El agua, bien público y derecho humano

El agua, bien público y derecho humano

Rosa Esther Beltrán

  • 20 abril 2012
  • La ineficiencia, la colusión y la sequía, están haciendo una combinación perfecta, pero ominosa, para que en el municipio de Ramos Arizpe, su alcalde consume la venta (concesión dicen) del agua que es del pueblo. Un vendepatrias más, y también es del PRI.

El año pasado publicamos en este espacio que el alcalde de Ramos Arizpe se ha distinguido por ejercer el poder municipal despótico. Es un dictadorzuelo prepotente al que lo que menos le interesa es el bienestar de la colectividad de ese municipio, y es del PRI.

El municipio está por alcanzar el medio millón de habitantes y en su territorio existen más de 70 comunidades rurales que están abandonadas, la desnutrición y la pobreza los tienen en peligro de extinción y en el Gobierno Municipal no existen programas para la protección del medio ambiente.

Ramón Oceguera, apellido emblemático del Edil, desprecia a los pobladores del municipio, porque aparentemente llegó al cargo para servirse de él, de manera que no es un servidor público, y es del PRI.

Al parecer, el Alcalde ha dejado crecer voluntariamente el desabasto de agua para así cederle en concesión a Aguas de Barcelona la distribución del vital líquido. Lo lamentable del asunto es que los habitantes del municipio carecen de información, solamente lo que se ha filtrado a los medios de comunicación, que es muy poco, es lo que llega a estos sufridos pobladores, sedientos y desinformados.

Llama la atención el comedimiento de Jericó Abramo Masso como gestor de Aguas de Barcelona que, “en lo oscurito”, negocia para semiprivatizar el agua de Ramos Arizpe la que constitucionalmente es un bien público.

SAPARA es el organismo municipal operador del agua, y es un secreto a voces entre el personal que hoy (jueves), comienza la entrega-recepción del sistema y que habrá reubicación  general en la administración municipal.

Conviene mencionar al menos dos antecedentes que ocurrieron cuando se semiprivatizó el agua de Saltillo: La parálisis del sistema de abasto municipal de agua; por la ineptitud al parecer voluntaria de los responsables de la administración, lo que condujo a una crisis que crispó el ambiente social y a la justificación de que no había personal capaz para dirigir el sistema de aguas y eso justificaba que una empresa extranjera con experiencia se hiciera cargo, esta es una estrategia para llegar a la semiprivatización.

Ricardo Aguirre, director de la Comisión Estatal de Aguas y Saneamiento, ha dicho que perforarán dos pozos. ¿Será para entregar SAPARA en mejores condiciones a Agsal?

El otro dato de la historia de la llegada de Agbar a Saltillo fue una alta inversión (100 millones de pesos) por parte del Ayuntamiento para entregar a la hoy Agsal el sistema sano y funcional, en tanto que ésta sólo invirtió 81.9 mdp pero utilizaron sin costo toda la infraestructura, bombas, tuberías etc., que costaba varios miles de millones de pesos y además se quedaron  con el 49 por ciento de las acciones del sistema, de manera que Agsal recibió en bandeja de plata un sistema construido con el dinero de los saltillenses, pero Agsal se atribuye a sí misma la mejora del sistema de agua.

Ramón Oceguera aseguró que resolverá el problema del agua en dos días; la oferta me recordó a Vicente Fox, cuando dijo que el problema de Chiapas con el levantamiento de los zapatistas, él lo resolvería en 15 minutos. Quizá Ramón ya les dio entrada hasta la cocina a los españoles para entregarles el agua de los ramosarizpenses, pasando por alto los agravios de que hemos sido objeto los saltillenses por parte de Agsal.

Conviene mencionar los atropellos más recientes perpetrados contra los usuarios del agua de Saltillo: Este año nos recetaron aumentos del 35 por ciento por saneamiento de aguas residuales, además de incrementos de 22 a 44 por ciento en las tarifas de agua potable; pero estos aumentos han sido constantes desde 2001, como los que aplicaron por reposición de medidores;  no hay espacio para enumerar todos los agravios de Agsal, pero es un tema que seguiremos tratando.

Cuando nos enteramos que Óscar Pimentel González se integraba al gabinete estatal, se encendió la alerta porque la coordinación del agua de Coahuila depende él; si la ciudadanía no se organiza para defender este recurso, le juro que en unos años todo el agua de Coahuila será privatizada por “El Gobierno de todos… los Moreira”. Eso es lo que los neoliberales del PRI dan, privatizaciones de los bienes públicos y ganancias para ellos.

Por cierto, este mes la revista “Contralínea Coahuila” dedica un extenso análisis a la problemática provocada por la privatización del agua de Saltillo, sólo es cuestión de informarse para ver que Agsal no es como la pintan.

http://www.vanguardia.com.mx/elaguabienpublicoyderechohumano-1268425-columna.html

 

 

Leave a reply