Crece el desabasto de agua por la desaparición de los glaciares

Crece el desabasto de agua por la desaparición de los glaciares

La Jornada, sociedad y justicia/ 28 Septiembre, 2011
Angélica Enciso L.

Porto de Galinhas, Brasil., 27 de septiembre. Glaciares de Bolivia han desaparecido, en Perú algunos han perdido 60 por ciento de su superficie y en los Himalayas van en aumento los desastres que ocasiona su paulatino derretimiento. Se estima que mil 300 millones de personas en el mundo dependen del agua que proviene de esa fuente.

Esos glaciares aportan agua a ríos como el Ganges, Indus y Amarillo, así como a varias cuencas que abastecen del recurso a millones de personas. En los años recientes el desabasto del líquido comienza a afectar a esas poblaciones por el derretimiento de la capa de hielo, causada por el calentamiento global.

El aumento de las temperaturas se ha extendido en las grandes montañas y los conflictos por el uso del agua comienzan a escalar, sostuvo Marco Rondón, del Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (IDRC, por sus siglas en inglés) en la mesa El derretimiento de los glaciares y medios de vida en los Andes y los Himalayas, en el contexto del décimo cuarto Congreso Mundial del Agua. Esto ha llevado a competir por el uso del líquido que se genera en los glaciares, al punto que ya hay actividades productivas afectadas. Entre las regiones clave están Los Andes y los Himalayas, donde estas capas de hielo han comenzado a mermar, explicó.

El glaciar Chacaltaya, que se podía ver desde La Paz, Bolivia, en 1940, tenía una extensión de 22 kilómetros, pero en 2011 desapareció, mencionó Paula Pacheco, coordinadora de cambio climático de la organización Agua sustentable, con sede en la capital boliviana.

La especialista, quien estudia el glaciar Illimani –cuenca ubicada a 66 kilómetros de La Paz, donde las principales actividades económicas son la agricultura y la ganadería– precisó que durante 46 años perdió 21.3 por ciento de su superficie.

En este momento, la disponibilidad de agua es suficiente para el agro, pero no se usa de manera eficaz, y las poblaciones que están debajo de la cuenca no tienen suficiente líquido. Los pobladores han dado testimonio de que han observado aumento en la temperatura y cambios en las lluvias.

El glaciar Atapayana, que forma parte de la cordillera de los Andes, ha perdido 60 por ciento de su superficie sin que se haya determinado la afectación en volumen. La comparación entre imágenes es reveladora.

Las consecuencias son daños al turismo y al abastecimiento de agua potable de la ciudad de Huancayo, que depende de este glaciar para obtener el líquido, señaló Alejandra Martínez, investigadora del Instituto de Geofísica de Perú, con sede en Lima.

En la región de Mantaro, donde se localiza este glaciar, 65 por ciento de la población depende de la agricultura; allí existen alrededor de 200 variedades de papa. Los escenarios para esta región indican que la temperatura aumentará en 1.3 grados centígrados y la lluvia decrecerá en 19 por ciento.

Los Himalayas han disparado alertas el cambio climático, advirtió David Molden, director del Centro internacional para la investigación integrada en las montañas (Icimod). El Hindu Kush Himalaya, la reserva más grande de nieve fuera de los polos, con una extensión de 60 mil kilómetros cuadrados, es conocida como el tercer polo.

Se trata de un punto vital ante el cambio climático, es un lugar de biodiversidad cultural muy grande, una línea que divide el sur de Asia y la planicie del Tibet, fuente de agua para mucha gente. Y se extiende sobre 10 acuíferos de la región. En esta zona, la mitad de los 210 millones de sus pobladores son pobres.

Allí se encuentra el glaciar Imja, que en 1956, de acuerdo con fotografías de la época que el experto presentó, estaba cubierto de nieve y en 2006 ya se veía como un lago. En esta región existe el riesgo de que haya un quiebre; tan sólo en Nepal hay 10 que están por ocurrir, mencionó.

El derretimiento de la nieve puede llevar a situaciones tensas entre los países de la región (China, India y Paquistán) y aún no hay certeza suficiente para decir cuales serán los impactos.

En Nepal, entre China e India, el cambio en los glaciares está cambiando la cadena de nieve, lo que afecta la hidrología, indicó Ajaya Dixit, director del Instituto para Transición Medio Ambiente y Social, quien recordó que hace dos años en un estudio se hablaba de un escenario donde la temperatura se elevaría.

Leave a reply