parte profesionistas de Estados Unidos y otros países latinoamericanos. En el boletín de la Conagua se asienta que el galardón al funcionario se concedió teniendo en cuenta su muy destacada contribución al sector hídrico, su reconocido liderazgo en la transformación del marco institucional que rige al sector agua y su acertada visión de largo plazo en las estrategias que se implementan en México, a fin de que la población tenga mejores servicios de agua, impactando con ello en su calidad de vida. Y que el premio es una muestra de que el trabajo dirigido por José Luis Luege va por el camino adecuado, pues los proyectos que desarrolla tienen esa visión integral y de largo plazo que se requiere en México y todo el mundo para que la población tenga agua en cantidad y calidad adecuadas, y con ello mejorar su calidad de vida e incrementar sus oportunidades de desarrollo. Se olvidaron en cambio mencionar que Warren Fuller (1868-1934) hizo en su país importantes aportaciones en el campo del saneamiento del agua. Por su parte, empresas contratistas beneficiadas con contratos gubernamentales, así como las que proveen de materiales y servicios para obras hidráulicas, publicaron desplegados en los que felicitan a don José Luis y recuerdan sus méritos burocráticos.

Este reconocimiento ha servido para destapar al ingeniero como uno de los más viables candidatos del Partido Acción Nacional (PAN) a gobernar la ciudad de México en el sexenio 2012-2018. El otro nombre que se menciona es el de la diputada Mariana Gómez del Campo, con mucho peso dentro de ese partido por ser prima de la señora Margarita Zavala. Como el ingeniero, ella también fue dirigente del PAN en el Distrito Federal. Pero mientras la diputada todavía no declara públicamente su intención de lograr esa postulación, no es un secreto el deseo del ingeniero Luege de derrotar en las urnas al partido que ha logrado importantes conquistas sociales y cívicas para la ciudad. Y nada mejor que darse a conocer a través de la Conagua entre la población de la capital del país, áreas aledañas y el resto de México. Lo ha hecho especialmente ofreciendo crudos diagnósticos sobre la grave situación de los recursos hídricos y lanzando una Agenda 2030 para resolverla. Igualmente criticando a las actuales autoridades del Distrito Federal en cuanto al manejo, uso y conservación del vital líquido. Esas críticas han menguado los últimos meses, posiblemente por estar Luege demasiado ocupado en atender los problemas que pesarán a la hora en que el PAN elija su candidato a gobernar la ciudad más importante del país.

El cambiar su actitud rijosa por una conciliadora quizá también se deba a que, finalmente, entendió que una política racional sobre el agua exige la coordinación efectiva de todas las instancias oficiales, comenzando por la que está a su cargo, máxima en asuntos del agua, y por los gobiernos de los estados de México, Hidalgo y Morelos, así como el Distrito Federal, que contribuyen a formar la metrópoli más grande de América. De igual manera, porque las inundaciones en colonias y poblaciones acompañan a los gobiernos del cambio desde su inicio con miles de damnificados y cuantiosas pérdidas materiales. En el sexenio actual, destacan las padecidas en Chalco y áreas vecinas hasta en tiempo de secas, o en Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas. Esto, pese a las reiteradas promesas de los funcionarios, comenzando por el licenciado Calderón, de que, gracias a las obras emprendidas allí, nunca más serían víctimas del agua. Algo que también se ha ofrecido sin éxito en otras partes, como Tabasco y Veracruz. En fin, pronto sabremos si el futuro electoral del ingeniero no se lo lleva el agua desbordada de algún río o la de un huracán de apoyos a la diputada Gómez del Campo y originado en Los Pinos.

Leave a reply