Déficit y baja calidad de agua en Saltillo

Déficit y baja calidad de agua en Saltillo

Jesús Castro y César Gaytán

19-Julio-2010

El alto contenido de sales está colapsando las tuberías de la Ciudad. Es obligación de las autoridades prevenir y dar mantenimiento.

Los pozos que abastecen la ciudad presentan un déficit de 21 millones de metros cúbicos de agua al año. Se extrae más agua de la que se recarga.

Los acuíferos que corresponden al área de Saltillo son Saltillo-Ramos Arizpe y Saltillo-Sur. Según los estudios de disponibilidad realizados por CONAGUA, en el primero de ellos existe una recarga de 29.5 millones de metros cúbicos al año, esto es la cantidad de agua que abastece el acuífero.

Sin embargo, la cantidad de líquido que se extrae es mayor, siendo 37.3 millones de metros cúbicos al año, es decir 26% más del agua que abastece al acuífero. A ello se agrega la descarga natural, que es de 5.3 millones de metros cúbicos al año.

Esto provoca que el agua del acuífero no sea suficiente y se tenga que buscar a mayor profundidad, lo que genera mayores costos tanto en su extracción, como en el servicio, además de disminuir su calidad. Pero no es el único problema.

La concesión otorgada por la autoridad es de 45.5 millones de metros cúbicos al año, 54% más agua que la que recarga el acuífero Saltillo-Ramos Arizpe. Esto propicia que quienes estén encargados de regular lo referente al tema no contemplen un uso sustentable, además de no respetar las vedas que se tienen desde 1952.

Todo esto ha provocado un déficit de -21 millones de metros cúbicos al año, que según CONAGUA se obtiene restando la recarga, la descarga natural y el volumen concesionado.

Por otra parte, según información de la Comisión Nacional del Agua y de Aguas de Saltillo, este último organismo dispone de 87 pozos que no están registrados en el Registro Público de Derechos de Agua, mismos de los que tiene una concesión de 35 millones de metros cúbicos al año, y extrae 34.

Según declaraciones de Gloria Tobón, “además de esas cifras, Agsal no reporta lo extraído para el uso público urbano, pero de acuerdo a las estimaciones rondan los 50 millones. Por lo que todo indica una falta de comunicación o de transparencia, porque los niveles que se manejan en la Comisión y los que tiene Agsal deberían encajar. Algo está pasando”.

Mientras tanto, en el acuífero Saltillo Sur CONAGUA no cuenta con un estudio de disponibilidad publicado. No obstante Gloria Tobón asegura que se tiene un total de 36 pozos, con 8 millones de metros cúbicos concesionados al año.

En lo referente a Agasal, tiene registrados 9 pozos de los cuales tiene concesionados 8 millones de metros cúbicos al año.

Respecto a los problemas que se presentan, habló de las fugas en la Red Nacional de Distribución, asegurando que esta misma se encuentra en muy mal estado. “En los 8 años que Agsal lleva aquí se cambiaron tan sólo 80 km., mientras que la extensión total, según estudios en 2008, es de 2056 km, es decir un 4%”.

La importancia de tener esto en mente yace en que, según comparaciones realizadas con estudios de casos similares, revelan que es mucho más barato reducir el porcentaje de fugas que invertir en un sistema de tratamiento que sea verdaderamente eficiente o traer el agua de otro lado. “No contamos con el presupuesto necesario para una operación así, aunque tampoco podemos descartar que si seguimos en la misma situación, tendremos que hacerlo”, concluyó Gloria.

Y baja calidad

El alto contenido de sales está colapsando las tuberías de la Ciudad. Es obligación de las autoridades prevenir y dar mantenimiento.

La presencia de sales, arsénico y plomo en el agua han aumentado en los últimos años. Muestra de ello es la aparición de sarro en tuberías y llaves, así como la contaminación del agua por dichos agentes.

Es bien sabido que entre más profundo se extraiga el agua, es mayor la cantidad de agentes que puedan contaminarla de manera natural.

En Saltillo, Gloria Tobón, integrante de la Asociación de Usuarios de Aguas de Saltillo, asegura que el agua registra alto contenido de sales. Muestra de ello fue que en diciembre pasado, vecinos de la colonia Lomas de Lourdes se quedaron sin agua durante un mes. La razón fue el sarro, que Tobón atribuye al alto contenido de sales.

“Al principio el agua comenzó a salir de color rojizo”, comentaron algunos vecinos, quienes afirman haber reportado el problema a Agsal, sin recibir respuesta alguna. Con el tiempo el sarro cubrió completamente la tubería, por lo que pipas tuvieron que abastecer de agua la colonia. “Vinieron técnicos que abrieron la calle y pudimos ver cómo cortaban la tubería por secciones, empujaban el sarro con una especie de tubo y repetían la acción metros adelante”.

“La cuestión aquí es que por ley, Agsal tiene la obligación de prestar el servició y manteamiento técnico, pues una vez que la tubería está conectada y en funcionamiento, ésta pasa a ser propiedad del municipio”, explica Tobón.

Como solución propone usar un químico llamado hexametafosfato y evitar el abatimiento de los pozos, origen principal de la presencia de sales.

http://www.vanguardia.com.mx/deficitybajacalidaddeaguaensaltillo-521933.html

 

Leave a reply