Cuidar el agua, compromiso de todos

ESTHELA DAMIÁN PERALTA

Cuidar el agua, compromiso de todos

El cuidado del agua es un tema que nos compromete a todos, un asunto cuya atención debe ir más allá de los discursos, hacia letra escrita, a leyes que vayan encaminadas a proteger este recurso natural en el Valle de México.

Debemos atender los llamados de alerta, como el que recientemente hizo el Banco Mundial al advertir que, si no hay políticas públicas que busquen proteger el líquido, en 20 años será una realidad el desabasto en el Distrito Federal y la zona metropolitana.

Hoy día, quienes ocupamos un puesto de elección popular debemos preocuparnos y ocuparnos de este tema, buscar las herramientas que permitan dotar de más facultades a las instancias encargadas de controlar este recurso natural, llámese Comisión Nacional del Agua o Sistema de Aguas de la Ciudad de México.

Es en este marco que legisladores locales y federales nos hemos propuesto impulsar una ley para que todos los recursos que se recauden por concepto de agua potable se canalicen a dotar de infraestructura que permita subsanar los problemas de fugas de agua en el Valle de México, pero también a establecer un nuevo modelo de política pública, donde aquellos que hagan mal uso del agua paguen el valor real de este recurso.

En la Cámara de Diputados se abrió el debate sobre este tema durante el foro Sustentabilidad del agua en el Valle de México, en el que expertos y académicos del país concluyeron que se debe avanzar hacia un plan emergente que garantice el cuidado del recurso natural en la Zona Metropolitana del Valle de México.

En consecuencia, solicitamos a Enrique Peña Nieto incluir este tema en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, con el objetivo de concretar en papel y a corto plazo mejorar el uso y aprovechamiento del agua. Hace apenas unos días, la propuesta fue entregada de manera directa en la residencia oficial de Los Pinos.

En el proyecto, planteamos aprovechar las aguas pluviales de la cuenca por medio de construir pozos de absorción y cosecha de agua construir más plantas de tratamiento, promover la protección de zonas de conservación y de recarga de acuíferos y sustituir la red de distribución de agua –pues las redes son obsoletas y carecen de mantenimiento adecuado, además de que 40 por ciento del líquido se pierde por fugas–, fomentar programas de almacenamiento familiar de agua pluvial, incentivar fiscalmente el uso de tecnologías ahorradoras y homologar los sistemas tarifarios en toda la Zona Metropolitana del Valle de México a partir de un criterio redistributivo: que pague más quien más consume, que pague más quien más recursos posee.

Ésta es nuestra propuesta que ya se encuentra en el tintero en espera de convertirla en letra escrita. El documento se trabajó de manera conjunta entre la Cámara de Diputados y la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

Si hay voluntad política se podrá encontrar entre todos los actores involucrados una respuesta a estos temas que en suma son prioritarios para el país.

En este contexto, en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal se ha dado un primer paso para cuidar el agua, al anunciar que se promoverá el endurecimiento de las penas para quienes desperdicien el líquido en la capital del país.

Actualmente, en la ciudad de México, de acuerdo con la fracción VIII del artículo 26 de la Ley de Cultura Cívica del Distrito Federal, se establece una sanción por desperdiciar el agua que va de una multa de 21 a 30 días de salario mínimo o arresto de 25 a 36 horas.

Ahí la ALDF puede dictar un precedente, pues al establecer sanciones más severas se puede llamar a la población para que tome conciencia de este recurso natural que todos debemos cuidar. Sobre todo porque se espera que en los próximos meses en nuestro país la sequía vaya en aumento.

http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2013/03/28/index.php?section=opinion&article=002a1soc

 

Leave a reply