El agua: derecho de la humanidad

El agua: derecho de la humanidad

Carlos Gómez Flores

  • 24 marzo 2013
  • Tal parece que es indispensable establecer días conmemorativos para recordar el valor de lo que es trascendente para la humanidad, como es el caso del “Día Mundial del Agua” que es parte de las efemérides del calendario medio ambiental.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en México y la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) convocaron el pasado jueves 21 de marzo en la capital mexicana a la mesa de diálogo “El Agua en México: Un Reto Actual”,  precisamente en el marco del día antes referido. 

Las evidencias son apabullantes. Una parte importante de los ecosistemas en México padece estrés hídrico. Hay zonas de la ruralidad en que se carece de agua, mientras que hay otras en las que se desperdicia. El empleo del agua es un tema de ética y de educación. Esto implica primeramente la necesidad de una conciencia planetaria en los actores sociales y entes económicos mexicanos, por lo que resultan insuficientes los debates que parten de mesas de diálogo con expertos de la academia y tomadores de decisiones del ámbito del Gobierno Federal, porque muchas de las veces se llega a conclusiones faraónicas.

Estoy de acuerdo en que hay que encarar los retos que representa el manejo integral de los recursos hídricos en nuestro País y que resulta evidente la necesidad de una revisión en los esquemas de cobro municipales del agua, considerando la eficiencia en su uso como factor para fijar el precio del vital líquido. Así mismo, considero que es pertinente analizar el tema de las inversiones en infraestructura, sin que necesariamente se tengan que construir grandes presas para almacenar agua de cuencas y micro cuencas empobreciendo a muchas poblaciones que, desde su origen, se fundaron con vocación agrícola y que tienden a desaparecer porque el agua que tenían destinada para cubrir su subsistencia alimentaria ahora se canaliza, con el propósito de satisfacer el consumo humano de las grandes ciudades. 

Sin embargo, el tema que se debe poner en valor es la educación para un consumo responsable del agua. ¿Cómo garantizar que en las escuelas de educación básica se de instrucción a los educandos sobre el cuidado del agua? ¿Cómo hacer extensiva a los ciudadanos la educación para un consumo sustentable del agua?

Habría que poner bajo la lupa lo subsidios perversos del agua que benefician a los que la desperdician. Sería importante premiar a los consumidores responsables con precios más bajos.

El reporte global de Economía Verde del PNUMA (Towards a Green Economy, Pathways to Sustainable Development and Poverty Eradication), publicado en noviembre del 2011, indica que la disponibilidad y calidad del agua representan las principales presiones y problemas ambientales del sector. En base a este reporte se estima que casi la mitad de la población mundial en el año 2030 vivirá bajo condiciones de estrés hídrico severo.  Esta proyección considera el crecimiento de la población, el aumento de la “calidad” en los niveles de vida, el sobreaprovechamiento de los mantos acuíferos y los efectos del cambio climático, entre otros indicadores.  

El acceso al agua potable es un derecho de la humanidad. Su buen aprovechamiento es básico para que la seguridad alimentaria sea posible, premisa que implica la afirmación en la Declaración Universal de los Derechos Humanos sobre el derecho de las personas a una alimentación digna; sí, pero el agua debe tener el precio que permita a las fuentes hídricas la resiliencia: la capacidad de recuperarse. 

En comunidades campesinas en las que sus habitantes deben recorrer a pie largos tramos de camino para obtener agua que transportan con mucho esfuerzo en recipientes, se aprecia su verdadero valor. Más aún cuando los campesinos dimensionan la necesidad de agua para las aves del corral y para las animales en los que se apoyan para mover el arado. Pensemos en ellos que carecen de la posibilidad de implementar prácticas de producción sustentables porque apenas cuentan con un poco de agua para sobrevivir. Ellos también forman parte de la humanidad.

http://www.vanguardia.com.mx/elaguaderechodelahumanidad-1512748-columna.html

Leave a reply