Crónica: ‘Queremos agua… para tomar’

Crónica: ‘Queremos agua… para tomar’

Hacen fila poder ser levantados y llevados a los albergues. Foto: Ignacio Carvajal.

Visita presidente Felipe Calderón, entre gritos de ayuda, la zona devastada de Veracruz por el huracán ‘Karl’.

Publicado: Martes, 21 de Septiembre del 2010, a las 03:03 hrs.

Por: Ignacio Carvajal    Corresponsal

Veracruz, Ver.

Reducir/Ampliar

Desde hace tres días, la atmósfera del puerto de Veracruz huele a muerte y desgracia. Por lo menos unas 35 mil personas que habitaban los fraccionamientos de la zona de Medellín de Bravo, Boca del Río y Veracruz fueron evacuados de sus viviendas y llevados a los albergues ante el peligro de la inundación.

 “Queremos salvarnos de morir”, dicen la mayoría de los habitantes de Puente Moreno, el punto más peligroso, que claman por la ayuda de los cuerpos de rescate de gobierno del estado y de la Marina.

A marchas forzadas, 34 lanchas, siete helicópteros y camiones de volteo llevan más de 24 horas trabajando en la zona.

A pesar de que la gente no quería salirse, al ver la magnitud de la inundación, que en algunos puntos cubre el techo de las viviendas, suplican ser rescatados.

Filas de humanos en desgracia, de aproximadamente 100 metros de largo, se forman en los puntos donde las aeronaves y lanchas realizan las maniobras de salvamento.

En un cálculo algo conservador, podría decirse que en Puente Moreno se perdieron unos 200 coches, la mayor parte de modelos recientes. La zona parece un cementerio de automotores.

Las personas que quedan están a la expectativa de que salgan cuerpos humanos, “de que los hay los hay, debe de haber, si mucha gente no ha sido encontrada. Las han buscado en los albergues y no aparecen, a lo mejor dentro de unos dos días salgan”, dice uno de los lancheros.

Los habitantes de Puente Moreno que no quisieron salir anoche por la inundación, y prefirieron quedarse a cuidar sus cosas, hacen fila en tres puntos para ser levantados por los helicópteros que los llevan al aeropuerto “Heriberto Jara Corona”.

Cargan mochilas, bolsas de mandado, de los candidatos de las últimas campañas políticas, descalzos, vistiendo a penas lo necesario. Los rostros de las hileras no dejan ver el optimismo en ningún lado, son largos, ceñudos y ojerosos.

Cada cinco segundos se escucha el timbre de un teléfono celular, el sonar de un mensaje de texto, el vibrar de un Blackberry hasta  Iphone´s.

En los supermercados que aún operan, el precio de las cosas ha incrementado hasta en 10 pesos. La Profeco ya anunció sanciones para tres negocios que fueron sorprendidos tratando de lucran con la desgracia de los porteños.

Cabe resaltar que algunas personas no se han querido salir de sus casas ya que los ladrones andan desatados. Los actos de rapiña están a la orden del día y los pequeños Oxxos son víctima de los damnificados hambrientos y de vivales que los saquean.

/amc

http://www.tabascohoy.com/noticia.php?id_nota=199212

Leave a reply