Denuncia Fondo para la Paz poca accesibilidad del agua en México

Denuncia Fondo para la Paz poca accesibilidad del agua en México

Fernando Inés Carmona / martes, marzo 26, 2013

 

La falta de agua agrava el estiaje y dispara los males gastrointestinales y la desnutrición infantil ¦ Foto AVC Noticias

Orizaba, Ver.- En México, la inaccesibilidad al agua potable, especialmente en zonas indígenas, agrava el estiaje en amplias zonas e incrementa los índices de enfermedades gastrointestinales y “dispara” la desnutrición infantil. Se calcula que 70 por ciento de los pueblos indígenas en extrema pobreza carecen del servicio, por lo que a la miseria se le suma la insalubridad y afectaciones a la salud física, mental y social, en especial de los niños y adultos mayores. México tiene apenas .1 por ciento de agua dulce, refiró Maribel García Méndez encargada de comunicación institucional del organismo Fondo para la Paz.

La falta de acceso a los servicios de agua en el país se complica aun cuando organismos como éste se dan a la tarea de ejecutar acciones para abastecer a las comunidades especialmente indígenas que carecen del servicio. “El ser indígena en nuestro país es un indicador socioeconómico que incrementa exponencialmente las posibilidades de una persona para encontrarse en situación de pobreza, tener menos años de educación así como un limitado acceso a los servicios elementales para el desarrollo, principalmente el acceso a agua segura, suficiente y accesible para su desarrollo”, explicó.

De acuerdo con al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) censo 2012, “68.8 por ciento de la población indígena cuenta con agua entubada dentro de la vivienda o fuera de ésta”, sin embargo, en las localidades con las que trabaja Fondo para la Paz “las más pobres del país –aproximadamente 70 por ciento de las familias– no cuenta con agua dentro de su hogar y 65 por ciento carece de acceso a servicio sanitario adecuado”.

Por otro lado, Gustavo Maldonado, director de Fondo para la Paz, refirió que el problema agrava la insalubridad. “Esto ocasiona que el agua se contamine con excretas humanas y provoca que en aproximadamente el 70 por ciento de los niños, en las localidades que trabajamos, se encuentran desnutridos y una de las principales causas de la desnutrición infantil son las enfermedades gastrointestinales, provocadas por la falta de acceso a agua segura”, dijo.

Además, “en las comunidades rurales en las que labora Fondo para la Paz, mujeres y niños dedican entre dos y, en los casos más extremos, hasta a seis horas, todos los días para llevar agua hasta sus casas, lo hacen en tambos de 25 litros, o con cubetas y los más pequeños con envases de pet de refrescos de dos litros”.

La falta de acceso al agua “junto con otros factores relacionados con la pobreza, provoca que las familias vivan en condiciones precarias e insalubres situación que afecta su salud física, mental y social, en especial de los niños y adultos mayores. Fondo para la Paz ha impulsado el acceso a agua segura y esta actividad se considera como una de las principales metas de la organización. Se pretende lograr este objetivo a través de la construcción de sistemas de captación y almacenamiento de agua de lluvia, los cuales permiten recolectar el agua que cae durante el periodo y se almacenan para ser utilizados durante el estiaje. Los sistemas tienen diferente capacidad de almacenamiento: desde 11 mil hasta 50 mil litros de agua y se construyen de acuerdo con las distintas necesidades de las regiones en las que trabaja la institución”.

Además, los proyectos que se han realizado, “son el resultado de la expresión de necesidades de los miembros de las propias comunidades indígenas, quienes son las responsables de construir sus propias cisternas, con el apoyo y guía del personal de Fondo para la Paz”, aseguró.

Los recursos económicos para la ejecución de este tipo de programas se realizan con las relaciones interinstitucionales que se mantienen con otros organismos: “la institución se ha encargado de movilizar recursos económicos, técnicos y humanos en favor de proyectos relacionados con el agua, provenientes de empresas, fundaciones internacionales como Fundación W.K. Kellogg y nacionales como Fundación Walmart de México, así como a través de la vinculación con diferentes dependencias estatales y federales como fue el caso de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa). La inversión realizada en proyectos de desarrollo relacionados con acceso a servicios básicos durante 2012 benefició, hasta el año pasado, a 4 mil 785 personas en Calakmul, Campeche, 750 en la Huasteca Potosina y mil 200 en la Sierra de Zongolica en Veracruz, dando un total de más de 6 mil 700 personas en los tres estados mencionados.

“Invertir en acceso a agua segura es una forma de romper el ciclo de transmisión intergeneracional de pobreza. Las personas que tienen acceso a agua en sus casas, especialmente las mujeres y niños, evitarán extenuantes jornadas de acarreo diario de agua, padecerán menos enfermedades gastrointestinales y, por consiguiente, habrá menores índices de desnutrición. Además podrán dedicar el tiempo que antes usaban para el acarreo de agua, en cuestiones que puedan dejar una derrama económica dentro de sus hogares”, concluyó.

Datos internacionales sobre agua

La disponibilidad promedio de agua en el mundo, hasta hoy, es de mil 386 millones de kilómetros cúbicos. De éstos, 97.5 por ciento es agua salada, y el 2.5 por ciento (35 millones) de agua dulce; pero el 70 por ciento del total de agua dulce no es disponible para el consumo humano. Un alto porcentaje del total del agua –72 por ciento– se utiliza con fines de agricultura, industria y abastecimiento público. Se estima que en el mundo 800 millones de personas no tienen acceso a agua potable y cerca de 2 mil 500 millones no poseen servicios de saneamiento adecuado. Entre 6 y 8 millones de personas mueren anualmente a causa de catástrofes y enfermedades ligadas al agua. Se estima que 85 por ciento de la población mundial vive en la mitad más seca del planeta.

Nuestro país, continúa, “posee el .1 por ciento del total de agua dulce disponible a nivel mundial, lo que nos coloca como un país con baja disponibilidad de agua; 10.6 millones de personas no cuentan con agua potable en México. Sin embargo, el consumo de agua promedio por connacional es de 360 litros”.

El problema se agrava en las zonas rurales de México, “principalmente en área indígenas, miles de mujeres y niños dedican entre dos y hasta seis horas en tiempo de estiaje, para llevar agua hasta sus casas”.

En resumen, “la falta de acceso de agua segura se relaciona con enfermedades gastrointestinales que desnutren a los niños y las niñas y merman la salud de los adultos, además se encuentra directamente relacionada con la pobreza de tiempo”.

Fondo para la Paz celebra la participación de fundaciones, empresas, gobiernos y miles de personas que permitieron dotar, durante 2012, con por lo menos 15 millones de litros de agua segura a familias indígenas de comunidades rurales de los estados de Veracruz, Campeche y San Luis Potosí. Actualmente la fundación atiende a 40 mil 368 personas en 84 localidades en cinco centros de operación: Zongolica en Veracruz, Huasteca en San Luis Potosí, Calakmul en Campeche y Costa y Mixteca en Oaxaca.

http://www.jornadaveracruz.com.mx/Nota.aspx?ID=130326_054358_765

Leave a reply