El agua de Mérida, sin control

Publicada: 28 febrero 2011 |

El agua de Mérida, sin control
Grave problema por la baja eficiencia física del sistema

 

Sergio Chan Lugo (derecha), director del Organismo de Cuenca Península de Yucatán de la Conagua, y Jorge Pinzón, subdirector de Agua Potable y Saneamiento en Zonas Urbanas, en una de las obras que se hacen en el área de Chenkú  Ver fotos(1)

"Uno de los mayores problemas a que se enfrentan los organismos operadores de agua potable en el país es la baja eficiencia física de los sistemas, debido a la cantidad de líquido que se pierde en las redes por rotura y mal estado de la infraestructura en las tomas domiciliarias", manifestó Sergio Chan Lugo, director general del Organismo de Cuenca Península de Yucatán (OCPY) de la Conagua.

Entrevistado durante un recorrido para observar obras de mejoramiento de la red, que se realizan con 60% de inversión federal y 40% de aportación estatal, Chan Lugo indicó que en Mérida todo el sistema de abastecimiento de agua potable está formado por tuberías de diferente diámetro interconectadas entre sí.

"Esto forma un macrosistema y origina que el agua de las diferentes fuentes de captación fluya libremente sin que se tenga buen control, por no haber un circuito adecuado con válvulas de operación", señaló.

Añadió que, para cumplir el Plan Nacional Hídrico 2007-2012, la Conagua impulsa el "Programa de Sectorización para la Ciudad de Mérida", que consiste en la delimitación hidráulica de las áreas de servicio "para alcanzar la eficiencia física y comercial del sistema".

Ese programa, según explicó, abarca los siguientes puntos:

1) Cierre de circuitos.- Considera la construcción de infraestructura hidráulica (redes de distribución y cajas de operación de válvulas). Su objetivo es interconectar las tuberías principales, para lograr continuidad en el sistema. Esto incluye el suministro y mantenimiento de válvulas para poder aislar el circuito.

2) "Macromedición".- Cerrado el circuito, el siguiente paso es medir el volumen de agua suministrado al sector y sus posibles excedentes. Para ello se considera la instalación de "macromedidores (medidores con diámetro de cuatro o más pulgadas) en fuentes de captación, tales como pozos que alimentan el circuito. En los casos en que la producción excede el consumo, se canaliza el agua a los sectores vecinos, en la cantidad requerida.

3) "Micromedición".- Al mismo tiempo que se trabaja en las redes y la captación, se realiza el cambio o instalación de medidores en tomas domiciliarias.

4) Sustitución de tomas.- Debido al número de conexiones de piezas que las integran, el mayor porcentaje de fugas de agua ocurre en las tomas domiciliarias. Por tanto, es necesario sustituir las de mayor antigüedad.

5) Fugas no visibles.- Al mismo tiempo que se cierran circuitos se detectan y reparan las fugas no visibles.

El directivo también subrayó que, además de los beneficios ambientales, entre los aspectos positivos de esas medidas figura una reducción en el volumen de agua extraída y en el consumo eléctrico de los cárcamos de rebombeo.

"Este programa divide a Mérida en sectores, de tal forma que cada sector cuente con una obra de abastecimiento que permita medir el consumo en el área", señaló. "Se considera la construcción de 52 circuitos hidrométricos".

Con los circuitos, abundó, si hay cierto problema en una zona ya no será necesario suspender el servicio en gran parte de la ciudad. Sólo se cerrarán las válvulas del sector afectado y el agua seguirá llegando a las viviendas.

La "sectorización" comenzó en 2008, con los primeros 7 circuitos. En 2009 fueron 12, y en 2010, 10.

La inversión total en los tres ejercicios fue de $98.372,580.85

La Conagua actúa como dependencia normativa de los trabajos. La ejecutora es la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Yucatán (Japay).Chan Lugo añadió que las obras de 2008 beneficiaron a 187,060 usuarios de las colonias Reparto Granjas, Mulchechén, Canto, Azcorra, Santa Isabel, Los Pinos, La Florida, Nuevo Yucatán, Jardines de Mérida, Serapio Rendón, Cinco Colonias, Villa Magna del Sur, Brisas y La Hacienda, entre otras. La inversión total ese año ascendió a $19.922,430, de los cuales $11.953,458 fueron recursos federales y $7.968,972 fueron estatales.En el ejercicio 2009 se continuó con el cierre de 12 circuitos y la adquisición de equipos de medición ("macromedidores" y "micromedidores"). Esto benefició a aproximadamente 126,000 usuarios de las colonias Obrera, Sambulá, Centro, Renacimiento, San Antonio Xluch I, II y III, Roble Agrícola, Ciudad Industrial, Terranova, Xcumpich, Chuburná, Pinos del Norte, Chichen Itzá, Vergel, Revolución, Montes de Ame, Montecristo, San Antonio Cinta, San Ramón Norte, Francisco I. Madero, Xoclán y México Poniente, entre otras. La inversión fue de $28.908,482 del gobierno federal y $12.389,348 del estatal, para un total de $41.297,832.En el ejercicio 2010 se cerraron 10 circuitos más, en beneficio de aproximadamente 188,230 habitantes de las colonias Los Reyes, San Camilo, Castilla Cámara, Mercedes Barrera, Ampliación Plan de Ayala Sur, San José Tecoh, Lindavista, El Porvenir, Amapolita y Residencial del Norte-Chenkú, entre otras.En este último caso, la inversión total fue de $37.152,318.85. Al gobierno federal le correspondieron $22.291,391.32, y al estatal $4.860,927.53.- Angel Noh Estrada

http://www.yucatan.com.mx/20110228/nota-9/83399-el-agua-de-merida-sin-control-.htm

 

 

Leave a reply