Desabasto del agua en el DF ya alcanza niveles de gravedad: expertos

Desabasto del agua en el DF ya alcanza niveles de gravedad: expertos

 

El abasto del agua en la Ciudad de México ya alcanza niveles de "gravedad", porque la mitad del suministro proviene de fuentes lejanas y recursos los mantos acuíferos están "sobreexplotados".

 

El Valle de México será, probablemente, la zona que enfrentará los mayores impactos del cambio climático, debido a sus problemas ambientales y urbanos, explicó la investigadora al señalar que existen evidencias que establecen que las temperaturas medias, máximas y mínimas, han aumentado en las últimas décadas.

Martes 25 de junio de 2013

MÉXICO.-  El abasto del agua en la Ciudad de México ya alcanza niveles de "gravedad",  porque la mitad del suministro proviene de fuentes lejanas  y recursos los  mantos acuíferos están "sobreexplotados", advierte la doctora Fabiola Sosa Rodríguez, profesora visitante de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y ganadora del Premio Becas para Mujeres en las Humanidades y las Ciencias Sociales, otorgado por la Academia Mexicana de Ciencias, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y el Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia de la República (que será  entregado el próximo 20 de junio)

 “En 2005, la disponibilidad promedio del líquido por habitante -del DF- fue de 4,573 metros cúbicos, 53 por ciento menos que en 1970, cuando era de 9,791; sin embargo, en la ciudad de México se registró la menor disponibilidad por persona: 192 metros cúbicos”, precisó la experta.

El Valle de México será, probablemente, la zona que enfrentará los mayores impactos del cambio climático, debido a sus problemas ambientales y urbanos, explicó la investigadora al señalar que  existen evidencias que establecen que las temperaturas medias, máximas y mínimas, han aumentado en las últimas décadas.

De acuerdo con los resultados de los Modelos de Circulación General (GCMs) ajustados a la escala de la ciudad de México, la temperatura media anual podría aumentar hasta 2.8°C para 2070; la temperatura media podría incrementarse en los años calurosos para fines de siglo hasta en 4.2°C, valor que supera los 2°C de aumento definidos como límite.

En términos de la precipitación pluvial anual, ésta disminuirá en promedio hasta en 10.4 por ciento para la década de 2070; aunque los modelos IPSLCM4-SR-A1B y A2 proyectan que ésta podría disminuir hasta 50 por ciento de la precipitación total, precisó.

Una disminución de tal magnitud amenazaría la salud y el bienestar de la población; se carecería de agua necesaria para satisfacer las necesidades básicas de su población y el desempeño de las actividades económicas, dijo la responsable de la investigación: Los retos de la gestión del agua en la Ciudad de México ante el cambio climático: evaluación de impactos, vulnerabilidad y decisiones de política, que busca favorecer la toma de decisiones en gestión del agua, y contribuir con la generación de conocimiento que guíe las decisiones de política en la materia ante los retos que impone el cambio climático.

La investigación analizará en qué medida los cambios en la calidad y cantidad del vital líquido que recibe la población se explican por las actuales prácticas de gestión y en qué medida por la variación. Asimismo pretende determinar, bajo un sistema de información geográfica, los grupos y zonas de la ciudad que son más vulnerables a estas variaciones y qué medidas de adaptación se requieren para reducir la vulnerabilidad de la ciudad de manera exitosa.

Al recordar que esta zona del país enfrenta serios desafíos para proveer agua suficiente y segura a sus habitantes, indicó que éstos no se reducen a los impactos que las variaciones climáticas pudieran tener en materia de suministro, calidad del agua, disposición y tratamiento, también incluye el crecimiento urbano desordenado, la elevada concentración demográfica y urbana, los cambios de uso de suelo, los patrones de consumo dispendioso y la falta de tratamiento de las aguas residuales, entre otros.

En su consideración “el problema básico es que no sabemos cuidar el vital líquido y la población no es consciente de lo caro y complicado que resulta su abasto”. Es urgente atender el problema porque ya se vivió, en 2009, en la ciudad, un momento crítico cuando los niveles de las presas del sistema Cutzamala estuvieron al 30 por ciento de su capacidad, concluyó la investigadora.

FUENTE: MVS

http://yancuic.com/yancuic/noticia/26630

 

Leave a reply