Cooperación por el agua

Cooperación por el agua

Jorge Antonio Lechuga Andrade (*)

Jueves, 21 de marzo de 2013 – 3:00 am En: Editoriales

Mañana, 22 de marzo, se celebra el Día Mundial del Agua. La Organización de las Naciones Unidas, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y otras organizaciones internacionales se han concentrado en trabajar en la cooperación esfera del agua, para que todo el mundo tenga acceso a ese recurso.

El agua dulce es el denominador común de los desafíos más abordados hoy día, como salud, alimentos o energía. Sin embargo, la gestión del recurso limitado es con frecuencia deficiente y afronta presiones de todo tipo.

  ¿Qué se puede hacer para que haya una mayor cooperación ante estos retos y asegurar un derecho humano, como es el acceso al agua dulce?

Para progresar en esta tarea de vital importancia, la ONU-Agua ha designado a la Unesco para dirigir el Año Internacional de las Naciones Unidas para la Cooperación en la Esfera del Agua (2013). Las celebraciones se iniciaron el 11 de febrero en la sede de la Unesco en París.
El agua dulce fluye libremente y no conoce fronteras. Por ejemplo, el mundo cuenta con 276 cuencas fluviales con al menos un afluente que atraviesa alguna frontera; las comunidades que comparten estas fuentes de agua pueden tener necesidades que compiten entre sí, exigiendo a los actores tradicionales de la gestión del agua: científicos, gobiernos y políticos, trabajar juntos y en asociación con organizaciones externas, tales como representantes de pueblos indígenas, mujeres, líderes vecinales y la sociedad civil en general.

El objetivo del Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua es conseguir movilizar a la gente por una causa común: el agua dulce, dentro de la diversidad de puntos de vista de cada parte implicada. Al elegir la cooperación y no la competición, podemos hacer del agua dulce un instrumento de paz.

La cooperación en la esfera del agua es crucial para la seguridad, la lucha contra la pobreza, la justicia social y la igualdad de género. La buena gestión y la cooperación entre los diferentes grupos de usuarios promueven el acceso al agua y la lucha contra la escasez, y contribuyen con la equidad de acceso al agua.

También permiten el uso más eficiente y sostenible de los recursos hídricos y se traducen en beneficios mutuos y mejores condiciones de vida. Esto es fundamental para la protección del medio ambiente y puede contribuir a superar tensiones culturales, políticas, sociales y establecer la confianza entre las personas, las comunidades, las regiones y países.

La Asamblea General de las Naciones Unidas, en su resolución A/RES/65/154, declaró el año 2013 como el Año Internacional de Cooperación en la Esfera del Agua.

Esta cooperación propone compartir información científica, gestionar acuíferos subterráneos compartidos entre países, apoyo para las localidades rurales.

Informes de la ONU presentan datos de desigualdad para el acceso al agua potable en el mundo; 94% en áreas urbanas y 76% en áreas rurales; el 71% de la colecta de agua recae en mujeres y niñas en el África Subsahariana; solamente el 6% de los cargos ministeriales relacionados con el medio ambiente y los recursos hídricos naturales están ocupados por mujeres.

La escasez de agua potable se ve amenazada con el crecimiento poblacional, el incremento en el consumo de agua para usos agrícolas, 60% de incremento en la demanda de energía hidroeléctrica y renovable; es preciso tener conciencia de cooperativismo.

Existen 450 acuerdos firmados para apoyar la gestión hídrica entre 1820 y 2007; hay cerca de 90 acuerdos para mejorar la gestión de las cuencas fluviales en África, pero el 60% de estas cuencas internacionales no tiene un programa de gestión cooperativa.

En una entrevista, Irina Bokova, directora general de la Unesco, recalcó que “el agua actúa como elemento unificador” y tiene mucho que ver con la educación, la ciencia y la cultura. La ONU designó a la Unesco como la agencia líder para promover a 2013 como Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua.

Recordemos que el agua es un recurso finito; los que padecen severos problemas ya tienen una conciencia de cooperación; los que no han tenido este problema deben concientizarse y, con mentalidad proactiva, planear estrategias orientadas a la conservación y el cuidado del vital recurso.— Mérida, Yucatán.

jorge.lechuga@uady.mx
—————
*) Profesor e investigador de la Uady

http://yucatan.com.mx/editoriales/cooperacion-por-el-agua

Leave a reply