Cruzada por el agua

Cruzada por el agua

02/04/2013

Terminó la Semana Santa, época de vacaciones para una gran cantidad de ciudadanos de esta enorme metrópoli, y como ya se está haciendo costumbre, época de recorte de agua.

La escasez antes era una eventualidad pero se convirtió en noticia diaria, y no falta la oportunidad en que no se advierta del peligro real que enfrenta la ciudad.

Uno no quisiera hacer leña del árbol caído, pero la guerra que desataron las administraciones panistas contra la Ciudad de México, llevó consigo el chantaje del agua, cuyo tema fue convertido en un instrumento político que de nada le sirvió a José Luis Luege para sus aspiraciones, cualesquiera que hayan sido. Eso sí: fue una enorme irresponsabilidad.

La disputa política se tradujo en una limitada inversión ante los problemas urgentes para garantizar el futuro de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México. El pasado gobierno federal nunca asumió que esta región del país, cada año que pasa se vuelve más vulnerable ante las veleidades del clima y frente al crecimiento urbano desmesurado.

Ahora hay que corregir el camino: desde hace décadas, los expertos han predicado en el desierto, han recomendado técnicas para aprovechar el agua pluvial, para reciclarla, infiltrar los mantos freáticos, reparar las tuberías dañadas, construir una cultura de agua entre los ciudadanos, diseñar una política única entre la Ciudad de México y sus vecinos, pero los esfuerzos han sido muy limitados.

La emergencia ya está aquí, Conagua ya anunció que disminuirá el caudal de agua en un 10 por ciento para este año, y la noticia que dio el Jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera, de cavar 2 mil metros de profundidad para extraer agua, ha sido duramente criticada.

En este año, evidentemente se va a agudizar la crisis en todas las colonias de nuestra ciudad capital. Ya no sólo es Iztapalapa o la zona alta de Tlalpan, ya son las colonias que jamás pensaron que tendrían que esperar a que una pipa les surtiera el agua.

Cada vez son más fuertes los reclamos contra la autoridad inmediata que son las delegaciones, a las que se les acusa de todo, y la ciudadanía jamás entenderá que nunca podrá suplirse toda la necesidad con las pipas de que se dispone.

Mi humilde opinión es que el Gobierno de la Ciudad de México tiene una oportunidad muy valiosa de ponerse a la vanguardia en la lucha por el agua, diseñar un plan de largo plazo que se inicie ahora para orientar los esfuerzos que sacien la sed de los millones de habitantes de esta zona.

Es el momento de revolucionar las acciones, que participen los expertos, los legisladores, las autoridades, pero sobre todo, los ciudadanos.

A los habitantes, el gobierno los necesita de su lado, haciendo un esfuerzo conjunto, de lo contrario, deberá enfrentar manifestaciones, bloqueos y presión de muchos actores políticos que querrán abanderar el genuino reclamo.

http://www.elzocalodf.com.mx/columna-insurgente/cruzada-agua

Leave a reply