El agua nuestra de cada día

El agua nuestra de cada día

La palabra andante

Leopoldo Chassin Ramírez

 

Domingo 9 de Junio de 2013      • Enviar nota    • Imprimir

 

Las guerras por el agua se dan entre los diferentes seres vivos, vegetales, animales y hombres, una de las más recientes es la que libró el pueblo boliviano en contra de empresas multinacionales como Bechtel, que tiene presencia en más de 50 países y cuyos ingresos son de más de 30 mil millones de dólares. En nuestro país Pepsico, Cocacola, Danone, Nestlé, Bonafont,… acaparan la venta de agua embotellada. Coca Cola en México, obtiene utilidades anuales por más de mil millones de dólares, es decir cuatro años el presupuesto de la Universidad Michoacana.

El jueves de la semana pasada, en el programa de Cambio en el Debate se abordó el tema de “Morelianos despojados del agua” http://www.youtube.com/watch?v=6w8nGEGBUGI, se mencionaron las muchas colonias de Morelia que sufren el abasto de agua y sus luchas, se habló también de las multinacionales de marras que han sido privilegiadas por los gobiernos para extraerla y venderla a precio de oro.

El tema del desabasto del agua se agudiza en México y el mundo, de ahí que la ONU decretó el 28 de junio de 2010 el Derecho Humano del Agua y Saneamiento; en México el Senado hizo lo propio el 29 de septiembre de 2011.

Las leyes dicen una cosa y los gobiernos hacen otra, cambiaron la palabra de derecho humano por derecho de las empresas, ellas extraen agua sin el menor control, convirtiendo un derecho público en privado y de ahí, sus multimillonarias ganancias.

En otro aspecto, sólo el 18 por ciento del agua industrial es tratada y el resto se desecha sin ninguna restricción. Ejemplo de ello es el caudal con olores fétidos que sale de la papelera que se encentra en La Mintzita. En la zona industrial pasa lo mismo.

La guerra del agua

El primer paso en la guerra del agua lo dan las grandes empresas, ellas colocan a los gobernantes dóciles y genuflexos que les autorizan extraerla, y comercializarla. Los países y regiones que la tengan se verán presionados o despojados de ellas mediante la guerra. Organismos internacionales aseguran que mil 500 millones de personas carecen de agua potable, así como de alimentación adecuada.

Grandes empresas internacionales son las que controlan el agua, Vivendi, Suez, RWE se encuentran dentro de las 500 empresas más ricas del mundo. Los glaciales seguramente son uno de sus objetivos.

Un país oriental con carencia de agua compraría un buque de agua de 70 mil metros cúbicos en dos millones de dólares, es decir, 370 pesos por mil litros.

La guerra del agua en México

El Instituto Nacional de Ecología publicó un estudio sobre los conflictos del agua en México durante 1990 y 2002, tomando como fuente algunos diarios. http://www.inecc.gob.mx/descargas/dgipea/conf_agua_mex.pdf . se recogieron 3800 notas, pero es claro que el número de conflictos son mucho mayor, pues muchos de ellos no trascienden en los medios.

Dice el documento que las causas de los conflictos se dan en las ciudades debido a las altas concentraciones de población, la sobreexplotación, una adecuada distribución y la inequidad. Es de suponerse que todas ellas son responsabilidad de gobiernos que permiten el crecimiento desordenado de los centros urbanos.

Morelia es un ejemplo de ello, los des gobiernos han permitido y fomentado el crecimiento de la ciudad, privilegiando a las constructoras y “desarrolladores”, así tenemos, Altozano, Tres Marías, y las decenas de conjuntos habitacionales construidos en las salidas a Quiroga y Salamanca principalmente.

La sobreexplotación y la disminución de las áreas de recarga obliga a que la profundidad de los pozos sea cada día más profunda. En los años 90, la profundidad era de 50 metros, ahora es de hasta 500 pues las áreas de recarga han sido ocupadas por fraccionamientos. La Loma de Santa María, según los estudiosos de la UNAM aportaba el 40 por ciento, hoy con los nuevos “desarrollos”, la superficie se ha visto reducida y por lo tanto la recarga se redujo.

La inequidad en el precio y la distribución son otros aspectos, así, colonias que hace una decena de años no sufrían de escasez, ahora la padecen, pues se ha privilegiado a los nuevos fraccionadores. De las cuotas o costo por metro cúbico ni qué decir.

Las colonias de Morelia aledañas a la Coca, se han visto afectadas por la sobreexplotación de los pozos de la multinacional. La colonia Loma Bonita se opone a que se les reduzca el suministro de agua para privilegiar a los fraccionadores. El número y tono de las protestas irán en aumento.

Los decretos de ONU y Senado, lejos están de cumplirse.

La última y nos vamos

Monsanto. El monopolio, la contaminación, el crimen contra el maíz, la ética y el hambre. El sábado pasado, investigadores de la Universidad Michoacana y de la UNAM, abordaron el peligro y las amenazas que conlleva el reciente permiso del malgobierno mexicano a la siembra de maíz transgénico en nuestro país. El problema deja de ser tecnológico para convertirse en problema ético, pues la monopolización de las semillas, el uso de agrotóxicos y el peligro de extinción de las más de 50 especies de maíz son consecuencias de su aplicación. La defensa del maíz debe darse en el campo de la política por parte de los ciudadanos; los científicos comprometidos con la vida tienen también un deber que cumplir.

La juma

El gobierno de Michoacán decidió golpear la economía de los más pobres, autorizó a los transportistas subir el precio del transporte a siete pesos. En el Distrito Federal y otros estados, el pasaje es más barato y con recorridos más largos. El gobernador habló que la tarifa sería aplicable a vehículos de no más de cinco años de antigüedad. El problema de los golpeados no es del modelo de las unidades, el problema principalmente es el precio, el sobrecupo y las velocidades a que manejan sus operadores.

Se invita para el jueves 13 de junio al Palacio Legislativo a demandar orden en el servicio público de transporte.

Aunado a esto, el Banco de México acaba de indicar que el país se encuentra en una desaceleración económica que promete terminará en los próximos meses. Por otro lado, los precios de los alimentos tuvieron un aumento mayor al de años anteriores. El Inegi por su lado dice que el país lleva nueve meses en desaceleración.

A los mexicanos no nos hacen falta las cifras ni los datos de especialistas para darnos cuenta de la situación económica del país, la realidad es tangible cada vez que se va al mercado y se sube a la combi.

http://www.cambiodemichoacan.com.mx/editorial.php?id=8263

Leave a reply