Declaración de algunos miembros de la sociedad civil mexicana en la Cumbre Mundial de los pueblos de Cochabamba

Declaración de algunos miembros de la sociedad civil mexicana para la construcción de un diálogo plural, de ciudadanos,  pueblos y gobiernos, sobre cambio climático en la Cumbre Mundial de los pueblos de Cochabamba[1]

 

Cochabamba, 21 de abril del 2010.

 

A los representantes de medios de difusión; a las personas que escuchen este mensaje, adonde quiera que llegue:

 

La atención al cambio climático y sus efectos por todo el planeta se ha convertido en una necesidad imperante para la humanidad. Es evidente que los grandes impactos económicos, ambientales y sociales que ya produce, podrán multiplicarse muy pronto en número e intensidad, y en más lugares, si el problema no es atendido de manera inmediata.

 

 

 

Dicha atención debe darse de manera global, entre todos los pueblos y países del mundo, tomando en cuenta las responsabilidades comunes pero diferenciadas que se tienen frente al problema. La respuesta tendrá que ser integral y basada en criterios de justicia, equidad y responsabilidad con nuestro planeta, la Madre Tierra, como muchos pueblos la nombran, considerando los diferentes niveles de acción que incluyen a gobiernos, ciudadanía, pueblos con identidades propias y las diversas comunidades existentes al interior de los países. Nuestro reto es atender el problema común con una visión transversal, que involucre a todos los sectores y dimensiones de la vida social, económica y política.

 

Considerando los limitados resultados de los procesos internacionales que se han desarrollado para atender el cambio climático, como los obtenidos en el seno de la Organización de Naciones Unidas, y asumiendo que nuestro país, México, será sede de la siguiente Conferencia de las Partes (COP-16) de la ONU, diversos miembros de la sociedad civil mexicana hemos iniciado un proceso de construcción de diálogo con miras al fortalecimiento y ampliación de la presencia de las acciones ciudadanas en lo nacional e internacional, frente al problema.

 

Reconocemos que la Cumbre de Cochabamba, a la que aportamos nuestro testimonio, representa un momento clave para ampliar el diálogo entre muchos actores de todo el mundo, y la visión sobre las implicaciones del cambio climático, para enriquecer los puntos de vista y consensos sobre acciones posibles y necesarias, a fin de evaluar, reforzar y complementar las medidas, estrategias, acciones, programas y planes existentes para enfrentar el cambio climático mediante la participación amplia y democrática de los grupos sociales y civiles en este evento. Por ello y en el marco de esta Cumbre de la Madre Tierra, las organizaciones que suscribimos el presente comunicado, expresamos lo siguiente:

 

Las estrategias para enfrentar el cambio climático deben instrumentarse y llevarse a ejecución respetando el multilateralismo, tanto en el proceso de negociación de la Organización de Naciones Unidas, como en otros escenarios. El proceso debe incluir condiciones apropiadas de tiempo, libre acceso a la información, y modalidades democráticas de deliberación para favorecer auténticamente la participación de la sociedad mediante sus diversas organizaciones, sin exclusiones de ninguna índole.

Para la preparación de la siguiente conferencia de las partes (COP-16) tanto el gobierno mexicano, como anfitrión, como los responsables del sistema multilateral de la ONU, deben garantizar la participación indiscriminada, transparente y abierta de todos los países, pueblos y actores de la sociedad civil, así como de académicos, organizaciones sociales y comunitarias cuyas aportaciones son indispensables para la atención del problema. La participación de la sociedad civil en las conferencias y cumbres de las Naciones Unidas es un derecho y una práctica ganada que debe mantenerse y respetarse.

Recientemente, voceros oficiales mexicanos han anunciado que la participación numérica en la COP-16 será reducida a la mitad de los participantes registrados en Copenhague. Esto resulta preocupante, dada una recurrente cerrazón de nuestro gobierno para no compartir con la ciudadanía los actos públicos relevantes, que frecuentemente va asociada a expresiones de represión a la ciudadanía, lo cual ha caracterizado varios de los actos que organiza el presente régimen de gobierno mexicano.

 

El gobierno mexicano ha declarado recientemente, en ámbitos internacionales, que está dispuesto a jugar un rol de facilitador del diálogo y de promotor de nuevos mecanismos que permitan allanar el camino para que pueda llegarse a un acuerdo sólido en materia de cambio climático. Para ello, debe tener una actitud congruente, promoviendo internamente espacios amplios y democráticos de discusión sobre el tema de cambio climático, considerando las estrategias, retos y oportunidades que se tienen para combatir el problema, y evitar el hermetismo y las prácticas excluyentes que no promuevan un diálogo en miras a la construcción de una agenda nacional en la materia.

Hemos venido a esta Cumbre de Cochabamba agradeciendo el espíritu de apertura al diálogo plural que comprende. Como representantes de algunas organizaciones civiles mexicanas interesadas en la construcción de un espacio de diálogo, búsqueda de consensos y acción común frente al cambio climático, rumbo a la COP-16 y preocupados por las acciones que se emprenderán posteriormente.

 

Celebramos la amplia participación popular, social y civil que se conjunta en esta Cumbre de la Madre Tierra; ofrecemos nuestro ánimo y nuestras capacidades para aportar lo posible en esta ocasión y explorar la coordinación con quienes tengan también el ánimo del diálogo, como base para posibles acciones conjuntas, nacionales e internacionales, orientadas a acrecentar la capacidad conjunta y la fuerza de la sociedad en la búsqueda de soluciones ante los graves riesgos que implica el cambio climático para todos las ciudadanos y ciudadanas del mundo, porque esta ya no es sólo una tarea de los gobiernos, sino de toda la ciudadanía.

 

 

Alianza Mexicana por la Autodeterminación de los Pueblos (AMAP)

Asistencia Legal por los Derechos Humanos, A.C. (ASILEGAL)

Centro Mexicano de Derecho Ambiental, A.C. (CEMDA)

Centro de Derechos Humanos “Miguel Agustín Pro Juárez, A.C.”

Centro de Derechos Humanos “Fray Francisco de Vitoria, O.P.”, A.C.

Centro de Servicios Municipales “Heriberto Jara, A.C.” (CESEM)

Centro Operacional de Vivienda y Poblamiento, A.C. (COPEVI)

Coalición de Organizaciones Mexicanas por el Derecho al Agua.

Colectivo Radar

Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa La Parota (CECOP)

Consumidores Responsables C3

 

Cooperativa por un Ambiente Biodiverso y Sustentable (CAMBIOS) SC de RL

Desarrollo, Educación y Cultura Autogestionarios, Equipo Pueblo

Enlace Rural Regional, A.C. (ERRAC)

ETICA 2000, S.A. de C.V. (ETICA)

Food First Information and Action Network- México (FIAN-México)

Greenpeace, México

Grupo de Estudios Ambientales, AC

Guardianes de los Volcanes, A.C.

Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario, A.C. (IMDEC)

Movimiento Mexicano de Afectados por las Presas y en Defensa de los Ríos (MAPDER)

Otros Mundos, A.C.

Presencia Ciudadana, AC

Red de Género y Medio Ambiente (REGEMA)

Red Mexicana de Acción frente al Libre Comercio (RMALC)

Sakbe Comunicación Ambiental

Unión Popular Revolucionaria Emiliano Zapata (UPREZ)

 

 

[1] Hemos conjuntado nuestras voces para firmar este comunicado diversas organizaciones que a lo largo del 2010 hemos participado en un diálogo amplio para discutir, intercambiar información y explorar posibles sinergias en torno a la temática del cambio climático.

 

 

 

Leave a reply